La buena actitud es indispensable en cualquier empresa. Si alguien de tu equipo es negativo, problemático, apático o irresponsable, ¡te decimos qué hacer!

Lo que todos los reclutadores y jefes quieren, es contratar a personas con ciertas habilidades sociales (Soft Skills);  buena actitud, trabajo en equipo, buena comunicación, entre otras. Un colaborador tiene más oportunidad de crecimiento cuando está dispuesto a aprender, recibir retroalimentación y comunicar sus inquietudes.

Si en tu equipo hay alguien que es todo lo contrario, ¿cómo lidiar con ello? Cualquiera podría pensar que la acción inmediata es llamarle la atención y si no hay cambios, despedirlo, ¡pero no tiene por qué ser así!.

La mala noticia es que este tipo de colaboradores pueden “contagiar” a otros con su actitud, por lo que tienes que actuar de inmediato si no quieres que la productividad disminuya.

Sigue estos consejos:

Habla, dialoga, escucha

La mayoría de las veces, los colaboradores complicados no están conscientes de que lo son. Lo primero que tienes que hacer es hablar del problema con la persona en cuestión; hazlo en privado, con calma y con argumentos firmes y reales.

La plática debe ser eso; un diálogo tranquilo que permita a ambas posturas expresarse. Escucha con atención sus argumentos, justificaciones y haz empatía con lo que dice. Lo importante es que le dejes claro por qué su conducta está siendo un punto de molestia.

6 secretos para lidiar con colegas difíciles en el trabajo

Haz un plan de rendimiento

El segundo paso es el más largo y complicado. Una vez que el colaborador haya aceptado su comportamiento y entendido por qué es malo para la empresa, inicia el proceso de cambio de actitud.

No importa si eres el jefe directo o alguien de Recursos Humanos, lo importante es que le des una retroalimentación constante sobre sus actitudes, hábitos o del trabajo que está haciendo.

Esfuérzate por felicitarlo cada que veas un avance o hacerle una crítica constructiva si no lo hay. Siempre con respeto, discreción y honestidad.

Termina la relación

Si hablar con honestidad y un plan de mejora no funciona, quizá habrá que terminar la relación laboral. No tiene que ser inmediatamente o de mala manera, puedes poner una fecha para que demuestre que está dispuesto a cambiar.

Si en este periodo de prueba no demuestra un cambio de actitud y por el contrario, niega su conducta, sus acciones y no intenta mejorar en absoluto, llegó el momento de despedir a esa persona.

5 buenas razones para despedir a un empleado

 

 

Autor: Javier Castillo

@Jabisness

2 opiniones para “Cómo ayudar a colaboradores con mala actitud”

  1. Siempre he tenido el pensamiento basado en la teoría de Maslow al colaborador hay que incentivarlo y siempre como jefe o director de una empresa hacer sentir al colaborador que es parte de ella.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *