La pregunta del millón, cómo convertirte en alguien indispensable. Hay una gran diferencia entre ser indispensable e irremplazable; al final del día todas las personas pueden ser reemplazables: ya sea en cuestión de amistad, situación amorosa y hasta en el trabajo.

La gran diferencia es que volverte alguien indispensable dentro de tu trabajo parte de ser lo suficientemente bueno en lo que haces; de esta manera, tanto a tus jefes como a tus compañeros no le pasará por la cabeza el reemplazarte.

Cómo convertirte en alguien indispensable en el trabajo

Es importantísimo que tu trabajo te apasione, te guste y te motive para que puedas convertirte en alguien indispensable, de lo contrario, todo esfuerzo podrá verse reprimido.

1. Haz tareas que sean importantes, no fáciles

Es muy cómodo cuando ya tienes una rutina, y casi, casi haces todo como si fueras una máquina; lo difícil y lo importante es hacer nuevas cosas, proponer nuevas ideas, realiza proyectos que tengan dificultad y sean retos, tanto para la empresa como para ti. 

En pocas palabras es convertirte en una persona proactiva, ir más adentro e identificar las necesidades la empresa para que ataques desde ahí.

2. Vuélvete experto en una actividad específica

Haz un monopolio con esa tarea, por ejemplo: si eres el único que sabe utilizar x herramienta, será muy difícil que te quieran reemplazar. Esto no quiere decir que no compartas información, solo sé alguien muy comprometido. 

3. Sé una persona honesta y de confianza

Estas cualidades son las que más valoran los reclutadores y por supuesto los jefes; si eres alguien confiable, no tendrán ningún problema en revelarte alguna idea, proyecto o acción nueva que surja en la empresa. Seguramente hasta te tomen en cuenta.

4. Da soluciones, no problemas

Una persona que solo tiene en mente crear y crear, muy difícil tendrá tiempo de dar problemas o cometer algún error. Así que conviértete en esa persona que solo busca atacar las oportunidades del negocio. 

5. Comprométete

El compromiso debe estar sí o sí, pero si tú quieres ser ese alguien indispensable, es muy recomendable que noten que estás 100% comprometido. Esto no quiere decir que dejes a un lado tu vida personal o te encasilles todo el tiempo en el trabajo. Recuerda tener ese balance entre lo personal como lo laboral. 

6. Agrega tu toque personal

Esto podría darte un valor agregado. Si cada que termines de hacer alguna tarea en específico, le puedes añadir tu toque (obviamente tiene que congeniar con tu trabajo) las personas lo notarán y no te dejarán ir, nunca.

7. Domina uno, dos o más idiomas.

Si te cuesta trabajo aprender cosas nuevas, empieza por dominar el inglés, practícalo cuantas veces sea necesario: escucha música en inglés, ve películas o videos en ese idioma. 

Una de la desventajas de ser alguien totalmente indispensable, es que pocas veces puedes darte el lujo de fallar o quedar mal, pues tu objetivo es hacerte notar para bien. Sin embargo, para saber cómo convertirte en alguien indispensable, primero piensa y reflexiona si tu trabajo realmente te apasiona. 

Autor: Sandra Rodríguez

Creo en el poder de las palabras y en la gente que busca aportar un pequeño cambio al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *