Un despido es uno de los factores que más pueden perjudicar la autoestima de una persona. ¿Te ha pasado? Aprende a afrontar esta noticia de forma positiva.

El rechazo es una de las causas más comunes de la poca autoestima; en el sentido laboral, un despido puede llegar a interpretarse como: “Ya no nos sirves”, “Estamos mejor sin ti”, “No tienes el talento suficiente”.

Enfrentar una nueva realidad, dejar de percibir dinero, pausar los planes que se tenían, entre otros factores son afectados por un despido, puede incluir además una baja autoestima inmediata.

Pensamientos negativos, miedos, dudas, incertidumbre… eliminar estos sentimientos no es nada fácil en el desempleo, sin embargo, te damos algunos tips para amortiguar el daño.

1.- El mundo NO se acaba

El primer pensamiento que deberías de tener es: “Esta no es la única empresa/lugar donde puedo trabajar”, “El mundo no termina aquí”, “Puedo conseguir otro trabajo”.

Evita la angustia de creer que no hay más puertas a las que llamar. Mejor actualiza tu CV y prepárate para una nueva búsqueda.

2.- Concéntrate en tus logros

Además de que servirán para actualizar o mejorar tu CV, recordar tus logros, anotarlos e incluso celebrarlos, hará que los pensamientos negativos sobre ti mismo disminuyan.

Tus éxitos en ese trabajo que dejas son el impulso que necesitas para buscar algo nuevo.

3.- Transforma el motivo de tu despido

Toma la razón de tu despido y conviértela en área de oportunidad. ¿Fue por algún error grave? Considéralo un aprendizaje.

Si se trata de un despido injustificado, significa que no tiene nada que ver con tu capacidad, si no por razones ajenas a ti. Haz lo que tengas que hacer al respecto y llénate de pensamientos positivos.

¿Qué hago si me despiden injustificadamente?

4.- Rodéate de amigos

El apoyo de tus amigos y familia es parte esencial en este proceso. No tienes que decirle a todo mundo que te despidieron, hazlo con quien te sientas cómodo y puedas desahogarte. Sus consejos, tips y palabras de aliento hará que te sientas mucho mejor.

5.- Descansa y desestrésate

También es válido liberarte, desestresarte y descansar. Si llevabas mucho tiempo sin vacaciones, este es el momento para que tu cuerpo recargue energías y recuperarte física y mentalmente de este decepción.

Un buen descanso será de gran importancia para iniciar una nueva etapa en tu vida.

El desánimo ante un despido es completamente normal, sin embargo, cuando se empieza a caer en actitudes de depresión es cuando hay que actuar. ¡Ánimo! No todo está perdido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *