¿Eres de los que toman una cerveza después del trabajo? Según un estudio realizado por la Universidad Estatal de Pensilvania, 1 o 2 “pintas” (473.176 ml) ayudan a reducir en un 42% la probabilidad de padecer una enfermedad cardiovascular.  En otras palabras, la ingesta diaria moderada de cerveza (o vino tinto) es “saludable”.  

¿Cuál es la razón? Al parecer, la cerveza disminuye la desaparición de “colesterol bueno” (HDL) de nuestro cuerpo, sustancia encargada de transportar el colesterol de todo el cuerpo hacia el hígado (donde es eliminado). No obstante, muchos sectores dudan sobre la veracidad de este tipo de investigaciones; se presume que es publicidad engañosa de las productoras cerveceras.

Cierto o no, la Harvard Medical School y la American Stroke Association ya habían realizado investigaciones que descubrieron que el consumo ocasional de cerveza disminuye un 50% las probabilidades de sufrir un accidente cerebrovascular. Esto se debe a que las arterias se vuelven más “flexibles” y evitan la formación de coágulos que bloquean el flujo sanguíneo, reduciendo las posibilidades de sufrir infartos.

También ayuda a personas diabéticas. Según reportes de la Universidad de Harvard, los hombres de mediana edad que beben 1 o dos pintas de cerveza al día, reducen hasta un 25% las posibilidades de padecer diabetes tipo 2. La cerveza aumenta la sensibilidad a la insulina y es una fuente de fibra soluble, lo que ayuda a controlar el azúcar en la sangre.

Sin embargo, el mismo reporte advierte que estos “beneficios” no son para cualquier usuario. El consumo ocasiona, por muy moderado que sea, problemas relacionados al sueño y es de alto riesgo si se mezcla con tratamientos médicos (en especial analgésicos, antidepresivos, anticonvulsivos y sedantes). Contradictoriamente, también se afirma que ayuda contra el insomnio.

En algunas empresas el debate sobre la cerveza diaria es cosa del pasado e integran a sus organizaciones la Happy Hour (como prestación emocional para mejorar las relaciones interpersonales entre sus empleados). Además, en ciertos sectores (como las Ventas y el Marketing) el trato con los clientes involucra el consumo constante de estas bebidas.

¿Cuál es la relación con el cáncer?

Existen dos versiones: quienes la creen curativa contra quienes investigan su daño a los consumidores. De acuerdo con un artículo del británico The Telegraph, científicos estadounidenses afirman que el lúpulo (ingrediente principal) “podría” ser un agente activo para tratamientos contra el cáncer. Sin embargo, sólo son proyectos en desarrollo.

Por otro lado, los investigadores de Harvard señalan que el consumo aumenta el riesgo de padecer cáncer de mama en un 41%. No obstante, los científicos afirman que tal porcentaje podría ser el resultado de una mezcla de más factores (no sólo la cerveza).

Dejando de lado las cuestiones científicas, tomar 1 o 2 cervezas es un buen estímulo recreativo para una jornada laboral intensa. Además, México es el cuarto productor de la bebida y el mayor exportador a nivel mundial. Esto incluye una extensa gama de productos artesanales de obligado consumo cultural. En resumen, la cerveza es un producto que forma parte del esparcimiento laboral y que (indiscutiblemente) es un sinónimo (científicamente literal) de felicidad para los trabajadores del país.

¿Cuánta cerveza tomas a la semana?

Happy hour… ¿en la oficina?

Autor: OCCMundial

Desde hace más de 20 años conectamos vidas con empleos... ¡y queremos más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *