¿En esta cuarentena no has dejado la procrastinación?

Tantas emociones que estamos viviendo desde hace un par de meses, nos han llevado a tomar medidas de seguridad extremas, por ejemplo, el no salir de casa.

Sin embargo, la mayoría de las personas que hacen home office han presentado diferentes síntomas o sensaciones, tales como:

  • Mayor o menor motivación
  • Mayor o menor concentración
  • Procrastinan todo el tiempo
  • Trabajan con mayor velocidad
  • Niveles de estrés altos (porque trabajan más horas)

Pero esta ocasión nos centraremos en aquellas personas que no han dejado de procrastinar, ¿procrastinar? Sí la procrastinación es el hábito de aplazar los deberes, o sea somos incapaces de concluir una tarea y nos distraemos muy fácil con otras actividades que no son prioritarias y que al estar en casa tenemos mayor accesibilidad a este mal (redes sociales, Netflix, dormir, limpieza, convivencia en familia, etc.)

¿Cómo sé si estoy procrastinando mucho?

Tienes que entregar un reporte el viernes por la mañana y tú prefieres hacerlo el jueves a última hora ya que realizas otras actividades. 

Otro ejemplo muy claro, cuando estás haciendo alguna actividad laboral y de repente decides ver tus redes sociales y sin que te des cuenta ya se te fue máximo media hora.

Te decidiste a iniciar una rutina de ejercicio por las tardes, pero al llegar la hora prefieres ver una peli.

¿Que hago para evitar la procrastinación?

La procrastinación es un mal que no solo puede hacerte daño esta cuarentena, también puede afectar tu desarrollo personal y profesional. La solución a esto es tomar decisiones y empezar a crear nuevos hábitos.

1- Haz una lista de pendientes diaria

Escribir todas las cosas que tienes que hacer en el día te ayudará a tener un orden, y al existir un orden tu mente trabajará mejor. Enlista todo lo que tienes hacer durante la horas que trabajas; lo mejor es ordenarlo de mayor a menor importancia. 

2- Ambiente bueno

Es importante que te encuentres un buen espacio de trabajo, siéntete cómodo y relajado; evita estar cerca de la televisión o de las distracciones posibles. Estando en casa puedes aprovechar que tu familia también está ahí y dejar tu celular en tu habitación o lejos de donde te encuentres. 

3- Pon en práctica la regla de los dos minutos

Esta regla consiste en hacer actividades que no duren más de dos minutos; si tienes que enviar equis correo, empieza tomándote el tiempo de dos minutos; luego irás incrementando el tiempo hasta que termines con las actividades más largas.

4- Cambia tu diálogo interno

Muchas veces el “tener que” nos bloquea automáticamente ya que pasa a ser una obligación. Lo mejor es que empieces con un “yo quiero hacer”, “hoy voy a terminar”, “hoy quiero avanzar en”. De esta manera pondrás en modo positivo a tu cerebro.  

5- Establece fechas

Si tienes pendientes por hacer y aún tienes tiempo, establece una fecha y cumple. Puedes hacerte recordatorios en tu celular para que te esté avisando y así lo tengas en mente.

La procrastinación es algo que a todo el mundo le ha pasado, pero no sabemos exactamente cómo sobrellevarlo. En esta época difícil y de muchos cambios grandes es normal sentirse distraído o en ocasiones apáticos; sin embargo, está en ti querer cambiar pequeños hábitos que marcarían una gran diferencia.

Autor: Sandra Rodríguez

Creo en el poder de las palabras y en la gente que busca aportar un pequeño cambio al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *