Qué es el estrés laboral… más que una enfermedad, parece que se ha convertido en una prestación más en las empresas. Lo vemos tan normal en nuestra vida cotidiana que no nos detenemos a analizar que es algo que debemos evitar urgentemente. 


Seguramente en estos días has escuchado hablar de la nueva Norma 035 que la Secretaría del Trabajo y Previsión Social ha puesto en marcha desde el 23 de octubre de 2019.

Ahora, las empresas deben cumplir con el objetivo de identificar aquellas situaciones laborales que pongan en riesgo psicológico a sus empleados y, por supuesto, evitarlo a toda costa promoviendo un ambiente de trabajo saludable para todos sus colaboradores.

Entre las tareas que las empresas deben realizar a partir de este año está la de establecer un centro de trabajo saludable donde se prevenga la violencia laboral e identificar a los trabajadores que han sido víctimas de acontecimientos traumáticos en el trabajo y canalizarlos.

Además, deben realizar acciones que promuevan la pertenencia de los trabajadores con una capacitación adecuada de las funciones de cada sus empleados.

Por ley, tu empresa deberá cuidarte del estrés, bullying y jefes tóxicos

Uno de estos riesgos riesgos a los que estamos expuestos en el trabajo es el estrés.

Mucho del estrés que sentimos se debe a las responsabilidades y deberes que tenemos en cada uno de nuestros ámbitos, y no es de extrañar que el trabajo sea el principal protagonista de nuestros males.

Sabemos cómo se siente el estrés, pero muchas veces desconocemos la definición de esta enfermedad que, por lo menos una vez en la vida, hemos experimentado. 

Qué es el estrés laboral

El estrés laboral es una reacción fisiológica del organismo ante una situación amenazante que sentimos en el trabajo.


Síntomas

Entre los síntomas emocionales del estrés laboral que genera el estrés laboral notaremos: la ansiedad, el mal humor, la desmotivación y la irritabilidad. Mientras que los síntomas cognitivos son: la falta de memoria y concentración, y la reducción de la capacidad de aprendizaje.

Por parte de los síntomas físicos podrás notar los músculos contraídos, dolor de cabeza recurrente, malestar estomacal, palpitaciones y problemas para conciliar el sueño.


Consecuencias

Cuando el estrés laboral aparece en exceso, se produce una sobrecarga de tensión que se refleja en todo nuestro organismo, y provoca la aparición de enfermedades y alteraciones de la salud que impiden el normal desarrollo y funcionamiento del cuerpo humano, lo que provoca que nuestra productividad disminuya.


 Cómo reducir el estrés laboral

  • Si sufres de estrés laboral, primero que nada te recomendamos hablarlo con tu jefe directo. Siéntate con él y exprésale cómo te sientes, seguramente podrán llegar a acuerdos favorables para los 2 donde los objetivos de la empresas pueden lograrse sin tanta presión para ti.
  • Organiza tus tiempos haciendo una lista de tus proyectos actuales y el tiempo estimado en que debes terminarlos. Así estarás más consciente de tus responsabilidades y no correrás el riesgo de olvidar algún evento importante.
  • ¡Aléjate del celular! Evita estar trabajando aún en tu tiempo libre y omite las llamadas o mensajes de trabajo durante tus horas no laborables, ya que no permiten que tu mente descanse, y el descanso es vital para seguir siendo productivos.
  • Participa en las actividades recreativas de tu empresa. Ahora con la Norma 035, algunas empresas organizan actividades de entretenimiento para sus empleados con la finalidad de conservar la salud y mejorar el clima laboral.

10 consejos para reducir el estrés laboral en tu empresa

Según el Instituto Mexicano del Seguro Social, el 75% de los mexicanos sufren de cansancio crónico a causa del estrés laboral.

Ahora con la nueva Norma 035 de la STPS, esperamos que esta cifra se reduzca lo más pronto posible y que poco a poco la cultura del bienestar psicológico en las empresas sea un hábito positivo para todos como sociedad.

Para más información sobre qué es el estrés laboral y personal, da clic aquí

Autor: Itzarih Sánchez

Si escribir mata de hambre, quiero morir como J. K. Rowling.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *