Coaching profesional

¿Cómo aprender a no sentirse indispensable?

Publicado

en

sentirse-indispensable-occmundial

Si crees que eres indispensable en un empleo, puedes estar muy equivocado. Sentirse indispensable por lo bien que haces tu trabajo o por cómo te llevas con todos, puede ser un error.


A todos nos agrada la idea de ser necesarios en un trabajo. Sin embargo, no siempre esto es bueno y, peor aún es, creerse indispensable sin serlo. Cuando alguien se siente así y muy seguro de que seguirá en la empresa pase lo que pase, por lo general comienza a bajar su nivel de desempeño, se ve afectada su responsabilidad y poco después comienzan las llamadas de atención.

Ten muy presente que un puesto de trabajo puede llegar a desaparecer por diferentes razones, sin importar que sea muy necesario o no para el objetivo que fue creado. Éstas razones no siempre tienen que ver con tu desempeño o con lo bien que te llevas con todos, pueden ser de índole económica o estratégica.

Cómo evitar sentirse indispensable en el trabajo

Es importante aprender a evitar sentir que eres indispensable y comenzar a tener mejores hábitos:

1. Sé empático

Cuando muestras empatía con tus compañeros y te pones en el lugar de los demás, te das cuenta que cada uno hace su mejor esfuerzo y que no sólo tú estás dando lo mejor de ti. Analiza que los otros puestos también son de mucha importancia, incluso acércate a ellos y aprende un poco más, esto te ayudará a tener más conocimientos y fortalecerás relaciones.

2. No seas egoísta

Si empiezas a sentirte más que los demás, dejas de compartir tus conocimientos o incluso nunca los has compartido, sólo te saboteas a ti mismo. ¿Por qué tienes que ser así? cuando dos mentes brillantes se unen pueden crear cosas maravillosas. Mejor comparte un poco de lo que sabes con tus compañeros. Así  ellos te podrán dar una pequeña retroalimentación y tal vez tu proyecto o idea tenga mejores resultados.

3. Crea un equilibrio

Si piensas que llegar muy temprano y salir muy tarde de la oficina te convertirá en alguien indispensable, no es así. Lo único que estás haciendo es afectar tu vida personal. Tu jefe no te dará bonos extras por hacer algo que tienes que hacer en las horas establecidas de trabajo, tampoco te subirá el sueldo o te dará un ascenso. Y si lo hace por estas razones, entonces puedes despedirte de tu vida personal y tiempo libre.

Crea un equilibrio que te permita realizar todas tus actividades dentro de la jornada laboral y así, al término del trabajo, puedes dedicarte por completo a tus actividades personales.

4. Aprende a decir que no

Nunca negarte a nada podría terminar jugando en tu contra al tener que hacer más de lo que eres capaz. Esto daría entrada a que desempeño baje y posiblemente tus actividades se vean afectadas. Lo mejor que puedes hacer es, seleccionar el trabajo que creas conveniente que podrás realizar sin afectar lo demás.

El decir que sí a todo, no te garantizara que te conviertas en alguien indispensable, al contrario, podrás cometer errores y eso hará que empiecen a dudar sobre tus capacidades.

 

5. Valioso o indispensable

Cuando aprendas a diferenciar estas dos definiciones probablemente tu perspectiva cambiará.

Ser valioso es que tus acciones o trabajo se considere de alta importancia, sean tan codiciados y además sean muy bien remunerados. Una persona valiosa sabrá priorizar las peticiones y el trabajo para adaptarlo al ritmo que le convenga.

En cambio una persona indispensable se caracteriza por ser alguien totalmente leal y fiel a lo que crea conveniente, pero aquí puede caer en la vulnerabilidad y el afán de ser totalmente indispensable pues puede crear que la gente solamente lo utilice y nunca reconozcan sus habilidades.

Ahora recuerda que existen miles de personas con un perfil similar al tuyo que posiblemente pueda cubrir tu puesto. No dejes que eso te pase y si estás sintiendo que te vuelves indispensable, empieza a cambiar esos hábitos y mejor conviértete en una persona valiosa.


También puedes leer: ¿Cómo ser feliz en tu trabajo (incluso si no te gusta)?