Como en el artículo de ingeniería antisísmica, advertimos que en OCCMundial no somos físicos. Sin embargo, nos gustaría jugar un poco con nuestras nociones científicas y aplicarlas a la vida laboral. Las aportaciones profesionales son bien recibidas en la caja de comentarios.

¿Has perdido el control de las cosas y actúas casi instintivamente? No eres tú el problema sino el caos universal. La teoría establece que existen sistemas complejos sensibles a variaciones y nació del intento por determinar ecuaciones que predijeran el  cambio climático.

Todo parte del movimiento de las cosas. De acuerdo a James A. Yorke, profesor de la Universidad de Maryland, existen tres tipos de movimiento: el estático (sin desplazamiento), el cíclico (con un patrón predecible) y el caótico (WTF). El caos se puede explicar muy bien a partir de ejemplos cotidianos.

El científico lo ve como una avenida, donde todos los vehículos tienen una dirección. Sin embargo, esta homogeneidad es modificada por semáforos, bloqueos, marchas o accidentes viales. Es decir, factores externos siempre alterarán al “ciclo”. En otras palabras, LAS RUTINAS NO EXISTEN. ¡Así que deja de quejarte de la monotonía!

LA VIDA ES UNA CAJA CON BOLAS

Todo se fundamenta en la premisa: “pequeños efectos producen grandes efectos”. ¿Te suena? Es el Efecto Mariposa. El ejemplo del “aleteo” es algo dramático, pero a que no el de “la avenida”. Es decir, cada “evento” es una gran esfera con bolas (pero no confudas con el azar).   

El punto es que el universo está compuesto por sistemas muy sensibles a la adaptación y magnificación. Por ejemplo, los rumores o un correo malentendido podrían ocasionar tu despido. Para evitar estos chascarrillos del “caos”, piensa en los posibles efectos o reacciones que podrían tener todas tus acciones, con el fin de mantener la sensación de “armonía” en tu ambiente.

EL EMPRENDIMIENTO NACE DEL CAOS

¿Por qué instintivamente tu escritorio termina por desordenarse? En Occidente se le conoce como el caos planeado… esto ha permitido la aparición de las startups (y el triunfo de los millennials). Nunca te has preguntado por qué las pequeñas empresas se han convertido en grandes “mounstruos”. Esto se debe a su adaptación al caos del sistema bursátil.

Aunque no lo creas, las PyME son resultado de los efectos del caos financiero. ¿Cómo es posible esto? Porque estas organizaciones tienen siempre un Plan B para enfrentar los grandes efectos (tienen gran flexibilidad). En cambio, un gran corporativo (fuerte y pesado) es más lentas para adaptarse.

DEJA DE PLANEAR TODO

La Teoría del Caos se basa en la imposibilidad para determinar una predicción a largo plazo. ¿Te enojas cuando tus planes no se cumplen? En primer lugar, no debiste hacer planes. Si dejas de hacer proyectos para situaciones innecesarias, podrías lograr una mejor calidad de vida. La frustración es uno de los principales males en la vida laboral.

NO HAGAS TODO LINEAL

Ninguna interacción en el universo es lineal. Entonces ¿por qué estás tan obsesionado en los procesos? El espacio laboral está interconectado, esto se llama complejidad. De hecho, la vida es una “organización” dentro del caos; al igual que una empresa.

¿Todos los empleados son clones sincronizados? No, ¿verdad? Deja de preocuparte y mejor analiza tu entorno para crear “soluciones” en el momento. ¿A veces las cosas se solucionan solas o surgen problemas de la nada? Eso es parte de la dinámica no lineal.

HAZ DE TU VIDA LABORAL UN FRACTAL

Los fractales son estructuras geométricas que se autoduplican. Se generan por reglas sencillas con apariencia compleja. Anteriormente se creía que eran imperfecciones, pero en realidad son la existencia de reglas aleatorias.

¿Cómo se traduce esto a tu trabajo? En la innovación. La productividad no es siempre un síntoma de “hacer bien tu trabajo”. Intenta realizar acciones simples que generen grandes cambios. Se trata de “fractalizar” en todo momento. Quizás en alguna de esas variaciones encuentres la respuesta que necesitas.  

En resumen:

  • Rompe la rutina (¡Porque no existe!).
  • Siempre ten un Plan B inmediato.
  • Piensa en los posibles efectos de cualquier acción.
  • No intentes evitar los efectos, mejor reacciona a los cambios.
  • Evita tener estrategias estáticas, adáptate constantemente.
  • No crees procesos (terminarán por “colapsar”).
  • No hagas detallados planes a futuro (y mucho menos te enfades por no cumplirlos).

La próxima vez que tu jefe te pida que arregles tu escritorio, muéstrale este artículo. ¡The chaos rules!

Autor: Irving Martínez

Redactor en horas de trabajo, crítico de tiempo completo. Me gusta la ficción porque abre puertas en la vida cotidiana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *