Café sin límites. Vasitos con jícamas y pepino para el snack. Comedor subsidiado. Tres meses extra de incapacidad por maternidad. Automóvil y estacionamiento para todos los colaboradores… Hay grandes prestaciones que suenan increíbles, pero que tristemente no todas las empresas pueden costear. ¿Tu empresa es una de esas? ¡El salario emocional puede ser la solución!

Pongámonos serios, no todo se trata del dinero. Cada vez más personas están apostando por las empresas que ofrecen oportunidades de crecimiento y un gran ambiente acompañado de beneficios intangibles que realmente generan un cambio en sus vidas: quieren llegar temprano a casa para jugar un poco con sus hijos, quieren empezar a cuidar su cuerpo con una rutina de ejercicio, quieren sentirse bien, ser felices con lo que hacen y con su elección laboral.

Por eso, te doy 4 ideas de prestaciones que costarán poco a la empresa pero impactarán de verdad la vida de tus colaboradores:

 1. Vacaciones i-li-mi-ta-das

Sí, suena como una locura, pero no lo es. Al brindarle a tus colaboradores la opción de tomar todo el tiempo que necesiten, favorecerás su productividad, organización y trabajo en equipo.

Claramente tendrá que haber reglas para que esta medida no termine en un caos: que cada período vacacional no exceda las 2 semanas seguidas, que notifiquen al equipo con al menos una semana de anticipación, que dejen un número de contacto en caso de haber alguna emergencia y un plan de trabajo para que los proyectos no se retrasen…

 2. Sesiones de yoga

Además de ofrecer prestaciones como gimnasio en tus instalaciones o convenios con clubes deportivos, deberías considerar la opción de contratar a un instructor de yoga para que, en uno o dos días predeterminados, las labores terminen media hora antes y todos puedan practicar esta disciplina.

¿Por qué yoga? Porque no solo trabaja el cuerpo, sino también la mente… y el alma. Tus colaboradores tendrán la oportunidad de relajar la tensión acumulada, incrementar su energía, mejorar su flexibilidad, resistencia y fortaleza. Recuerda que el bienestar de una persona siempre se refleja en su productividad.

 3. Voluntariado

En otras ocasiones te hemos platicado sobre los beneficios de ser voluntario en causas sociales y cómo puedes aprovecharlo para el trabajo. La realidad es que hacer trabajo voluntario va más allá de eso.

Al incitar a tus colaboradores a participar activamente en la comunidad les permites formar un lazo más estrecho con su equipo de trabajo, incitas su empatía, pones a prueba sus habilidades y, de paso, los invitas a poner su granito de arena por un mejor país. Al final, hacer algo por alguien más te acerca a la felicidad y a la plenitud.

 4. Gratitud

Hay un proverbio chino que dice “Cuando bebas agua, recuerda la fuente”; cuando un colaborador se siente apreciado por su empresa, da todo de sí.

No importa qué clase de beneficios decidas darle a tu equipo, siempre ten en mente que la mejor prestación es el reconocimiento a su trabajo y entrega, y pueden tomar la forma de un simple —pero sincero— “bien hecho” hasta un espectacular bono por desempeño.

¿Ofreces salario emocional en tu empresa?  ¡Cuéntanos qué prestaciones das a tus colaboradores!

Autor: Cristina Pérez

Aprendiz en este mundo cambiante. Creyente del esfuerzo, la constancia y el poder de una historia inspiradora.

2 opiniones para “Salario emocional: 4 prestaciones que cuestan poco, pero significan mucho”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *