Y ya queremos que sea diciembre… de nuevo

Pasó Nochebuena, Navidad, Nochevieja, Año Nuevo y Reyes Magos, lo que significa la temible llegada de la cuesta de enero. Es época en la que, por alguna extraña, confusa e inexplicable razón, el dinero te rinde menos. Ni siquiera vale la pena quebrarse la cabeza tratando de recordar en qué pudimos derrochar de más el dinero.

Lo importante es concentrarnos en cómo resistir a la temporada del cochinito flaco, por lo que te dejo una pequeñas recomendaciones que te ayudarán a ajustar algunos gastos.

1. Prepara tu comida con anticipación
Sí, sabemos que en ocasiones puede ser muy difícil o complicado hacernos un espacio para cocinar nuestros alimentos del día siguiente, pero hacerlo puede significar un gran ahorro para el bolsillo.

2. Evita las botanas o gastos hormiga en la oficina
Por más que se te antojen unos cacahuates o chocolates, evítalos. Quizá el antojo sea mucho, pero estos son de los gastos que más merman tus ingresos.

3. Usa el transporte público
Sabemos que prefieres la comodidad de tu automóvil, pero usar 1 o 2 días el Metro, Metrobús o camión podrían ayudarte a reducir tus gastos; incluso caminar distancias no muy largas en lugar de tomar un taxi, además es bueno para la salud

4. Compra sólo lo necesario
Ver la chamarra que tanto querías o el par de zapatos más increíbles con 40% de descuento puede ser muy tentador… ¡aléjate de la zona de rebajas! Evita las compras innecesarias o impulsivas.
Lo importante es sobrevivir a la cuesta, no endeudarte más; por lo que lo ideal es que primero adquieras las cosas necesarias, ya después podrás aprovechar la rebajas. Recuerda que en febrero y parte de marzo todavía están.

Espero que estos consejos te sean de utilidad, no olvides que de peso en peso se llena el cochinito.

Autor: Verónica González

Escribo porque ser Maestro Pokémon no era una opción. Cualquier parecido con la ficción, es mera realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *