Si sientes que tu trabajo es como una batalla épica por el trono de hierro, entonces necesitas conocer estas cinco lecciones de Game of Thrones aplicables a tu trabajo, para salir victorioso.

Lecciones de Game of Thrones para el trabajo:

1. No alardees de tus conexiones.

Al igual que el valiente Jaime Lannister, puede que un compañero de trabajo presuma de conocer a muchas personas y lograr ser percibido como un “as del networking”. Y a pesar de que esto puede ser de gran utilidad en profesiones que requieran de relaciones públicas, alardear tanto puede acarrear problemas, pues a pesar de tener múltiples conexiones, éstas no sirven de nada si las personas que se conocen no quieren o pueden ayudar.

Lo mejor es utilizar tus cartas más sabiamente y asegurarse de poder resolver algo con tus conexiones, antes de alardear poder hacerlo.

2. Sé empático y procura aprender el idioma de aquellos con quien te relacionas.

Todo buen líder, además de tener un objetivo claro, es una persona que entiende a su gente, se preocupa por ellos e intenta “hablar su mismo idioma”, tal y como Daenerys Targaryen ha hecho. Una gran táctica que le ha funcionado exitosamente, primero con los guerreros montados en caballos Dothraki, y después con los inmaculados de Astapor.

Tú como ella, deberías empatizar y escuchar a tus colegas, jefes y/o socios para conocer sus necesidades, preocupaciones y generar confianza en ellos. De igual forma, Daenerys también te puede enseñar que aprender otros idiomas, te amplía el panorama laboral con mayores oportunidades.

Infografía: beneficios de aprender idiomas

3. Sé paciente y espera tu tiempo.

Esto es algo muy difícil para las nuevas generaciones, quienes están ávidas de rápidas respuestas y en caso de no conseguirlas, se desmotivan y cambian de trabajo. Pero si tomamos el ejemplo de Lord Varys, quien ha perseverado, sobreviviendo a golpes de estado, batallas y complots, podríamos ver que no desesperarse y ser paciente, puede tener sus beneficios.

4. Reconoce a quienes hacen un buen trabajo.

La relación disfuncional entre Tyrion Lannister y su padre Tywin Lannister es un verdadero ejemplo de lo que no hacer en el trabajo. Pues este gran patriarca se dedicó a ser completamente hostil con su hijo y no darle siquiera algunas buenas palabras.

Muchos pensarían que en un ámbito laboral, podría ser una táctica de disciplina e imposición de respeto.

Sin embargo, es todo lo contrario, pues llegará algún momento en que aquellos a quienes se trata así, “apuntarán sus ballestas” hacia ti, tal como Tyrion hizo con su padre.

Cuéntanos qué otras lecciones de esta gran historia puedes trasladar al ámbito laboral.

Imágenes vía Giphy

Artículos relacionados:

5 lecciones de Star Wars para para impulsar tu carrera

Autor: OCCMundial

Desde hace 20 años conectamos vidas con empleos... ¡y queremos más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *