¿Necesito otro trabajo?

Tips para una entrevista laboral interna exitosa

Publicado

en

Se le conoce como entrevista laboral interna, interdepartamental, de escalafón o de ascenso. Es un proceso de selección interno para ocupar puestos vacantes o de nueva creación. En muchos casos se habla de proceso de promoción; sin embargo, no siempre representa un  ascenso (salarial o jerárquico) sino un sencillo traspaso de área.

En el artículo 154 de la Ley Federal del Trabajo (LFT) se lee como derecho de preferencia a la obligación patronal de dar oportunidad de preferencia a los trabajadores contratados. Como se menciona en nuestro texto sobre antigüedad laboral, existen determinados factores que establecen la preferencia entre empleados:

  • Por categoría inmediata inferior (según habilidades  y aptitudes)
  • Antigüedad
  • Condiciones socioeconómicas (ser jefe de familia)
  • Acreditación de exámenes de aptitudes
  • Situación de sindicalización

Lo anterior no implica que tu empresa debe darte el puesto, sólo está obligada a darte preferencia en un proceso de selección interno. Si considera que no existen trabajadores con las aptitudes necesarias, podrá abrir libremente el proceso a candidatos externos.

En dichas condiciones, como trabajador tienes la misma probabilidad de quedarte con la vacante que un postulante externo. Ser la primera opción o un solicitante, es un factor determinante en la elección.

En el primer caso, la entrevista será sólo un formalismo (o al menos tienes un 50% ganado). No estar en el radar de Recursos Humanos complica la situación, ya que en grandes corporativos el proceso será igual de complicado que cualquier reclutamiento.

¿Cómo iniciar el proceso de selección?

De acuerdo a la LFT (artículo 155), debes entregar una solicitud de empleo (con información socioeconómica) al departamento de RH. Si la empresa no lo solicita, no es obligatorio. Con un correo es suficiente. Deberás prestar más atención a los siguientes aspectos que enlistamos a continuación:

Informa a tu actual jefe: Es el primer paso (y el más importante). En ocasiones, es él mismo quien se encarga de promover tu movimiento de escalafón (en acuerdo entre jefes).  En caso contrario (si es tu iniciativa), notifica de la postulación, aunque no logres quedarte con el puesto.

Prepara un proyecto: Estas reuniones exigen una mayor proyección a resultados de tu parte, porque (se supone) ya conoces la empresa y sus objetivos. Ir con las manos vacías te asegurará un fracaso. Realiza tu mejor esfuerzo para presentar una imagen doblemente profesional, en comparación con tu ingreso a la empresa.

Investiga previamente: Este monitoreo va orientado hacia los objetivos del nuevo equipo, resultados, metas, estrategias y todo lo relacionado a la dinámica del área objetivo. Paralelamente, realiza un breve historial de tu experiencia, resultados y logros hasta el momento (sin incluir información confidencial interdepartamental).

Analiza y corrige tu imagen digital y laboral: Verifica tu rectitud como empleado; es decir, historial de retardos, faltas o reportes. Igualmente, da un tuneo a redes sociales (principalmente a LinkedIn, Twitter y otras cuentas con perfil público).

Prepárate para las posibles preguntas: ¿Por qué estás interesado en la vacante? ¿Qué podrías aportar de nuevo? ¿Por qué no has dado soluciones a tal problema? ¿Por qué debo contratarte? ¿Cuáles han sido tus prioridades en la empresa hasta ahora? ¿Cuál fue tu mayor reto hasta ahora?

Viste formal durante la entrevista: ¿Por qué? Es una entrevista laboral, así de simple. Aunque el dress code de la oficina sea casual business, esa reunión es un momento que definirá rumbos para bien. Con tu imagen proyectarás lo mucho que te importa obtener el puesto.

Filtra todos tus comentarios: Lo que debe interesarte es la oportunidad laboral. Ni el salario, ni el escalafón, ni las mejores condiciones de trabajo son de tu interés. Puedes preguntar, pero sin insistir. Tampoco menciones motivos personales para solicitar el cambio (como ambientes tóxicos); sería un grave error, debido a la proximidad entre departamentos.

Si no logras obtener el puesto, no manifiestes tu inconformidad contra los involucrados en el proceso de selección. Lo que sí puedes hacer es solicitar explicaciones del rechazo, para mejorar tu perfil profesional en futuras oportunidades de promoción.

¿Alguna vez te han realizado una entrevista interna? ¿Cómo te fue? Compártenos tu experiencia en los comentarios o redes sociales.