¿Te ha pasado que muchas veces quieres hacer algo y no lo haces por temor a dejar de cubrir una expectativa afuera dándole todo el peso al qué dirán?, Y tú, ¿vives desde el ego?

Sí, las personas usamos máscaras la mayor parte del tiempo, de hecho, el mismo término latino persona nos remite a la máscara que utilizaban los antiguos actores, por tanto nuestras personas representan a los papeles que desempeñamos en el teatro del mundo llámese en la familia, entre nuestros amigos, en nuestro trabajo y en todos los círculos a los que pertenecemos.

Mucho escuchamos hablar de la palabra “ego” con distintas connotaciones, pero en esta ocasión nos referiremos a éste como a la parte de nuestra consciencia que creemos mantiene nuestra identidad hasta cierto punto.

Lo que muchas veces ocurre es que los seres humanos dejamos de lado nuestros anhelos más profundos y en lugar de vivir desde el corazón vivimos desde el ego tratando de cumplir con las reglas sociales yendo by the book en lugar de hacer eso que realmente nos da plenitud.

Hay tres cosas que hacen la diferencia entre vivir desde nuestros anhelos más profundos y lo que nuestro ego quiere:

  • Nuestro ego se resiste a expandir nuestra capacidad de percibir y aprender nuevas maneras de hacer las cosas.

  • Se niega a recorrer senderos desconocidos y caminos difíciles por miedo a perder.

  • Al vivir desde el ego la paciencia no existe.

Sí, estamos un poco existenciales pero el tema es profundo y lo hoy quiero es acompañarte a echar una mirada en ti y darte cuenta de en qué momentos dejas de contactar a tu ser esencial por seguir buscando aprobación afuera.

Nuestro ego se comienza a formar en la infancia, el problema ocurre cuando no actualizamos nuestras creencias de adultos y continuamos complaciendo al mundo por temor al juicio.

La realidad es que usamos disfraces afuera de acuerdo a lo que nos convenga para protegernos y aparentar sin embargo de lo que se trata es de aprender a ponernos algo más apropiado cuando sea conveniente pero también a desnudarnos las más veces posibles, esto significa: SER CADA VEZ MÁS AUTÉNTICOS.

No permitas que el disfraz se te adhiera a la piel, cierto es que a nuestro alrededor hay un montón de exigencias de acuerdo a nuestro papel en la sociedad pero que tu felicidad no dependa de un título porque ERES MUCHO MÁS QUE ESO.

Cuanto más nos apegamos y nos identificamos con nuestro rol social más lejos estaremos de nuestra genuina individualidad.

Es verdad que el ego es útil, es parte de nuestra supervivencia, imagínate jugando un partido de fútbol tú solo, sería muy aburrido. La vida es una dualidad, necesitamos pruebas y contrincantes, recuerda que cada batalla que creemos librar afuera, en realidad la estamos librando dentro.

Nosotros mismos somos nuestros principales saboteadores, vivimos dudando todo el tiempos de nosotros mismos y de nuestras capacidades, nos deshonramos cuando nos entregamos al miedo, cuando cedemos nuestro poder a todo lo externo, cuando lejos de alimentar nuestra alma alimentamos nuestro vacío culpando a todo cuanto existe a nuestro alrededor.

En ocasiones, asociamos al ego con el querer ser el ombligo de la luna y llamar la atención de quienes nos rodean pero hoy quiero contarte que un ego insano también se manifiesta a través del miedo, funciona igual tanto si quieres ser el centro de atención en todo momento como cuando mueres de miedo y dejas de hacer por temor al qué dirán.

Piensa que el ego se limita a lo que nuestros sentidos perciben, de repente le damos todo el poder a nuestro mundo exterior y dejamos de alimentar a nuestro corazón;  

Vivir desde el ego es muy caro porque la realidad es que nunca gustarás a todo el mundo ni tendrías porqué, lo más importante es vivir de dentro hacia afuera haciendo eso que realmente te apasiona y por supuesto que pagando el precio, piensa que tanto mayor sea el premio,  mayor será el costo orgánico y emocional pero creeme… ¡Vale la pena!

Vale la pena rendir al ego quitándole poder a toda opinión externa y hacer esas cosas que siempre haz querido hacer.

¿Y si te mueres mañana? ¿Realmente tu ser esencial merece irse sin que hayas cumplido tu propósito por miedo?…

La autenticidad y la libertad es lo más caro y maravilloso que un ser humano puede poseer, te invito a apostarte a ti y a la libertad de ser y hacer lo que te eleva y lleva a una mejor versión muy a pesar de un ego terco y obstinado.

Por: Rosario Cardoso

Soy Rosario Cardoso,  te invito mediante la práctica de yoga corporativo, el desarrollo humano y el mindfulness organizacional, a reconectar contigo y con tu cuerpo, a conocerte y ser tu mejor versión. 

Rosario_cardoso

Autor: OCCMundial

Desde hace más 20 años conectamos vidas con empleos... ¡y queremos más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *