La puntualidad es una buena práctica fundamental en el mundo laboral y punto importante en los reglamentos de la mayoría de las empresas. No obstante, la puntualidad no sólo se refiere a los horarios de ingreso en las instalaciones; es un concepto que involucra varios aspectos de la vida laboral.

Según una encuesta de OCCMundial, el 80% de los mexicanos considera la puntualidad como la principal característica de una imagen profesional. Sin embargo, ¿sabías que tu nivel de puntualidad se determina por el país donde vivas?

Edward T. Hall afirmó que no en todos los países se “ve” el tiempo de la misma forma. Por ejemplo, en los países anglosajones, la mayor parte de Europa, China, Japón y Corea las horas son un bien escaso para la productividad; mientras que en Iberoamérica, África, el mundo árabe y países en desarrollo, el tiempo es un concepto relativamente flexible (qué también explica por qué tienen fama de empleados orquesta).

Según la autora Erin Meyer, las naciones más y menos puntuales son:

MÁS PUNTUALES

MENOS PUNTUALES

1. Alemania

1. Arabia Saudita

2. Suiza

2. India

3. Japón

3. Nigeria

4. Suecia

4. Kenya

5. Holanda

5. China

¿Por qué se dice que los mexicanos son impuntuales? Posiblemente, (según T. Hall), se debe a que son personas impuntuales de nacimiento, atrapadas en sociedades occidentales obsesionadas con el tiempo. Entonces, ¿deberían cambiar las empresas sus normas de puntualidad, según el país donde se encuentren? No, pero sí deben relajar el sistema de sanciones.

La impuntualidad de un empleado puede deberse a factores fisiológicos, como si es una persona que trabaja mejor en la mañana o en la tarde. Por tal razón, los empleadores deben de buscar una solución al empleado “con retardos”, antes de despedirlo por no llegar temprano.

¿Cómo solucionar el dilema?

Algunos cambios que podría hacer una organización para flexibilizar su noción de tiempo son:

  • La puntualidad debe ser orgánica. El primer punto es no convertir al tiempo en el peor enemigo de tus empleados. Una práctica común de RRHH es recompensar el llegar temprano con incentivos. Los bonos de puntualidad son “premios” que ayudan a mejorar la actitud de los empleados. Una empresa “sana” jamá castiga con descuentos el incumplimiento de las horas de ingreso o retraso en entregas.
  • Calificar al empleado por los logros en periodos largos. Uno de los argumentos en contra de la “impuntualidad” es que obstaculiza los procesos de una empresa. Sin embargo, muchos empleados pueden tener un aparente “mal desempeño a priori” que da grandes resultados a largo plazo.
  • Personalizar el horario de entrada y salida por trabajador. Esta alternativa no es válida para todos los casos; por ejemplo, cuando la empresa depende de horarios fijos (por actividad bancaria o huso horario). Es posible ser permisivo con empleados en áreas no operativas. Personalizar las jornadas laborales es una buena alternativa para tener empleados responsables.

Empresas sin horarios: caso Vincit

En 2007, se fundó en Finlandia la empresa desarrolladora de software Vincit. Después de una década de vida, la organización ha recibido menciones por el Great Place to Work Institute como “El Mejor Lugar para Trabajar” en Europa y su cultura ha sido base para muchas startups emergentes. La visión de Mikko Kuitunen, fundador y CEO de la empresa, nació a partir de la idea de “tener contento al empleado, tanto como al cliente” y brindar mejores servicios. Para lograr esa meta, eliminó todas las jerarquías y horarios.

La propuesta de Kuitunen establece que un empleado que no se preocupa por horarios de entrada (y un reglamento, en general) explota mejor su creatividad y reducen sus niveles de frustración. La gestión orgánica de las 300 personas en Vincit significó una revolución en Recursos Humanos (con ningún despido en 10 años); no obstante, ellos reconocen que parte del éxito se debe al “sano” sistema laboral finés.

Entonces, la región geográfica representa el principal factor para establecer normas de puntualidad. La relevancia que se da a la puntualidad, debe ser un tema puesto a discusión en toda área de RRHH, ya que dotarlo de flexibilidad podría traer resultados positivos a la productividad e imagen corporativa.

¿Podrías trabajar sin horarios?

Las personas puntuales son quienes se llevan las oportunidades #EnfoqueHH

Autor: OCCMundial

Desde hace más de 20 años conectamos vidas con empleos... ¡y queremos más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *