Mi ambiente de trabajo

Negocios en la oficina, ¿sí, no, cuándo, por qué?

Publicado

en

te explicamos las ventajas y desventajas de hacer negocios en la oficina

La tanda, las ventas por catálogo, los dulces, las apuestas, los desayunos, los préstamos de dinero… ¿has hecho o les has entrado a los negocios en la oficina?

De acuerdo con la Real Academia Española, «comerciar» significa «hacer negocios comprando o vendiendo o permutando géneros».

En el trabajo puede ser con unas cuantas personas de forma discreta, o con un número considerable de compañeros siendo totalmente público.

Entonces, es posible encontrarte con Marthita, la de los dulces; Juanito, el que organiza las tandas; Isabel, la de los catálogos; Pedrito, el de las quinielas, entre otros.

¿Es bueno, malo, intrascendente? Depende. Te explicamos cada uno de los escenarios:

¿Por qué la gente hace negocios en la oficina?

Información de la última Encuesta Nacional de Inclusión Financiera, realizada por el Inegi y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), mostró que únicamente el 4.6 % de los adultos ahorran de manera formal (en bancos) mientras que un 63 % prefiere hacerlo de manera informal en las famosas “tandas”, bajo el colchón o prestándole el dinero a sus familiares.

Así que una primera razón es la falta de confianza para dejar el cuidado del dinero en manos de una institución. Sin embargo, no es lo único.

Una encuesta realizada en nuestra bolsa de trabajo (OCCMundial) encontró que a 8 de cada 10 personas que trabajan no les alcanza lo que ganan actualmente.

Esto coincide con el documento Cultura financiera de los jóvenes de México, elaborado por Banamex y la UNAM, en donde 65 % de los encuestados dijo que a fin de mes no les sobraba nada de su sueldo o que incluso pedían prestado para cubrir sus gastos.

Así que ademas de la desconfianza en los bancos, una razón más cercana es que en realidad para muchas personas el sueldo que reciben no es suficiente. Es así que la gente decide hacer negocios en la oficina.

¿Por qué no deberías negocios en la oficina?

Como tal, no está prohibido por la ley. Pero cuando firmas un contrato de trabajo te comprometes a actividades de un puesto en el que no viene incluido promover productos con los compañeros.

Ahora bien, en donde sí puede estar censurado (y por escrito) es en el reglamento interno de tu empresa.

Es posible que lo hayas leído cuando ingresaste a la organización, aunque también puedes solicitarlo meses después al área de Recursos Humanos. Si es así, cuidado: se convierte en una causa para que, aunque tu desempeño sea el mejor de todos, la compañía pueda despedirte.

Ahórrate un disgusto.

¿Cuándo sería correcto andar organizando la tanda?

Fuera del horario laboral. Fuera de las instalaciones.

¿Imposible? Entonces a la hora de la comida, en un tiempo libre, pero en serio libre.

Se trata de que tu productividad no disminuya. ¿Qué es lo prioritario: tu puesto o el negocio?, ¿qué te afectaría perder más? Primero lo primero.

¿Por qué en la actualidad las personas le entran a las tandas?

Aunque parezca extraño, ahora mismo hay personas que le tienen más fe a otras personas antes que a un banco o institución financiera.

De algún modo, son tradición. 70% de las personas que participan en tandas lo hacen porque creen que es la única forma de ahorrar (Banamex).

A pesar de que en los últimos años han aparecido nuevas formas de ahorro o de inversión, las reservas existen por la poca información o simplemente miedo a que no funcione y en vez de ganar, se pierda dinero.

Con regularidad, cuando los compañeros de trabajo participan en este tipo de comercios informales es por los beneficios a corto plazo y por la confianza que puedan tener hacia una persona.

Ventajas de hacer negocios en la oficina

Para ser lo más imparciales posibles con este tema, te enlistamos las ventajas de este tipo de prácticas y más abajo diremos las cosas que no parecen tan agradables.

· Sin compromisos legales: todo depende más de la buena fe y amistad que hay entre unos y otros.

· Sin papeleos: algo que puede ser tan

· Una actividad ya conocida y reconocida (en el caso de las tandas o cajas de ahorro).

· Adquisición cómoda de productos: si no tienes tiempo o no sabes en dónde conseguir algo, que alguien más te lo ofrezca es una tranquilidad.

· Pagos “accesibles”: siempre tendrás oportunidad de platicar y acordar con las personas los montos que podrías destinar.

Desventajas de hacer negocios en la oficina

· De salir mal, puede afectar tus relaciones laborales y tu desempeño laboral (aunque creas que no).

· No hay una seguridad total con el dinero: son conocidas las historias de la persona que abandonó el trabajo y se llevó el dinero.

· Corres el riesgo de ser estafado.

· No hay una autoridad a la cual acudir si ocurre algún percance: podrías pensar que puedes ir con Recursos Humanos y exponer la situación, pero ellos mismos te dirían que no pueden ayudarte.

· En el caso de las tandas a largo plazo, el dinero se deprecia, en comparación con lo que ofrecen los bancos y otras instituciones de darte rendimientos (que sería bueno también platicar sobre eso).

Esperamos que esta información te ayude a tomar una mejor decisión si te invitan a hacer negocios en la oficina.