Seguro cuando escuchas la palabra home office tu mente piensa que es la mejor forma de trabajar en la vida; pero para otras personas y empresas no es tan agradable ni productivo.  Trabajar desde casa puede resultar soso para ciertos compañeros de trabajo. ¡Descubre por qué!


El home office nació como una estrategia empresarial en las empresas para mejorar la productividad y motivación de los trabajadores de cada organización. Y en realidad, sólo se trata de cumplir y desarrollar las funciones de tu puesto fuera de la oficina o desde tu casa.

De la misma manera, el Great Place to Work Institute (2017) define al home office como una modalidad de flexibilidad, enfocada en el trabajo fuera de la oficina, que busca generar bienestar y mejorar la calidad de la vida del trabajador.

En algunas organizaciones esta modalidad de trabajo es permanente; y en otras es distribuida sólo en algunos días de la semana.

Por ejemplo, puede ser que sólo 2 días a la semana asistas a la oficina y los demás te dediques a trabajar desde casa. Eso ya depende mucho de cada organización y de la estrategia que implementen en cuanto al home office se trate.

Su uso debe dar como resultado un ganar- ganar para las empresas como para los trabajadores.



La otra cara de home office en los negocios

Como mencioné al principio, para la mayoría de las personas trabajar bajo home office es lo más maravilloso de la vida; pero aunque sea difícil de creer, para algunas otras personas es totalmente lo contrario, incluso, algunos expertos también consideran que trabajar desde casa tiene resultados negativos en las organizaciones.

En un análisis estratégico del home office (Universidad de Palermo, Perú), existen argumentos en contra del home office en donde se dice que esta modalidad de trabajo suele propiciar que el trabajador se desconcentre de sus funciones y descuide su desempeño,
ya que lo desubica de su lugar y ambiente de trabajo.

Sin embargo, la directora de Whalecom, contradice esta versión sustentando que el desempeño laboral de cada trabajador depende de su nivel de organización y responsabilidad más allá de la flexibilidad que se le otorgue.

Por otro lado, Marissa Mayer, CEO de Yahoo!, eliminó el home office de la empresa, justificando que se pierde el espíritu colaborativo e innovativo de los trabajadores.

No obstante, Germán Castaños, entrenador de procesos de creatividad e innovación, indica que trabajar desde casa no implica la desaparición o el desarrollo de la innovación en la
empresa.

También puede interesarte: Aumenta tu productividad con la Técnica de Pomodoro

Impactos en los trabajadores de trabajar desde casa

Positivos

Los empleados que muestran una gran productividad en esta modalidad de trabajo son aquellos a los que el transporte público, el tráfico y otros aspectos cotidianos generan en ellos un volumen de estrés significativo.

La flexibilidad es lo más valorado por ellos. Poder trabajar en las horas que ellos decidan son las mejores de su productividad, usar lo más cómodo para ello y crear un propio flujo de trabajo son los beneficios que más valoran de trabajar desde casa.

Además, estas personas sienten que su equilibro familiar-laboral mejora cada día que pasan más tiempo en casa. El home office los ayuda a aumentar y sostener esa balanza.

(Si estás interesado en hacer office, aquí puedes conocer las últimas vacantes disponibles en México al respecto)



Negativos

Levantarse y concentrarse todos los días en las tareas del trabajo mientras estás en un entorno familiar, puede resultar más estresante y poco productivo para otros trabajadores.

No tener interacción con compañeros de trabajo o colegas resulta deprimente para ellos y afecta su estado de ánimo aunque estén en su casa.

También, trabajar desde casa para otras personas llega a disminuir la vitalidad de su hogar, convirtiéndola en una zona incómoda e inestable donde ya no se sienten seguros y eso desestabiliza su seguridad emocional.



Es importante recordar que el home office debe generar un balance en la vida de los trabajadores tanto personal como profesional, además de mejorar ambos aspectos de su vida. 

Autor: Itzarih Sánchez

Si escribir mata de hambre, quiero morir como J. K. Rowling.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *