La experiencia laboral es la espina dorsal de un buen currículum vitae, pero no siempre conocemos las mejores estrategias para destacar este elemento de nuestra historia laboral. Redacta tu experiencia laboral eficazmente

Aquí te decimos cómo hacerlo.

Lo más común es redactar nuestra experiencia en orden cronológico inverso, es decir en primer lugar ponemos nuestra experiencia más reciente y al último se encuentra nuestro primer empleo. Cada ex empleo se compone del nombre del puesto, la empresa, el periodo que trabajamos allí, la descripción de nuestras actividades y los logros que obtuvimos.

Sin embargo, imagina a un reclutador promedio en una empresa grande, que leerá unos 50 currículums en un solo día. ¿Qué tiene de especial tu CV frente al de otros? La respuesta: cuantificar tu experiencia laboral.

La experta en redacción de currículums en Estados Unidos, Jessica Holbrook , creadora del sitio Great Resumes Fast –Currículums Geniales Rápido- explica lo importante que es cuantificar tu experiencia.

“A menudo nuestras responsabilidades no suenan tan impresionantes hasta que detallamos cuánto trabajo realizamos” comenta Holbrook. Así que saca la calculadora y empieza a ponerle número a tus actividades. ¿Eres recepcionista? ¿cuántas llamadas atiendes al día?

En lugar de describir tus actividades así: Contestar teléfonos y atender clientes en la recepción

Mejor escribe: Manejo de conmutador con 10 líneas disponibles, atendiendo un promedio de 250 llamadas semanales de proveedores y clientes.

Otro ejemplo: Si eres mensajero o repartidor

En lugar de escribir: Reparto de paquetes y mensajería en CDMX y área metropolitana

Mejor escribe: Responsable del reparto de un promedio de 20 paquetes diarios con un 98% de entrega en tiempo.

Incluye porcentajes y cifras

Para convertir tu currículum en un documento de negocios que realmente pueda venderte como trabajador es necesario hacer la tarea. El objetivo es analizar tus antiguos empleos en función de porcentajes, cifras y frecuencia para detallar de manera completa las funciones que realizaste.

Si te dedicas a la venta de autos al reclutador le queda claro que prospectabas clientes, mostrabas el producto y cerrabas la venta. Pero si quieres destacar tus resultados menciona cuántos autos vendiste en un semestre o por cuánto dinero superaste tu meta.

Ojo, la idea no es “maquillar” tu experiencia laboral o mentir. Inflar tus conocimientos o tu experiencia siempre te hará quedar mal ante cualquier empleador. La idea de poner números en tu experiencia es analizar de forma contable tus actividades y tus logros.

Una cajera de supermercado puede atender a más de 300 clientes en un día, eso quieres decir más de 2,000 clientes semanales, si en su currículum incluye esta información el empleador podrá tener una idea más clara de la importancia de su actividad.

Si además menciona que fue “Cajera del Mes” en 5 ocasiones durante un año estará informándole al reclutador que no sólo es una cajera capacitada, sino que es una cajera destacada.

Toda actividad laboral tiene un número

No hay empleo alguno que carezca de una cifra, si eres profesor sabrás cuántos alumnos estaban a tu cargo en grupo, si eres contador podrás hablar de cuántas declaraciones de impuestos mensuales y anuales realizaste y para cuántas empresas, si trabajaste como mecánico en un taller podrás hablar de cuántas reparaciones diarias hacías e incluso el porcentaje de satisfacción del cliente (en caso de que aplicara).

Convierte tus actividades en datos, obtén promedios semanales, mensuales o anuales y te darás cuenta de que puedes explicar mejor tus actividades al reclutador, y demostrar que eres una persona productiva.

Las cifras y porcentajes también se utilizan para describir mejor el grado de dominio de un conocimiento. Por ejemplo es muy común que asignemos un porcentaje a nuestro nivel de inglés, y el hecho de incluir cifras como esa, son de mucha ayuda, también es común indicar que tienes conocimientos actuales/avanzados en un área particular como Finanzas, Mercadotecnia, Administración, etc., solo te recomendamos nunca mentir o “inflar” cifras sin contar con algún documento que lo avale.

Recuerda que la Experiencia Laboral es la principal referencia sobre los conocimientos que has adquirido en determinada área y es la forma de mostrarle al empleador que sabrás hacer el trabajo. Si sabes redactarla puede convencer al reclutador que eres una persona capaz y que posees el potencial para cubrir una vacante.

¿Te sirvió esta información? Comparte tus comentarios.

Autor: OCCMundial

Desde hace más de 20 años conectamos vidas con empleos... ¡y queremos más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *