Hacer ejercicio después del trabajo se ha convertido en una actividad muy recurrente, ¿has notado que la mayoría de tus compañeros de oficina están inscritos en algún gym o en cualquier otra actividad física para estar en forma? 


Y aquí te contamos que no es casualidad. Las nuevas generaciones están invirtiendo gran parte de su tiempo y dinero en una vida fitness de ensueño y, además, contagian a las generaciones más grandes con este espíritu de salud y bienestar.

La realidad es que cada vez más personas se preocupan por su estado físico; su día a día se conforma de una pesada rutina de ejercicio en el gimnasio y visitas mensuales al nutriólogo para una dieta personalizada.

Pero en la mayoría de los casos, más que preocuparse por una vida saludable, la preocupación se inclina más por la apariencia física que la misma sociedad está imponiendo.

Moda

Lo anterior se debe a la capacitación gratuita vía internet de algunos influencers, quienes han creado nuevas tendencias para adoptar un estilo de vida más orgánico y saludable; por ejemplo, llevar una alimentación vegana (alimentos libres de ingredientes de origen animal), que además de promover la reserva de los seres vivos, reduce en gran parte enfermedades y bacterias en el cuerpo humano.

Otra tendencia que han lanzado los influencers es realizar rutinas de ejercicio muy estrictas, sobre todo para tonificar exclusivamente ciertas partes del cuerpo como el abdomen y glúteos, esto con la finalidad de tener un aspecto físico más atractivo.

Incluso, existen canales de Youtube, dedicados al ámbito deportivo, que crean calendarios de entrenamiento que se adaptan a los tiempos de sus seguidores , pensando en que la mayoría trabaja y el único horario para realizar sus ejercicios es después de su jornada laboral.

Según estudios realizados, los millenials y centennials gastan más en su salud y estilo de vida que en la adquisición de algún patrimonio como un coche o una casa. Y es que la suma de la membresía del gimnasio, los desayunos saludables y los suplementos alimenticios para aumentar la masa muscular es mayor a la cantidad de dinero que podrían invertir en algún negocio propio o en algún curso que los ayude a seguir preparándose profesionalmente, como lo harían los Baby Boomers o la Generación X.

Salud

Pero esto no significa que los gimnasios estén llenos de personas que solo buscan una apariencia física envidiable, podrás encontrarte ahí a quienes sí iniciaron una vida de ejercicio y dieta balanceada por cuestiones médicas, consecuencia de alguna enfermedad cardiovascular, sobrepeso o alguna condición psicológica como el estrés y la ansiedad.

También puede interesarte: Rutina de ejercicio para evitar el dolor de espalda

¿Cuál es la mejor hora para hacer ejercicio?

No es que exista un horario específico recomendado para realizar actividades deportivas,  depende mucho del organismo de cada quien y de cómo funcione el cuerpo durante las horas del día.  Se puede hacer ejercicio en la mañana o en la tarde, ambos tienen ventajas diferentes.

O como es el caso de este artículo, depende mucho del horario de trabajo de cada quien. Hay quienes prefieren hacer ejercicio antes de entrar a trabajar: madrugar, ejercitarse y cumplir con las labores. Y hay quienes prefieren cargar con la típica maleta de gym todo el día y a las 6:30 pm irse volando al gimnasio.  ¿Cuál prefieres tú?

¿Por qué es importante hacer ejercicio?

Aunque la mayoría empiece a hacer ejercicio por moda e influencia, al final los resultados sí impactan de manera positiva en la salud de los “Godínez”, quienes dedican la mayor parte de su tiempo libre en hacer ejercicio.

Afortunadamente, el ejercicio es algo que se nota externa e internamente, es algo que te beneficia física, mental y emocionalmente.

No importa cuál sea el objetivo de hacer ejercicio, ambos casos nos mantienen saludables, activos y energéticos; así la productividad en todos los aspectos de nuestra vida será cada vez más eficiente, hasta en el mismísimo trabajo.

¿Cómo te ayuda el ejercicio a incrementar tu productividad laboral?

Autor: Itzarih Sánchez

Si escribir mata de hambre, quiero morir como J. K. Rowling.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *