¿De aquí a dónde?

¿Qué hacer si me despiden injustificadamente?

Publicado

en

despido injustificado

Cuando iniciamos una relación laboral, en lo último que solemos pensar es el momento en el que terminará, y mucho menos que será por un despido injustificado.

Índice de contenidos:

¿Qué es un despido injustificado?
¿Qué dice la Ley Federal del Trabajo del despido injustificado?
Liquidación por despido injustificado, cómo calcularla
¿Debo firmar algo si no estoy de acuerdo con lo que me ofrecen?
Demanda laboral por despido injustificado
¿Cuánto cobra un abogado por llevar este tipo de casos? ¿Se le paga al principio o al final?
¿Me afecta estar en un proceso jurídico para obtener un nuevo empleo?

Empezamos con optimismo, con la idea de dar resultados y hacer carrera, y así pueden pasar meses o años y seguimos sin pensarlo. De repente cambia la situación y te avisan que la relación de trabajo llegó a su fin.

Pero has cumplido con tus tareas y procuraste no dar motivo alguno para ser despedido, ¿qué puedes hacer al respecto?

Gloria Molina, asesora legal de OCCMundial, nos ayuda a responder estas dudas.

¿Qué es un despido injustificado?

Un despido injustificado es cuando la decisión se toma de forma unilateral por parte del empleador, jefe, patrón o empresa, y no se verifican las causas de despido, es decir, no se ha identificado una razón que justifique —de acuerdo a lo establecido en la LFT— el término de la relación laboral.

Además de que no se notifica al trabajador una aparente causa para el despido. 

Siempre debes conocer la razón por la cual te despiden. Si no te la dicen, pregúntala: es la forma de evaluar si se justifica o no tu separación de la empresa.

¿Qué dice la Ley Federal del Trabajo del despido injustificado?

En el artículo 47 de la Ley Federal del Trabajo encontrarás las causas por las que un patrón puede despedirte sin responsabilidad alguna para él, es decir, que se cataloga como un despido justificado:

Entregar documentos falsos o haber mentido sobre tus capacidades para el puesto, violencia, daños intencionales, revelar secretos de la compañía, faltar más de tres veces en un periodo de 30 días, etcétera.

También es necesario que leas las cláusulas de tu contrato y del reglamento interno de la empresa. Ahí pueden manejarse situaciones más específicas.

Sin embargo, en caso de que el motivo de despido no corresponda a los marcados por la ley o por tu contrato, se considera despido injustificado, y la ley establece que, de ser así, tienes derecho a recibir una indemnización.

La cual es más conocida como liquidación, la cual debe incluir:

  • 3 meses de salario por indemnización.
  • 20 días de sueldo por cada año trabajado en la empresa.
  • Prima de antigüedad equivalente a 12 días de salario por cada año trabajado.
  • Pago de partes proporcionales de aguinaldo.
  • Vacaciones y prima vacacional.
  • Otras prestaciones acumuladas por el trabajador que no hayan sido liquidadas por el empleador —como puede ser un fondo o caja de ahorro.

Liquidación por despido injustificado, cómo calcularla

Para saber cuánto te corresponde por cada concepto, lo primero que necesitas es conocer tu Sueldo Diario Integrado (SDI). el cual puedes localizar en tus recibos de nómina o, si lo prefieres, lo puedes calcular al dividir tu sueldo mensual entre 30 —días por mes.

Una vez que tienes tu SDI, podrás hacer un pequeño aproximado del dinero que te corresponde por tu liquidación.

Por ejemplo:

Melissa trabajó 3 años como encargada de turno, y recibía un sueldo mensual de $10,000, por lo que al dividirlo en entre 30 nos da:  $333.33 de SDI

Por lo que recibirías 3 meses de salario: $30,000.

Por prima de antigüedad sería 12x 3 (años):  $11,999.88

36 x $333.33

Además de los 20 días por cada año trabajado (3):  19,999.98
20×3= 60x$333.33

Lo que nos daría un total de $61,999.68 por la indemnización, sin embargo todavía se deben agregar los montos proporcionales por concepto de aguinaldo, vacaciones y prima vacacional.

Este último cálculo puede variar dependiendo de los días trabajados durante el año fiscal y los días de vacaciones que te resten, por lo que es importante que lleves un registro de tus fechas laboradas.

¿Debo firmar algo si no estoy de acuerdo con lo que me ofrecen?

Si consideras que está mal calculado el finiquito o liquidación que te proponen, la recomendación es no firmar nada, ya que al momento de hacerlo deslindas a la empresa de toda responsabilidad.

Pero, además, tienes que salir de inmediato de las instalaciones. Si ya te corrieron y permaneces más tiempo en ese lugar, después no podrás alegar que fue un despido injustificado.

Demanda laboral por despido injustificado

Tienes dos meses para quejarte o presentar tu denuncia y, sí, necesitarás un abogado –de preferencia enfocado en asuntos laborales– que te acompañe a la Junta de Conciliación y Arbitraje.

Ahí, como su nombre lo indica, será el lugar en donde, a través de un mediador, buscarán que se llegue a un acuerdo.

Te pedirán documentos que prueben la relación con la empresa: contrato de trabajo, recibos de nómina o alguno otro. (Será bueno que desde hoy tengas a la mano varios de ellos.)

También podrás acercarte a la Procuraduría Federal de la Defensa del Trabajo (PROFEDET) en donde te asesorarán sin costo y podrán ayudarte en caso de que tus recursos estén limitados para defenderte legalmente, asignándote un abogado.

¿Cuánto cobra un abogado por llevar este tipo de casos? ¿Se le paga al principio o al final?

Depende de cada profesionista en Derecho, desde el costo hasta la forma de pago.

Algunos cobran por horas o por mes; con otros se acuerda una parte al inicio y lo demás al final del asunto; unos más por fase procesal (una cantidad por ir a la Junta de Conciliación, otra si se va a juicio, etcétera), y en ocasiones se acuerda un porcentaje sobre el monto total ganado.

Generalmente (ojo, no siempre) se habla de un 30%.

Atención: en caso de no tener un resultado positivo en la demanda, de todos modos deberás pagarle al abogado. Y es muy importante aclarar eso desde un inicio.

¿Me afecta estar en un proceso jurídico para obtener un nuevo empleo?

Como tal, no hay un medio oficial para que te boletinen o se sepa que demandaste a tu última empresa; pero sí hay páginas de Internet que se dedican a tener los pleitos. Son de paga.

Al estar en un proceso de contratación es recomendable no mencionarlo. Sin embargo, sí deberás estar consciente de que a veces –no siempre– tendrás que acudir a audiencias. Al menos al principio de la demanda.

Demandar, ¿sí o no?

Depende de cada persona. Tienes que hacer una balanza entre el dinero que buscas recibir, el tiempo que invertirás y las pruebas con las que cuentas.

Si quieres pelear por una cantidad que tú consideras justa, pero a la vez destinarás una gran parte en el abogado… podrías replantear la situación.

Puede ser lo contrario: que sepas que es una suma importante de dinero y que te alcanzará para cubrir todos los gastos. Entonces vale la pena ir hasta el final de la querella.

Nadie dice que sí o que no. Sólo evalúa bien todas las posibilidades.

¿Es verdad que casi siempre gana el trabajador?

Generalmente, el juez interpreta la ley a favor del trabajador. Ésa es una ventaja, aunque –claro– no quiere decir que ganarás.

Si tú no tienes las pruebas suficientes y el patrón sí, entonces el fallo podría ser adverso.

¿Has demandado a alguna empresa por despido injustificado?

Cuéntanos tu experiencia

¿De aquí a dónde?

¿Qué ingeniería me conviene estudiar? ¿en cuál pagan más?

Published

en

tipos de ingeniería

Si entre tus planes se encuentra el iniciar tus estudios, quizá sea buena idea considerar (y conocer) los diferentes tipos de ingeniería que existen, por ejemplo a qué están enfocadas y su perfil profesional.

Para poder iniciar nuestra carrera profesional y decidir la carrera que queremos estudiar debe ser  una decisión basada en más información, considerando distintos factores: el instituto donde la imparten, la modalidad en la que se puede cursar (especialmente con la situación que estamos viviendo).

Las ingenierías se han popularizado en los últimos años, especialmente porque la demanda de estos profesionistas ha crecido gracias a los avances que se han generado en los diferentes ámbitos donde se desarrollan los ingenieros.

Índice de contenidos:

¿Cuántos tipos de ingeniería existen?
¿Por qué estudiar una ingeniería?
¿Qué tipo de ingeniería me conviene estudiar?
Tipos de ingeniería mejor pagadas

¿Cuántos tipos de ingeniería existen?


Por más sorprendente que pueda parecer, tan solo en nuestro país se imparten más de 50 tipos de ingeniería distintas, teniendo 65 programas disponibles en la actualidad, los cuales son:

Tipos de ingeniería

Por lo que las opciones para elegir una ingeniería son bastas, solo recuerda investigar más acerca de la misma, desde el plan de estudios hasta el campo laboral.

¿Por qué estudiar una ingeniería?

La ingeniería cuenta con un vasto campo para desarrollarse, desde la industria de la construcción, la textil, la de sistemas informáticos, electrónica, hasta la de alimentos y la de salud.

Gracias a los avances que se han dado en diferentes áreas es que cada vez más se necesitan profesionistas altamente especializados, y que, esta misma demanda ha impulsado su empleabilidad y rentabilidad.

La mayoría de los planes de estudio incluyen materias orientadas a la lógica, el pensamiento estructurado y analitico, sin contar que en muchas ocasiones se busca que los alumnos sean capaces de desarrollar o “crear” ideas, procesos, códigos o materiales que impulsen el avance en diferentes áreas.
Además, en el aspecto económico, las ingenierías se encuentran bien posicionadas en la mayoría de los ranking de sueldos percibidos. 

¿Qué tipo de ingeniería me conviene estudiar?

Depende mucho de tu área de interés, ya que si te interesa la robótica, por ejemplo, una buena idea es estudiar la  Ingeniería en Robótica o Industrial o la Ingeniería en Mecatrónica.

Muchas ingenierías pueden compartir cierto grado de similitudes, pero al momento de investigar a fondo, podrás localizar las diferencias en el plan de estudios o las áreas de especialidad, por eso es muy importante que realices una investigación a fondo.

También están las Ingenierías de alta demanda, es decir, de las que los egresados son más solicitados y buscados por las empresas, por ejemplo:

  • Ingeniería en Sistemas (que puede incluir variantes como Ingeniería en Computación o en Software).
  • Ingeniería en Arquitectura.
  • Ingeniería Industrial.
  • Ingeniería en Mecatrónica.

Tipos de ingeniería mejor pagadas

Por lo regular, las ingenierías son bien pagadas (o tienen ingresos que permiten contar con una buena calidad de vida).

Suelen encontrarse bien posicionadas entre las profesiones mejor pagadas, y aunque muchos factores influyen para obtener un buen sueldo (desde las habilidades, los idiomas, el sector en el que te desarrollas hasta el lugar geográfico o la empresa).

De acuerdo con las ofertas publicadas en nuestro portal, las ingenierías más solicitadas al momento son:

  • Ingeniería Mecánica, con un sueldo promedio de  $20,906 mensuales.
  • Ingeniería Química, con un sueldo mensual promedio de $22,828
  • Ingeniería en Electricidad, con un sueldo mensual promedio de $23,069
  • Ingeniería Industrial, con un sueldo mensual promedio de $28,000
  • Ingeniería en Sistemas, con un sueldo mensual promedio de $30,000
  • Ingeniería Civil, con un sueldo mensual promedio de $30,031
  • Ingenierías en Software, con un sueldo mensual que va desde los $15,000


Ésta última ha presentando un incremento en su demanda, por lo que el rango de sueldo puede ser mayor.

Recuerda que son muchos los factores que pueden influir en que obtengas (o no) un ingreso superior, desde cursos, especializaciones, dominio de idiomas, el lugar de trabajo (ubicación), el giro de la empresa y la industria o sector en el que te desarrolles.

Seguir leyendo

¿De aquí a dónde?

Conoce lo bueno y lo malo de emprender tu propio negocio

Published

en

lo malo de emprender

No todo siempre fácil, y al momento de querer iniciar nuestro propio negocio hay altas y bajas, por eso te platicamos acerca de lo bueno y lo malo de emprender

¿Cuántas veces no has escuchado historias de éxito de emprendedores? De aquellas personas que lucharon por cambiar su situación y, ante todo tipo de adversidades, ahora viven la vida que siempre soñaron.

Tal es el caso de Elon Musk, Steve Jobs, Bill Gates y miles de emprendedores más en el mundo. Pero por cada historia de éxito, ¿cuántas historias de fracaso no conoces?

Ser emprendedor no es fácil y hay muchas cosas de las que no se hablan. Para nada quiero darte la impresión de que mejor no lo intentes, al contrario, quiero darte el conocimiento suficiente para que tomes una mejor decisión. Por eso, quiero hablarte de lo positivo y lo negativo de ser emprendedor. 

Lo bueno y lo malo de emprender

Emprender es el sueño de muchas personas y quizá también sea el tuyo. Hoy,  debido a la pandemia, muchos negocios cerraron sus puertas. Aunque, ¿realmente es más arriesgado emprender en 2021 que en otros años? En 2020, el INEGI reportó un cierre de 1 millón de PYMES. Mientras que en 2016, un estudio reportaba que el  75% de las PYMES del país cerraban sus puertas después de tres años de operaciones. (Fuente: El Economista)

¿Pero qué quiere decir esto? Fácil, que no importa cuando decidas emprender, siempre habrá un riesgo. En pocas palabras, lo malo de emprender es que siempre será una apuesta. Piénsalo como si fuera un juego de Póker. No sabes qué carta te tocará, pero lo mejor que puedes hacer es tomar una decisión adecuada, con base en las cartas que tienes en la mano. 

Y al igual que jugar a las cartas, hay algo que debes entender. No siempre se gana en la primera mano, a veces, debes jugar múltiples veces para poder comenzar a ganar. Sin más, aquí te comparto 3 cosas buenas y 3 cosas malas de ser un emprendedor. 

“Un emprendedor no termina de enfrentar retos.”

Lo malo de emprender es

1. Saber cómo realizar las cosas no basta. Podrás ser excelente en el aspecto técnico del negocio, pero eso de nada sirve para administrar, vender y gestionar el proyecto. Da un paso y sigue preparándote, lo que nos lleva al siguiente punto. 

2. El reto de la educación y el aprendizaje. No me refiero a que aprender y educarse sea malo. Por el contrario, me refiero a que, cuando emprendes, son una NECESIDAD. Y no muchos están dispuestos a darse el tiempo para aprender nuevas habilidades.

3. Financiamiento. Por último, lo más difícil es conseguir financiamiento. La Secretaría de Economía otorga un número de financiamientos anuales a los que puedes aplicar. Pero no te limites, busca inversión en otros lados. Solo lograrás emprender si sales a tocar puertas.

Lo dije antes, emprender es una APUESTA, lo mejor que puedes hacer es tomar decisiones inteligentes con base a las cartas que tienes. Pero no todo es malo.

Lo bueno de emprender es

No importa el año, siempre habrá retos para un emprendedor.

1. Herramientas digitales. Existen un sin fin de herramientas que harán de tu emprendimiento un proceso mucho más sencillo. Desde el marketing digital hasta apps para administrar tu negocio.  Aún mejor, en 2020 se reportó un incremento del 32% en el comercio digital. Tener presencia en redes sociales incrementa tus posibilidades de conseguir clientes. 

2.  Autonomía. Al emprender un negocio, estás un paso más cerca de alcanzar la autonomía financiera. Emprender, te da la posibilidad de conectar tu desarrollo profesional con tu plan de vida.

3. Satisfacción personal. Pocas cosas te motivan tanto como saber que persigues tus sueños. Ningún día de trabajo te pesará cuando sigas tus objetivos. A veces, lo más importante es encontrar tu paz.

A todo le podemos encontrar lo bueno y lo malo. De nuevo, mi objetivo no es espantarte con datos, sino más bien llenarte de información para que tú puedas tomar una decisión. Cuando comencé como conferencista, jamás imaginé el éxito que tendría. Hoy, no podría estar más orgulloso de mi trabajo, pero antes de dar ese salto me sentía temeroso, dudaba si en verdad podría lograrlo.

Emprender fue la mejor decisión que pude haber tomado. Y si aún no te sientes seguro, te comparto unas palabras del escritor norteamericano Mark Twain. 

“En veinte años estarás más decepcionado por las cosas que no hiciste que por las cosas que sí hiciste.”

En ti está la fuerza para alcanzar tus metas. Transforma tu realidad, vive sin límites.

Seguir leyendo

¿De aquí a dónde?

¿Eres mujer y quieres emprender? ¡Sigue estos consejos!

Published

en

Mujer emprende

Emprender no es fácil, y cuando una mujer emprende es aún más difícil, ¿por qué? De acuerdo a la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), en México:

Estas cifras sólo nos hablan del compromiso, dedicación y liderazgo de la mujer que emprenda al iniciar su propio negocio, pero tristemente, no responde nuestra incógnita. 

En México y el mundo, las mujeres se enfrentan a un “techo de cristal.” Este término popularizado en la década de los ochenta por la escritora Gay Bryant, nos habla de una barrera invisible que impide que las mujeres den el siguiente paso a esferas de liderazgo. Por lo que emprender, se ha vuelto una de las mejores opciones para mujeres que buscan independencia económica o nuevas oportunidades laborales.

Tristemente, ese “techo de cristal” está presente en todas las esferas de nuestra sociedad. Y no es más que un síntoma de una enfermedad más grave: el machismo. Antes del COVID-19, la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo reportaba que las mujeres ganaban un 15% menos que los hombres por desempeñar el mismo trabajo.

Y mira las cifras de nuevo, las mujeres simplemente fracasan menos que los hombres al emprender. A pesar de esto, la discriminación hacia las mujeres continúa. En 2019, el INEGI reportó que el 58% de las mujeres habían sufrido algún tipo de discriminación. 

Es por eso que emprender resulta una opción tan atractiva, es la forma más efectiva de romper la barrera de cristal y frenar dichas actitudes.

5 consejos para cuando una mujer emprende

  1. Protagoniza. Al emprender escribes tu historia, no dejes que otros metan su pluma. Date cuenta que luchas por alcanzar tu sueño, solo tú lo harás realidad.
  2. Escoge un buen equipo. Rodéate de un equipo de trabajo inteligente, uno al que le puedas confiar y delegar tareas. Adquirir un buen equipo toma tiempo, pero no desesperes.
  3. Busca alianzas. Existen otras PyMES que, como la tuya, están comenzando a escribir su propia historia. Genera alianzas estratégicas que beneficien a ambos. 
  4. Planea, no actúes. Tómate el tiempo de crear un mapa de tu avance a corto, mediano y largo plazo. No te preocupes si debes ajustarlo en el camino, es normal. 
  5. Busca apoyos. En México, los apoyos PyMES liderados por mujeres están aumentando. A veces, lo único que necesitas para emprender es ese pequeño capital extra.

Ya lo sabes, emprender puede ser la mejor opción para romper con el techo de cristal que te impide alcanzar tu potencial. Recuerda, no estás sola, busca apoyo en tu círculo de confianza y brinda oportunidades a otras mujeres. Cuando una mujer emprende, ella transforma su realidad para vivir sin límites.

Seguir leyendo