El maquillaje para el trabajo es uno de los dilemas más grandes que enfrentamos las mujeres. Pensamos que para lucir espectacular tenemos que invertir demasiado tiempo a esta actividad, y sí… regularmente eso es lo que sucede.

La mayoría de las mujeres se maquilla para diversas ocasiones, desde lo más cotidiano como ir al trabajo, hasta cuando tenemos algún evento o fiesta elegante.

Pero… ¿qué tipo de maquillaje usar para cada ocasión? Sin importar para qué ocasión se trate, por lo general nos maquillamos corriendo, con apenas el tiempo suficiente para quedar bellas y presentables.

Ese tiempo que dedicamos a maquillarnos se suma al tiempo que dedicamos a la elección del outfit, seguido de conseguir ese peinado que tanto nos gusta y que muchas veces no se logra en pocos minutos. Cuando sumas todos esos tiempos al resto de tus actividades, te darás cuenta de que casi no te queda tiempo para nada.

Es por ello, que el maquillaje para muchas, se ha convertido en una de las últimas prioridades en sus vidas, y es por ello que hoy te daré algunos tips que harán que esta actividad sea mucho más fácil y práctica para ti.

Espero que estos tips te permitan ver cómo -en poco tiempo- puedes  lograr ese look que tanto deseas para lucir increíble y no sólo para una fiesta de noche, sino en tu vida diaria.

 

Cómo elegir el mejor maquillaje para el trabajo

Primero que nada, es superimportante analizar y ubicar el tipo de ambiente y espacio en el que trabajas, pues de ello depende qué maquillaje para el trabajo uses. Quizá estás en un lugar cerrado, más serio, o quizá laboras al aire libre en un lugar más informal o casual.

Un maquillaje muy natural lucirá perfecto en cualquier ambiente laboral; sin embargo, muchas veces confundimos lo “natural” con ir casi sin productos, pero esto realmente no es así.

El maquillaje natural se basa en colores neutros, cubriendo las imperfecciones del rostro, (con la piel previamente hidratada) utilizando tonalidades beige o rosas claros. Los especialistas en maquillaje recomiendan aplicar una gota de iluminador a la base para dar el efecto de una piel más radiante.

 

Para crear un efecto muy natural en ojos, se recomienda el uso de sombras en la escala de colores nude, marrón, durazno, rosa o lavanda; así como aplicar el rubor desde el punto más alto de los pómulos hasta la parte externa del ojo, creando un trazo afilado y definido.

El corrector es uno de los productos clave, un verdadero aliado para cubrir esas pequeñas líneas de expresión y las tediosas ojeras. Aplícalo empezando con una capa muy ligera, de tal manera que sólo apliques lo necesario para no perder ese toque natural que buscas.

Otros 2 elementos clave son: el delineador de ojos y el rímel. Estos, serán tus aliados perfectos para destacar tus ojos y mirada, independientemente del color de sombras que elijas (de preferencia que sean más hacia los tonos nude que mencionamos anteriormente).

 

Para los labios… muchas veces caemos en el error de pensar que “cuanto más maquillados y llamativos llevemos los labios, estos lucirán mejor”, sin embargo, no es así. Al usar tonos neutros, puedes lucir muy bien arreglada y profesional, pero dejando en claro que es un look muy natural y fresco.

También puedes recurrir a algún gloss o brillo de color claro o incluso transparente, pero para el trabajo, evita los productos con glitter o demasiado brillo. Esos brillos siempre irán mejor para un look más coqueto, casual y divertido que el ambiente laboral.

Qué debes evitar al maquillarte para el trabajo

El empleo es una de las actividades que -por lo general- ocupa más tiempo y atención en tu vida. El saber qué tonos te quedan mejor, cómo combinarlos y aplicarlos, y lo más importante, saber en dónde usar qué y qué no te ayudará a ahorrar tiempo en el maquillaje y te permitirá lucir lo natural que quieras, pero radiante.

Los tonos más llamativos o combinaciones más cargadas, así como las bases más oscuras son preferibles para eventos más festivos, o más de tarde o noche.

Recuerda que si te maquillas para el trabajo como lo harías para una fiesta, podrías lucir demasiado artificial y fuera de lugar. En caso de duda, recuerda que: “menos es más”.

Al salir, no olvides llevar contigo una pequeña cosmetiquera con un gloss, delineador de ojos (si lo usas), rímel y rubor. No ocupará mucho espacio y te permitirá dar un ligero retoque a tu rostro en caso de que lo necesites.

Siguiendo estos fáciles tips no tendrás que invertir demasiado tiempo a la tarea de maquillarte, y lucirás muy natural, pero muy bien arreglada.

Por : Denise Kusher

 

Autor: Tuiris.com

Somos una comunidad digital con soluciones para tu vida diaria. Nuestro contenido es corto, fresco y fácil de digerir. Nuestro propósito, conectar contigo de una manera divertida pero con profundidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *