¿Necesito otro trabajo?

4 razones para tomar vacaciones ¡ahora!

Publicado

en

razones-para-tomar-vacaciones-en-el-trabajo[2]

Gracias a la última encuesta realizada por OCCMundial supimos que 6 de cada 10 profesionistas mexicanos no tomaron vacaciones en este verano.

Las razones fueron variadas: desde los pocos días disponibles para descansar hasta el poder adquisitivo que les impidió salir fuera de su lugar de residencia.

Despejarse de la rutina y de las ocupaciones diarias, más que un privilegio, es una necesidad física y psicológica. Por algo es una prestación de ley a la que tiene derecho todo trabajador.

Si aún tienes pendientes algunos días de descanso, es un buen momento agendarlos.

Estas son cuatro razones de por qué tomar vacaciones impulsará tu vida laboral:

Mejoras tu salud

Probablemente es el motivo más efectivo para ausentarse del empleo por un lapso. Si a diario estás expuesto a altos niveles de estrés, te sientes agotado o comienzas a mostrar problemas para concentrarte y dormir, lo mejor será brindarte un respiro y desconectarte de todas las labores. Tu organismo lo agradecerá.

Renuevas tu creatividad y productividad

Robert Kriegel, autor del libro How To Succeed In Business Without Working So Damn Hard, menciona que muchas de las mejores ideas que tienen las personas suceden fuera de su horario de trabajo. Y es posible: hacer una pausa entre todo el ajetreo cotidiano ayuda a ordenar el pensamiento. De acuerdo con el portal Business Insider, el 34 % de los empleados que regresan de vacaciones son más productivos.

Adquieres nuevas experiencias

Esta es una razón más personal que profesional: te das la oportunidad de conocer nuevos lugares, un ritmo de vida distinto, nuevos hábitos, etcétera. Todo eso que has dejado pendiente por hacer o experimentar, y que no puedes realizar por estar apurado en cumplir con tus obligaciones, lo puedes llevar a cabo en ese tiempo de reposo.

Aprendes a delegar responsabilidades

Si tus vacaciones siguen esperando porque trabajas de sol a sol, todos los días de la semana, y aún tienes decenas de tareas por entregar, es hora de confiar en tus compañeros, jefes y subalternos para hacerse cargo de esas responsabilidades. Ser workaholic (adicto al empleo) es una enfermedad potencialmente peligrosa, que de ninguna forma traerá beneficios a corto, mediano o largo plazo.

Como verás, tomar vacaciones va más allá de no acudir al empleo por unos días. Descansar es benéfico tanto en el plano individual como corporativo.

Una persona relajada siempre tendrá una gran actitud para sus funciones y más imaginación para resolver los problemas que se le presenten. ¿Y a qué empresa no le atrae un colaborador así?