Aunque cuenta con una capital gay friendly y varios destinos turísticos de nicho, México (aún) tiene serios problemas de discriminación. Orientación sexual, género y espacios de inclusión (como los baños unisex) son considerados “tabú” en espacios de trabajos heteronormados (donde la gama de las identidades en los trabajos va desde el conservadurismo radical hasta la “izquierda” extrema).

De 2011 a 2017, según datos del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación (Conapred), se han recibido más de 1600 quejas, de las cuales 1 de cada 10  ha sido por actos discriminatorios por orientación sexual o identidad de género.

La salida del armario de empleados puede representar un factor de salud emocional para mejorar el desempeño laboral. Un ambiente gay friendly (como síntesis del colectivo LGBT) no sólo implica la inclusión, también asegura una optimización  del trabajo en equipo.

Según Anabella Cordero, gerente de Recursos Humanos de IBM en Latinoamérica, visibilizar la diversidad “promueve la innovación”, ya que un trabajador “abiertamente gay” es entre 20% y 30% más productivo y representa un confort emocional para laborar. Además, esto reduce los niveles de ansiedad de los empleados.

Sin embargo, estas condiciones deben ser planeadas e implementadas por iniciativa de la organización, no del empleado. Existen redes como la Pride Connection México (integrada por empresas tan distantes como Cinépolis, Gayosso, Pemex, UBER o Zurich) que construyen culturas inclusivas en los grandes corporativos, que permeen en las organizaciones menores. Esto permite llevar la inclusión a sectores  que ignoren estas mejores prácticas.

No obstante, también es importante reconocer que existen ambientes laborales donde la manifestación pública de una orientación sexual e identidad de género no es la mejor opción para el desarrollo profesional. Según  un estudio de The Guardian, 34% de los británicos no saldrían del clóset en su lugar de trabajo. Esto lleva a que la decisión sea un asunto personal, donde la salida o no sea resultado de la evaluación de factores económicos (no una cuestión de valentía).  

¿Porque es importante la visibilidad?

Ser parte de una de las letras LGBT no sólo integra un aspecto sexual sino de identidad. ¿Has escuchado en el trabajo a algún amigo platicar sobre su ruptura o una trabajadora ha pedido permiso para casarse? Bueno, estos son aspectos de la vida de todo trabajador que forman parte de la convivencia entre trabajadores.

Impulsar la visibilidad posibilita que se normalice cualquier posibilidad de la gama LGBT. A continuación, te presentamos algunas breves recomendaciones que podrías tomar en cuenta si planeas “salir del armario”:

  1. La puerta se abre, sólo si tú quieres. En realidad, “salir del clóset” es un tema que no debería existir; no obstante, la latente existencia de discriminación hace necesaria la reflexión sobre este tópico.  

Primero, considera si es una necesidad informar sobre tu orientación sexual; podría tratarse de la presión de terceros. Desde los rumores hasta el acoso pueden representar una presión social para el empleado. Quizás, la solución podría ser un cambio de empleo.

  1. Conoce el campo de batalla. El primer paso es averiguar qué tan preparada está tu empresa en temas de inclusión. Consulta con el área de Recursos Humanos el apoyo que podrían brindarte en caso necesitar ayuda.
  2. Infórmate sobre dónde denunciar actos discriminatorios  y las organizaciones de apoyo LGBT.
  3. A menos que tus colegas sean amigos muy cercanos, lo espontáneo es la mejor opción. Demuestra estar cómodo con el tema (de lo contrario, podrías convertirte en una persona vulnerable al mobbing). Una vez que has decidido salir del clóset, normaliza el tema sin dar explicaciones (es casi seguro que alguien lo preguntará).
  4. Prepárate para las preguntas más incómodas (por supuesto, existe un límite: la incomodidad y el acoso).
  5. Prepárate para la discriminación dentro del colectivo. Si en tu trabajo existe una apertura, ahora deberás enfrentarte a problemas enraizados en la comunidad, como la homofobia interiorizada, el racismo o el clasismo.

¿Cuál es tu opinión sobre el tema?

Cuotas de diversidad en tu empresa

Autor: OCCMundial

Desde hace más de 20 años conectamos vidas con empleos... ¡y queremos más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *