No importa dónde trabajes o lo que hagas, eventualmente vas a tener que disculparte con alguien por algo. Eso es un hecho de la vida: en un lugar de trabajo lleno de humanos, siempre encontrarás una variedad de situaciones en las que los sentimientos se dañan.

Para que una disculpa sea efectiva, debe hacerse correctamente. Los expertos coinciden en que lo mejor es aceptar y tener comprensión de lo sucedido y el daño hecho. También debe reconocerse el rol, asumir la responsabilidad y comunicar el arrepentimiento. Lo que debes omitir es cualquier justificación y las palabras “si” o “pero”.

Ahora bien, disculparse siempre puede parecer muy difícil, incluso si fue algo mínimo. Por eso, te dejaré algunos casos en los que tendrás que pedir perdón y consejos para que hacerlo sea muy fácil:

1- Cometiste un error que no puedes arreglar

Eres humano, por lo tanto cometes errores. Si no puedes arreglar el error tú solo, y la única opción que tienes es admitirlo frente a tu supervisor para después pedirle ayuda, tu disculpa debe ser oportuna y abierta a aceptar responsabilidad. Además, debe incluir una garantía de que no volverá a ocurrir.

Solución:

“Cometí un error en el caso ‘B’. Pensé que estaba tomando la iniciativa, pero ahora veo que primero debí haber llevado a cabo mis acciones. Lo siento mucho y no volverá a suceder. Sin embargo, para solucionarlo, necesitaré de tu ayuda. ¿Cuándo es el mejor momento para platicarlo?”

2- Prometiste algo imposible para un cliente

Siempre te esfuerzas por superar las expectativas de tus clientes. Vas más allá, prometiendo darles todo lo que desean. Esto funciona bien hasta que te das cuenta de que algo que garantizaste simplemente no se puede hacer.

Si eres parte de un equipo, incluso si has estado liderando, comparte el error con tus compañeros o con tu jefe. Es posible que no puedan ayudarte, pero al menos deben saber lo que está sucediendo. Luego, prepara una solución para cuando le des la noticia a tu cliente; si le dirás que no puedes hacer algo al respecto, querrá tener alternativas.

Ir con:

“Desafortunadamente, no puedo proporcionarte [lo que te prometí]. Lamento mi descuido. Te dije que sí por entusiasmo y deseo de darte exactamente lo que querías, pero debí haber revisado antes nuestros recursos / presupuesto / ancho de banda antes de afirmar que podría hacerse. Esto es lo que puedo ofrecerte en su lugar…”

De esta manera tu cliente podrá sentir la confianza de que siempre le estarás diciendo la verdad.

3- Ofendiste a alguien

Tú y tu compañero de trabajo estaban teniendo una conversación sobre algo, se empezó a poner tensa la situación y dijiste algo que lo ofendió. Probablemente no lo quisiste decir, o tal vez lo hiciste, pero ahora te das cuenta de que para mantener la paz en la oficina, necesitas suavizar las cosas. No te centres en lo que te hizo hablar, solo concéntrate en el hecho de que de verdad te arrepientes de haberlo dicho.

Empieza de esta manera:

“Me doy cuenta de que lo que dije antes fue ofensivo. Me equivoqué al hablarte así, no fue profesional, y realmente lo siento. Trabajaré para mantener mi calma en situaciones tensas”.

Nota: la disculpa anterior funciona si le dijiste a alguien que crees que su eslogan será muy casual. No aplica si dijiste algo racista, sexista, fanático (la lista sigue y sigue). Debes saber que ese tipo de comportamiento no se puede solucionar con una plantilla de disculpa.

4-  Olvidaste hacer algo

Por alguna razón, te quedaste completamente en blanco al terminar un proyecto antes de la fecha límite. Para empeorar las cosas, tienes que terminar el trabajo o, de lo contrario, tu jefe podría estallar y eso te causaría problemas. Es importante que tu disculpa muestre que no estás poniendo excusas, sino que estás estableciendo un período concreto para entregarlo.

Enfréntalo de esta manera:

“Lamento perder la fecha límite en el ‘Proyecto X’. Me doy cuenta de que mi error se refleja negativamente en el equipo. Puedo terminar mi parte del trabajo mañana al final del día, ¿está bien o te gustaría ver lo que tengo en borrador?

 

Disculparse nunca es divertido, pero a menudo es necesario para forjar, reparar y fortalecer las relaciones en el lugar de trabajo. Por lo tanto, se auténtico, sincero y discute lo que podría hacerse de manera diferente la próxima vez. 

 

¿Te ha pasado alguna situación similar?

Una buena disculpa siempre traerá una buena recompensa.

 

Autor: Sandra Rodríguez

Creo en el poder de las palabras y en la gente que busca aportar un pequeño cambio al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *