Es muy probable que alguna vez te encuentres vacantes de empresas fantasma, eso no podemos evitarlo. Lo que sí podemos hacer es decirte cómo reconocerlas y no caer en ellas.


Estás buscando tu primer empleo y encuentras una vacante como caída del cielo:

· Experiencia no necesaria
· Medio tiempo
· $10,000 mensuales

Incluso hasta te muestran un número de celular para contactarlos por WhatsApp, ¡qué genial!

Justo eso es lo que piensas al encontrar una vacante fraudulenta. Y aunque no lo creas, muchos de nosotros hemos caído ante esta situación sin saber que se trata de un fraude.

Algunos se dan cuenta antes de asistir siquiera a la entrevista, por lo cual lo único que les pasa es la decepción momentánea, pero otras personas sí que caen en toditas las mentiras y cuando menos se dan cuenta ya están trabajando ahí.

Otras simplemente pierden el tiempo que le dedicaron al asistir a aquellas “oficinas” o, peor aún, pierden el dinero que gastan cuando creen que es para un conseguir un trabajo mejor.

Las empresas fantasma son aquellas organizaciones con fines de lucro que no cuentan con una constitución legal, no poseen un domicilio fijo y operan en impunidad.

Modus operandi de empresas fantasma

Las empresas fantasma tratan de llegar a sus víctimas con anuncios de empleo muy atractivos a través del periódico, volantes repartidos por las calles o Internet.

Una vez que los candidatos se comunican con los reclutadores de dichas vacantes, les agendan una cita inmediata; es decir, ese mismo día pero más tarde o al día siguiente a primera hora (nótese la calidad de urgencia).

Cuando el medio de contacto es Internet, minutos después de postularte a sus vacantes, recibes un correo donde te mandan todos los datos de la cita: fecha, hora dirección y teléfono.

En la entrevista no te dan mayor detalle de lo que vas a hacer o más detalles sobre el puesto en el que te estás postulando, lo importante para ellos es que aceptes quedarte a una  “capacitación” en ese momento, es ahí donde comienza lo feo.

Resulta que más que una capacitación se trata de una plática motivacional, que conforme va avanzando se convierte en un curso de ventas en donde, para este momento todavía, tú eres el cliente.

¿Por qué?

Resulta que algunas de estas empresas fantasma te animan a invertir en perfumes u otro producto con la promesa de que dependiendo la cantidad de productos que les compres obtendrás el puesto que deseas.

Empresas Fantasma

Tipos de empresa fantasma

1. “¡Trabaja en el extranjero!”.

Estas ofertas de empleo son principalmente para trabajar como cuidador de niños en otro país a cambio de pagar una suma de dinero antes del viaje. Posteriormente, piden dinero para “gastos administrativos” a través de plataformas que no permiten tener un registro del dinero.

2. Correos electrónicos spam.

Se presentan ofertas de trabajo de empresas fantasma en tu carpeta de spam de correo electrónico. Si el candidato acepta, en seguida le solicitan una cómoda cantidad de dinero para unos supuestos gastos de contrato o envío de material para trabajar. Tras el depósito, la empresa desaparece.

3. “Llena encuestas desde tu casa”.

Estas ofertas laborales suelen darse mucho en Internet. La estrategia es ofrecerte un trabajo desde la comodidad de tu casa, llenando encuestas nada más. Pero obviamente el envío de esas encuestas no es gratis, tienes que pagar para que te envíen la lista.

4. “Gana más de $10,000 al mes fabricando productos desde casa”.

El dinero que solicitan es para el material con el que fabricarás dichos productos que serán vendidos para la empresa. Con el tiempo, el afectado se da cuenta que no ha hecho más que comprar un material inútil sin ver ganancia alguna.

También te puede interesar: 7 datos que debes investigar de una empresa antes de tu entrevista



Ten cuidado y no caigas en este tipo de empresas fantasma 

Autor: Itzarih Sánchez

Si escribir mata de hambre, quiero morir como J. K. Rowling.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *