Te llaman de un outsourcing para lo que parece ser el empleo de tu vida, sin embargo, no te dicen dónde será tu lugar de trabajo. Desde aquí hay algo extraño. Asistes a la entrevista y el reclutador te informa la peor noticia: la empresa está a tres horas de distancia (sin tráfico intenso) de tu casa, en un lugar donde todo “mundo” desea llegar temprano en hora pico. ¿Te ha sucedido?

En estos casos hay dos soluciones: mudarse cerca (si te es posible) o levantarse a las 3 de la mañana para llegar a las 10. Según el Índice de Tráfico 2017, el mexicano promedio pasa alrededor de 227 horas al año en embotellamientos. Da igual si vas en transporte público o privado, terminarás por ser víctima de la capital.

En la actualidad, aplicaciones como Google Maps o Waze te sacan de apuros, pero en ocasiones no son suficiente ayuda. Dile adiós a tu bono de puntualidad y checa este listado con cinco lugares en la capital, donde jamás llegarás temprano. Y recuerda que te lo advertimos, antes de aceptar.

SANTA FE


Sólo este lugar amerita el primer puesto en cuanto a tráfico. Algunos motivos que empeoran todo son: los choques de ecobus, la reducción de carriles o las escasas vías de acceso. El mega embotellamiento no cesa ni a media noche.

Existen héroes anónimos llamados “taxistas de la muerte” que pueden llevarte a cualquier punto de Santa Fe en menos de ¡30 minutos! Eso sí, te recomendamos despedirte de tu familia todos los días como si fuera el último. Quizás mueras en el intento de llegar rápido a tu trabajo.

Varios mitos rondan alrededor de esta zona de la ciudad: que si te esperas hasta las 7 se baja el tráfico o que rezar apresura el tiempo. Nunca se han comprobado.

PERISUR


Es un lugar relativamente accesible, pero a las 6 de la tarde lo que era un corto trayecto de sur a norte, se convierte en uno de 2 horas. El Metrobús es de ayuda (ja, ja, ja) si logras entrar y sobrevivir a los empujones colectivos y los malos olores.

En carro, el peor error es intentar esquivar el tráfico entre los pabellones (podrías quedar atascado para siempre). Además, bajar las ventanas no es recomendable, podrías ser presa fácil para los “amantes de lo ajeno”.

Hacia el sur, las segundas y terceras filas te harán “amar” la ciudad. Nuestra recomendación: guardar la calma y disfrutar las esculturas de la “Ruta de la Amistad”.

SAN JERÓNIMO

Aquí sucede de todo: se incendian vehículos, hay persecuciones… pero sólo basta con un automóvil mal estacionado para desencadenar un embotellamiento épico. ¿Recuerdas en “Titanic”, cuando los sobrevivientes ven la Estatua de la Libertad? Pues es la misma sensación de un automovilista al ver la bandera de San Jerónimo. Lamentablemente ese cruce es la mitad del camino para muchos.

Para empeorar el asunto, está el tráfico agregado de las escuelas que entorpece el flujo vehicular de la zona. 

NAUCALPAN


Un lugar muy accesible del EdoMEX… sin lluvia, pues en caso de diluvio, intentar llegar al metro Cuatro Caminos no te salvará de mojarte (sólo empeorará las cosas). Año tras año, el municipio se esfuerza por quitar a Santa Fé el reconocimiento del tráfico más tortuoso: cierran carriles de Periférico y bloquean calles de doble sentido.

Avenida 1 de Mayo ha dejado de ser la alternativa vial… de hecho, ¡ya no hay alternativas viales en este lugar! Si planeas ir a Satélite en hora pico ¡prepara una buena playlist y ponle una almohada a tu asiento!

INSURGENTES NORTE (Indios Verdes)


¿Alguien recuerda el famoso accidente del camión de naranjas? Una volcadura en Insurgentes Norte es suficiente para provocar que el 50% de los empleados de las CDMX lleguen al siguiente día a sus trabajos.

Si quieres llegar temprano desde Ecatepec, debes salir con hasta dos horas de anticipación (o más). Para muchos, este es el fin del mundo: sólo los valientes se atreven a vivir más allá de Indios Verdes y trabajar en una zona céntrica de la ciudad.

¡Queremos saber tu opinión! ¿Qué otros lugares de tráfico infernal conoces? Comenta y comparte en nuestras redes sociales.

Autor: OCCMundial

Desde hace más 20 años conectamos vidas con empleos... ¡y queremos más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *