Prepara a tu empresa para la generación Z

¿Recuerdas cuando los Millennials llegaron para poner de cabeza a las empresas? Pues ahora vienen los chicos Z (los nacidos después de 1996), aunque probablemente sea menos difícil que con sus predecesores.

El mundo avanza, siempre, y los bebés que nacieron después de los últimos Millennials ya crecieron; al menos dos terceras partes de esta generación comienza o comenzará a integrarse al mundo laboral, y, en el mejor de los casos, el resto accederá a  una carrera universitaria –o están próximos a graduarse–, por lo que las empresas deberán a plantearse nuevas estrategias para atraer a los nuevos talentos.

Y el reto no termina ahí, ya que Recursos Humanos deberá encontrar la forma de hacer convivir a cuatro generaciones diferentes; los Millennials, la generación X, los Baby Boomers que siguen vigentes y la generación Z.

¿Quiénes son la generación Z?

Son los nuevos talentos jóvenes que se caracterizan por tener un alto nivel de habilidades y competencias y, quizá, ser un poco menos idealistas, sus aspiraciones son más concretas y buscan logros en favor de su economía.

Debido a que los nacimientos a partir de 1995 se redujeron, la generación Z es más reducida que su predecesora, los Millennials.
Son casi casi uno con la tecnología, ya que crecieron acompañados de todo tipo de dispositivos e información a su alcance.
Cuidan su reputación digital, lo que significa que le dan un uso diferente a las redes sociales y el contenido que publican o comparten.
Piensan estratégicamente, no sólo en lo que quieren, sino también en el cómo.
Poseen la cultura del ahorro, ya que tienes metas como emprender proyectos, mejorar su estilo de vida y diversificar sus opciones, por lo que ahorrar es importante para ellos.
Son consciente del número limitado de oportunidades que existen en el campo laboral, lo que los ha orillado a ser autodidactas, es decir, estudian y aprenden por su cuenta.
El internet no es todo para ellos.

Prepara estrategias para la gestión de cambio

Esto es fundamental, ya que con la llegada de los Millennials –de quienes poco se sabía en su momento– se generó desconcierto y las empresas comenzaron a cuestionarse si estaban listas para el reto que estos jóvenes representaban.

Las generaciones anteriores (X y Baby Boomers) no tomaron del todo bien los cambios que los Millennials trajeron con ellos, como el ablandamiento de la disciplina, el exceso de confianza que mostraban, su apego a la tecnología y su desdén por los protocolos corporativos.

Y, poco a poco, las empresas han ido flexibilizando sus políticas para ser capaces de captar y mantener a estos jóvenes –los Millennials–, que representan la mayor fuerza de trabajo actual, sin embargo, tendrán que empezar a adaptarse a la nueva generación en camino.

Estrategias que impulsen la diversidad

Si los Millennials hicieron eco en la equidad de género y la participación de la mujer en posiciones claves dentro de las empresas, con la generación Z, Recursos Humanos deberá plantear una cultura de inclusión y diversidad, que va desde trabajadores de diferentes nacionalidades, hasta la diversidad étnica.

Sin lugar a dudas, las empresas tiene el reto de lograr hacer convivir a cuatro diferentes generaciones y generar ventajas competitivas que faciliten la gestión del cambio y logren un mayor potencial y desempeño.  

¿Está preparada tu empresa para recibir a las nuevas generaciones?

Autor: Verónica González

Escribo porque ser Maestro Pokémon no era una opción. Cualquier parecido con la ficción, es mera realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *