De las 8 horas que pasas en la oficina, ¿cuántas son realmente productivas?

Puedes hacer el trabajo de todo un día en la mitad de tiempo. Sí, es posible. No, no es un extraño superpoder exclusivo de los workaholics. Es una breve serie de pasos que te ayudarán a exprimir las horas y dar lo mejor de ti para optimizar tu trabajo y adelantar nuevos proyectos… O simplemente para procrastinar un poco al final del día.

¿Empezamos?

1. Jerarquiza tus pendientes

Haz un listado de toooodo lo que tienes que hacer. ¿Lo tienes?
De esos pendientes, ¿cuáles deben quedar hoy mismo?
De las tareas restantes, ¿cuáles pueden quedar mañana o el día posterior?
¿Listo?
¿No? ¿Todavía estás indeciso sobre algunas cosas?

Entonces aplica estos criterios:

  • ¿Es algo que tienes que hacer o que quieres hacer?
  • ¿El trabajo de alguien más depende de que lo hagas?
  • ¿Puedes hacerlo por partes o tienes que concentrarte de lleno?
  • ¿Quién estableció la fecha límite de entrega: tú o alguien más?

2. Reprograma juntas

La triste realidad es que la mayoría de las juntas son tediosas, desorganizadas e improductivas. Al mover una junta del día, tal vez estarás beneficiando a más de una persona.

¡Pero no todo está perdido! En lugar de posponer todo el trabajo, pueden empezar adelantando una lluvia de ideas mediante correos electrónicos o en un documento compartido en la nube (como Dropbox o Google Drive).

3. Asigna tiempos concretos

¿Has escuchado sobre la Ley de Parkinson? Fue propuesta en 1955 por Cyril Northcote Parkinson y señala que, entre más tiempo tenga una persona para cumplir con determinada tarea, más tiempo tardará en hacerla. ¿Te suena?

La forma más efectiva de no caer en ella es asignar períodos específicos para trabajar las cosas. Por ejemplo: si sabes que debes entregar un reporte rápido el martes, programa una hora del lunes por la tarde para dedicarte exclusivamente a él.

Gif: HR Cloud

4. Oblígate a concentrarte

Te lo hemos dicho muchas veces… y seguiremos diciéndotelo muchas más. Deshazte de los distractores como el celular, las redes sociales, tu correo electrónico y ponte los audífonos para escuchar tu música preferida mientras te sumerges en lo que tienes que hacer.

5. Mantén la comunicación con tu equipo

Para organizar tus pendientes y asignar prioridades, es vital que mantengas informado a tu equipo de trabajo. Si el desarrollo de una tarea depende de ti, toca base y establece claramente la fecha de entrega con el responsable; de ser posible, ve compartiendo los adelantos que tengas para evitar que se detenga completamente el proyecto.

 

Nota: Si bien estos tips te ayudarán a sacar más rápido el trabajo, recuerda que no son infalibles. Siempre habrá más cosas por hacer… Así que ¡a darle!

 

Gif de portada por Giant Ant para Slack

Author: Cristina Pérez

Aprendiz en este mundo cambiante. Creyente del esfuerzo, la constancia y el poder de una historia inspiradora.

1 opiniones para “5 pasos para terminar tu trabajo en 4 horas”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *