Aprovecha el Inbound Talent para fidelizar y enamorar a tus colaboradores.

Lo sabes, los estudios lo demuestran, los de conta lo saben, es como si fuera un secreto a voces: una de las claves del éxito de las empresas es el compromiso y esfuerzo de sus colaboradores. Y como la tendencia es renovarse o morir, Recursos Humanos es una de las áreas que más  cambios e innovaciones ha experimentado en los últimos años.

Tomando como base el concepto de que el colaborador es el centro de la empresa, es que surge el Inbound Talent; inspirándose en el concepto del Inbound marketing, cuyo principio es crear experiencias y/o contenido valioso para los usuarios y fidelizarlos.

De acuerdo con el estudio Impacto del ciclo de vida útil en la rotación de personal en empresas retail en México, la rotación de personal puede llegar a ser de hasta el 70% (en específico, en el giro retail).

Además, uno de los grandes retos que enfrentan las organizaciones es poder retener al talento más joven (sí, los millennials, en especial), por lo que constantemente se buscan nuevas formas de conservar a los colaboradores.

Y es aquí donde entra el Inbound Talent, cuyos objetivos van más allá de solo impedir que el talento se vaya, sino que buscan enamorar desde el proceso de reclutamiento y selección.

¿De qué trata el Inbound Talent?

Para que la estrategia se eficiente y Recursos Humanos logre su objetivo, se han establecido 5 principios básicos:

Las personas son el centro de todo.

El departamento de RRHH debe enfocar la mayoría de sus esfuerzos en los colaboradores, conoces sus gustos y, en especial, sus necesidades, aunque éstas cambien.

Hay que crear valor.
Las soluciones que ofrecen las empresas deben servir también como un incentivo y deben ser de utilidad y propiciar el desarrollo.

Personaliza.
Si el eje rector de nuestra estrategia es el talento, la consecuencia inmediata es tratar de adaptar las acciones que realizamos para cada uno de nuestros colaboradores.

Procesos automatizados.
La tecnología tiene que tomar un rola de mayor participación, por lo que las empresas deben hacerla su aliada para optimizar y mejorar sus procesos.

Analizar.
Siempre que implementamos un nuevo plan, hacemos cambios o implementamos mejoras es importante realizar un análisis de los resultado para poder medir el impacto de las acciones que realizamos.

Y, siguiendo estos principios, la intención del Inbound Talent se puede resumir en 4 etapas:

Atraer: Lograr que los candidatos se interesen en la empresa; despertar su interés y que quieran trabajar en la compañía.

Convertir: De candidato a colaborador, lograr que la adaptación al nuevo entorno de trabajo sea lo más sencilla y cómoda posible.

Desarrollar y Fidelizar: La estrategia debe estar enfocada en mantener a nuestros colaboradores motivados, logrando que se sientan satisfechos en la empresa.

Enamorar: Conseguir que nuestros colaboradores se enamoren de la empresa, que se conviertan en embajadores de la marca.

Implementar el Inbound Talent no es un proceso que se consiga de la noche a la mañana, por lo que debes planear muy bien las etapas de tu estrategia y cómo las vas a implementar para lograr tus objetivos.

¿En tu empresa ya implementan el Inbound Talent?

Autor: Verónica González

Escribo porque ser Maestro Pokémon no era una opción. Cualquier parecido con la ficción, es mera realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *