De acuerdo a la OCDE (2017), México se ubica en el primer lugar de la lista de los países con las jornadas laborales más largas, sumando un promedio de 2, 257  de horas trabajadas por empleado, sin embargo esto no significa que seamos los más productivos. Así es: trabajamos mucho pero generamos poco.

¿Por qué si pasamos tantas horas en la oficina no somos productivos? Por el presentismo laboral, en muchas ocasiones.

¿Qué es el presentismo en el trabajo?

Si lo quieres ver de un modo más rudo y banal, el presentismo laboral es el desafortunado cliché de ir a trabajar sin trabajar, aunque las causas pueden ser varias, y no necesariamente por una mal atribuida flojera o irresponsabilidad de los colaboradores.

Este mal empresarial es muy común en las empresas mexicanas y está relacionado con la baja productividad: los empleados sólo acuden para cumplir un horario.
Anteriormente se consideraba presentismo a los colaboradores que asistían al trabajo pero sin encontrarse en óptimas condiciones, ya sea que se encontraran enfermos, muy estresados, con preocupaciones de diferente índole —económicas, familiares u otras— que les impedían concentrarse por completo en las responsabilidades de su trabajo.

Por mucho tiempo se ha asociado la renuencia a faltar al trabajo por temor a perderlo, aun en casos de enfermedad o problemas familiares graves; pero un empleado que asiste a trabajar en estas condiciones no se encuentra en un estado productivo óptimo, lo cual puede traducirse en pérdidas para la empresa por los posibles errores que pueda cometer el trabajador.

El presentismo también abarca otros comportamientos

Con los nuevos avances tecnológicos y la imperiosa necesidad de estar comunicados, gran parte del presentismo actual está relacionado con los trabajadores que cumplen con su horario laboral pero dedican parte de su tiempo a otros menesteres, desde leer noticias, ver videos, revisar las redes sociales y, aunque no lo creas, a acceder a páginas de contenido para adultos.

Pese a que algunas empresas han impuesto bloqueos de acceso a ciertos dominios, con la accesibilidad de los smartphone actualmente muchos empleados pueden revisar Facebook desde su celular en horas de trabajo.

 

 ¿Cómo combatir el presentismo?

Aunque se ha comprobado que el ser humano puede mantenerse concentrado por un tiempo delimitado, y esto puede variar de persona a persona, existen diferentes trucos que pueden ayudar a mejorar la capacidad de atención de los colaboradores:

Evita distracciones
Quizá suene un poco rudo y extremista, habrá áreas o empleados a los que deberán restringirse ciertos dominios, o por simples políticas de la empresa. Un ejemplo: restringir el acceso a Facebook —con excepción de las áreas que lo utilizan para trabajar—, a páginas de dudosa procedencia, YouTube o Netflix e, incluso, de contenido para adultos. Aunque sería bueno darle el beneficio de la duda a los colaboradores.

Promover los descansos
Puede sonar algo trillado, pero es cierto; promueve entre los jefes o líderes de equipo que cada hora y media o 2 horas brinden a su equipo unos minutos para relajarse, eso ayudará a que la mente se despeje y puedan seguir trabajando. Pueden ser actividades desde jugar basta 3 o 4 rondas, pasar la pelota o alguna actividad que sea factible realizar en las instalaciones.

Otorgar los permisos necesarios
Si los problema de tu colaborador son algo muy urgente, incentívalo a platicar con su jefe y con recursos humanos para solicitar uno o dos días para resolver sus asuntos.

¿Qué pueden hacer las empresas para evitar el presentismo?

Motivar
Suena raro, pero otro de los factores que influyen en este mal es la falta de motivación en los empleados, sentir que su trabajo es rutinario o que se sientan aburridos, puede influir mucho en su rendimiento. Generar estrategias que ayuden a que el colaborador esté animado y feliz con su empleo es muy importante.

Ser empático
Entender cuando un empleado tiene que mantener reposo por enfermedad o asuntos personales que atender, siempre y cuando los permisos no comprometan drásticamente su productividad. Muchos colaboradores adquieren un mayor nivel de compromiso y responsabilidad cuando sus jefes son comprensivos y flexibles.

Generar ambientes de trabajo agradables
Desde brindar pausas activas hasta instalaciones que contribuyan al relajamiento y creatividad de los empleados, esto puede ayudar a generar ideas más productivas.

Reducir o flexibilizar las jornadas de trabajo
Si trabajamos mucho pero generamos poco, hay algo malo en la fórmula, y la respuesta no es incrementar las horas de trabajo.

La respuesta en la baja productividad puede encontrarse en gran medida en el presentismo, pero reducir la jornada laboral puede traer grandes beneficios: desde colaboradores más relajados y con un mayor sentido de urgencia hasta reducir los tiempos muertos en el trabajo —todos esos momentos de ocio porque tu cuerpo y mente ya están cansados—; o flexibilizar los horarios: permitir el home office, permisos de entrar después o salir antes y que no comprometen la efectividad de los empleados.

 

El presentismo laboral siempre ha existido, la verdadera pregunta es, ¿tú empresa cómo lo manejará?

Autor: Verónica González

Escribo porque ser Maestro Pokémon no era una opción. Cualquier parecido con la ficción, es mera realidad.

1 opiniones para “¿Qué es el presentismo laboral y cómo afecta a las empresas?”

  1. Si vale la pena algo asi. Logico se pagaria como horario a destajo y de acuerdo a objetivos requeridos. Controlado por reportes KPI’s entre otros. Para los pedidos o requerimientos, seria mejor, sin tiempo extra y por objetivos de tiempo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *