Me urge un superpoder

Desarrolla tu inteligencia emocional y mejora tu ambiente laboral

Publicado

en

La inteligencia emocional, percibir cómo nos sentimos y manejarlo de manera adecuada puede contribuir a un mejor rendimiento en la escuela o el trabajo.

Controla eficazmente las situaciones de crisis y estrés con estos consejos de OCCMundial acerca de la inteligencia emocional

El éxito profesional siempre irá acompañado de un factor indispensable en un negocio productivo: las relaciones laborales.

Cuando las cosas no marchan bien entre los elementos de un equipo de trabajo la rutina diaria se hace más difícil, la comunicación se entorpece, la productividad disminuye y las actividades cotidianas se convierten en motivo de mucho estrés.

¿Cuántos trabajadores han pensado seriamente en la posibilidad de dejar sus empleos por relaciones laborales tormentosas? Sin embargo, la idea tampoco es hacerse la víctima y pensar que todo fracaso depende de un mal jefe o compañeros conflictivos.

¿Es momento de cambiar de empleo? Lee 6 razones de peso para hacerlo

La habilidad de lograr integrarse de manera exitosa a un grupo de trabajo es algo que se puede trabajar de manera individual, y no es necesario esperar a que nuestro jefe, colegas o subordinados mejoren su actitud. Podemos empezar por nosotros mismos y obtener resultados.

En 1995 el psicólogo estadounidense Daniel Goleman publicó su libro Inteligencia Emocional e hizo popular este término para referirse a la capacidad de los individuos de regular sus emociones y mejorar sus habilidades sociales.

De acuerdo con Goleman existen 5 componentes de la Inteligencia Emocional en el trabajo:

1. Autoconocimiento. Es la habilidad de reconocer y entender tus estados de ánimo, emociones, motivaciones y comportamientos, así como el efecto que provocan en otras personas.

Cómo te ayuda: Si te concentras en identificar tus propias emociones tienes más herramientas para evitar situaciones incómodas, peleas, discusiones y desacuerdos.

2. Autorregulación. Es la capacidad de controlar nuestros impulsos y comportamientos negativos. Nos permite no dejarnos llevar por prejuicios y pensar antes de actuar.

Cómo te ayuda: Lograr dominar nuestras emociones nos permite sentirnos con mayor equilibrio y reaccionar de mejor forma a los eventos que se nos presentan.

3. Motivación. Lograr sentir una pasión por nuestro trabajo más allá del dinero o el estatus. Determinación para luchar por un objetivo con energía y perseverancia.

Cómo te ayuda: La motivación es la mejor arma contra la rutina, cuando logramos sentirnos motivados y amar nuestro trabajo somos más productivos.

4. Empatía. Es tan sencillo como ponerse en lo zapatos de la otra persona. Entender por qué la gente reacciona de una u otra forma para actuar de manera inteligente en nuestro trato con cada individuo.

Cómo te ayuda: Desarrollar esta habilidad nos permitirá poner a trabajar nuestra intuición para relacionarnos con los otros.

5. Habilidades Sociales. Capacidad de establecer buenas relaciones sociales a través de una comunicación efectiva.

Cómo te ayuda: Una vez que logras establecer relaciones sociales exitosas en el trabajo, se fortalece la comunicación, se establecen acuerdos más fácilmente y se beneficia nuestra capacidad de liderazgo.

Tener relaciones laborales sanas es tan importante como las familiares y personales. Esfuérzate por cultivar relaciones productivas en el trabajo, ya que los conflictos en la oficina afectan nuestro desempeño e incluso nuestro futuro profesional.

Más empresas se interesan en contratar a personas con niveles altos de Inteligencia Emocional, ya que estarán mejor preparados para enfrentar situaciones de crisis, trabajar en equipo y dominar el estrés, así que ocúpate por mejorar esta área de oportunidad.