¿Cuántas veces hemos visto en diferentes titulares de artículos sobre los compañeros tóxicos en el trabajo y lo dañino que es convivir con una persona así? Pero ¿qué sucede cuando ese compañero tóxico eres tú? 


Las personas con actitudes tóxicas en el trabajo provocan que el ambiente laboral se torne negativo y abrumador por lo que la vida de los demás compañeros se vuelve estresante.

Los compañeros tóxicos son como cualquier otra personal normal: caminan por los pasillos de la empresa saludando a todos, envían correos de trabajo todo el día y asisten a juntas importantes.

Pero si los analizas a detalle puede que mientras saluda a todo el pasillo va contando por ahí sus quejas de siempre y de cómo haría él un mejor trabajo que su jefe; en los correos que envía siempre trata de evidenciar los errores de los demás y en las juntas de trabajo a las que asiste no está de acuerdo con las ideas que proponen sus compañeros.

¿Te sentiste identificado con estas acciones?

Dicen por ahí que es de sabios reconocer los errores propios y aunque una persona tóxica no sabe reconocer los suyos, si tú ya estás leyendo este artículo porque crees que tienes ese perfil, ya es ganancia.

Lee las siguientes actitudes de una persona tóxica e identifica cuáles te describen:

No dejas de hablar de ti mismo

Eres profundamente egocéntrico. No pones interés en los sentimientos de los demás porque la empatía no es parte de tu personalidad. Tu objetivo inconscientemente con esta actitud es que toda la atención recaiga en ti para ser reconocido la mayoría del tiempo.

En las conversaciones que realizas con tus demás compañeros, las 2 palabras que más mencionas son “yo, yo, yo” y “mí, mí, mí”.


Minimizas el éxito de tus compañeros

La envidia es una de las principales señales de un compañero tóxico.

Al no saber manejar tus emociones, careces de la capacidad de actuar o de expresarte de los demás de forma saludable, por lo que cualquier logro ajeno es sinónimo para ti de criticar y desprestigiar.


Expresas frases pesimistas

Tus discursos ante cualquier situación son siempre negativos, construidos básicamente a partir de quejas y pensamientos pesimistas.

Las quejas y las críticas son fundamentales en tu vocabulario, siempre ves el lado oscuro de las cosas y te basas mucho en los problemas y no en las soluciones.


Tus cambios de humor no son predecibles

Tu estado emocional varia de un extremo a otro por cosas o situaciones diferentes, lo que ocasiona que tus compañeros de trabajo no logren entenderte ni sepan cómo acercarse a ti.

El problema aquí es que para conservar tu estabilidad, nadie se atreve a ponerte un límite y te permiten seguir afectando el ambiente laboral con tu actitud dominante.



El ambiente de un lugar de trabajo debe ser cooperativo, entusiasta y lleno de compañerismo, pero cuando dentro de él se encuentra una persona tóxica, ésta rompe con la armonía y la comodidad del equipo y afecta el rendimiento.

También te puede interesar: Ambiente de trabajo tóxico: ¿cómo saber si soy víctima de un mal clima laboral?

Aunque no hagas todo lo anterior, si tuviste por lo menos una, es momento de aceptar el error y empezar a trabajarlo.

Cómo dejar de ser el compañero tóxico

  • Antes de combatir tus malos pensamientos reconoce qué es lo que los está provocando y por qué están en tu mente.
  • Escribe en un diario cómo te sientes y cómo afecta eso tu vida.
  • Haz un listado de tus emociones, acéptalas y trata de empatizar con las que te generan molestia.
  • Rodéate de personas agradecidas, generosas y amables, así te contagiarás de su buena vibra.
  • Céntrate en lo que tienes y no en lo que te falta, o crees que te falta.
  • Escribe las cosas positivas que te sucedieron durante el día.
  • Halaga mentalmente una cualidad que admires de 5 personas.

Cuéntame qué otras actitudes has visto en algún
compañero tóxico que hayas tenido en el trabajo.

Autor: Itzarih Sánchez

Si escribir mata de hambre, quiero morir como J. K. Rowling.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *