Ser amigable con el medio ambiente mientras trabajas es posible.

 

Somos muchas personas habitando la tierra, y los efectos negativos se notan en la contaminación, en el cambio climático y muchos ejemplos más. Por eso te comparto estos 3 tips que son muy sencillos y fáciles de seguir en tu trabajo; son pequeñas acciones que, pese a que no lo puedas apreciar al momento, generan cambios positivos.

1. Dile adiós a los envases PET

Sí, actualmente hay muchas maneras de reciclar los envases de plástico, pero todavía no son suficiente para combatir al 100 este producto y el daño que le genera al ambiente.

Lo ideal es que tengas un vaso de vidrio, un recipiente, una taza o un termo en el cual puedas beber agua; muchas empresas cuentan con los clásicos garrafones de agua para rellenar tu recipiente, lo cual contribuye no solo al medio ambiente, sino a tu bolsillo –porque comprar una botella de agua con un costo aproximado de $8 al día puede generar un gasto mayor a la quincena.  

2. Evita pedir comida a domicilio

Quizá sea más fácil o práctico el hecho de llamar y solicitar que tus alimentos lleguen a la oficina, pero ten en mente que hay muchos comercios que aún no cuentan con productos desechables biodegradables, por lo que lo ideal es ir directamente al lugar a consumir los alimentos o llevarlos desde casa.

3. Apaga tu computadora

Desconectarla al terminar la jornada laboral sería mucho mejor, sin embargo esto puede llegar a ser muy complicado. Lo que sí puedes hacer es asegurarte de apagar el monitor, incluso apagarlo durante la hora de la comida o cuando tengas una junta; lo mismo aplica para las computadoras portátiles, asegúrate de cerrarla al terminar la jornada o cuando no la vayas a utilizar por varios minutos.

Aunque no lo parezca estos sencillos cambios de hábitos pueden generar un gran impacto a favor del medio ambiente; así que ya sabes, no hay pretexto, puedes aportar tu granito de arena desde la oficina.

¿Conoces algunos otros tips para cuidar el medio ambiente?

Autor: Verónica González

Escribo porque ser Maestro Pokémon no era una opción. Cualquier parecido con la ficción, es mera realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *