#TrendingTopics

10 mitos sobre el Coronavirus: ¡No creas todo lo que lees!

Publicado

en

La falsa información sobre la COVID-19 (Coronavirus) ha creado pánico entre la población mundial. Te contamos algunos rumores y las verdades sobre esta nueva enfermedad infecciosa. 

Durante estos meses hemos visto circular en redes sociales e Internet información falsa que sólo alarma y preocupa a la población.

Desde finales de 2019, han sido muchos los rumores: que si no tiene cura, que si la gente se está muriendo, que si se transmite por el aire, que debemos usar cubrebocas, etc.

Te contamos realmente qué cosas son falsas y qué es verdad sobre este nuevo virus, basados en datos de la Organización Mundial de la Salud y CDC.

Mitos y realidades sobre el Coronavirus (COVID-19)

Mito 1: El Coronavirus es mortal y no tiene cura. Cualquiera puede morir.

Realidad:

La tasa de mortalidad es del 3.5%.  La mayoría de las personas que se contagian presentan síntomas leves y moderados, similares a los de la influenza, pero con tratamiento y cuidados logran recuperarse.

Recuerda que los síntomas más comunes son tos, dolor de garganta, dolor de cabeza, fiebre, dificultad para respirar, entre otros.

Las personas más susceptibles y que llegan a presentar complicaciones son las que tienen un sistema inmune débil, enfermedades crónicas, los adultos mayores a 70 años y los niños.

Mito 2: Debemos vacunarnos contra la influenza para evitar el Coronavirus

Realidad:

Sabemos que las vacunas son muy importantes para evitar enfermedades pero el COVID-19 necesitaría de su propia vacuna, la cual, aún no existe. Sin embargo, es una medida que muchos países están tomando en cuenta. 

Aunque siguen las investigaciones, podría pasar más de un año para que alguna vacuna esté disponible para los seres humanos.

Mito 3: El Coronavirus está en el aire y puedo enfermarme al respirar

Realidad:

Este nuevo tipo de virus se transmite de persona a persona, es decir, si tienes contacto cercano con una persona infectada al estornudar, toser o si tocas alguna superficie contaminada por el virus y luego te tocas la boca, nariz u ojos.

Mito 4: Si uso un cubrebocas me protegeré del Coronavirus

Realidad:

Si estás sano, no necesitas usar cubrebocas o máscara quirúrgica. Te recordamos que la mejor medida de prevención es lavarse las manos frecuentemente.

Los cubrebocas o mascarillas deben ser utilizadas solamente por personas con alguna infección respiratoria y/o por el personal de salud. 

Mito 5: Puedo contagiarme si recibo paquetes del extranjero

Realidad:

El virus no sobrevive mucho tiempo en objetos como paquetes o cartas, por lo que no corres ningún riesgo si haces compras por Internet o te envían algo desde China, Japón, Italia o algún otro país.

Mito 6: El ajo o los antibióticos pueden evitar que me contagie

Por más beneficios para la salud que contengan ciertos alimentos o vitaminas, no hay evidencia de te protejan de este nuevo tipo de virus.

Los antibióticos atacan a las infecciones bacterianas, no a los virus como el COVID-19.

Mito 7: Los gatos o perros pueden transmitir el Coronavirus

Tampoco hay evidencia de que las mascotas transmitan esta enfermedad.

Aunque te recomendamos que mantengas una buena higiene con tus perros y gatos y te laves frecuentemente las manos para evitar cualquier tipo de enfermedad.

Mito 8: El Coronavirus sólo afecta a las personas mayores

Este nuevo tipo de virus puede entrar al sistema de cualquier ser humano, sin importar la edad, género o estado de salud.

Es verdad que los adultos mayores a 70 años, las personas con enfermedades crónicas y los niños son los que pueden sufrir mayores complicaciones, por lo que hay que estar pendientes en estos sectores de la población.

Mito 9: El calor o el frío mata al virus 

Realidad:

No hay suficiente evidencia de que esto suceda al 100%.

La mejor forma de  prevenir el virus es mediante agua y jabón, lavándote muy bien las manos frecuentemente.

Mito 10: El Coronavirus se transmite por picaduras de mosquitos

Realidad:

El virus se transmite de persona a persona y no mediante picaduras de mosquitos u otro insecto. 

Recuerda que lo más importante es adoptar las medidas de prevención y en caso de tener algún síntoma, acudas al médico inmediatamente.

 

 

#TrendingTopics

¿Cómo hacer una infografía? Elementos, usos y ejemplos

Published

en

como-hacer-una-infografía

Las infografías son herramientas que te permiten mostrar cierta información o datos de una forma relevante, entretenida, resumida y creativa. Te decimos cómo hacer una infografía.

¿Qué es una infografía?
¿Para que sirve una infografía?
¿Qué elementos debe tener una infografía?
¿Cómo hacer una infografía?
Ejemplos de Infografías

¿Te ha pasado que quieres mostrar cierta información pero no se te ocurre cómo hacerlo de forma creativa y que llame la atención?

O tal vez esa información es compleja, extensa o aburrida y quisieras darle ese toque de interés para que tu receptor la entienda y la recuerde: La infografía es tu herramienta en estos casos.

¿Qué es una infografía?

Una infografía es una representación visual y recopilación de cierta información o datos para mostrarla de forma resumida y entendible mediante imágenes, gráficos, diagramas y textos cortos.

Es una herramienta que se utiliza para resumir información compleja, extensa o de poco interés para hacerla más entendible.

¿Para qué sirve?

Casi todos lo seres humanos somos visuales, es decir, recordamos más las imágenes que nos impactan y nuestro cerebro es capaz de recordar ciertas formas, colores o diseños de manera más fácil.

Una infografía combina todos esos elementos junto a la información que se espera que recordemos gracias a que tiene un formato más amigable y resumido.

Podemos utilizar una infografía para:

  • Resumir o explicar cierto tema
  • Hacer más amigable y entendible un tema complejo
  • Presentar algún tema académico
  • Resumir un libro, publicación o informe
  • Presentar los resultados de alguna investigación, estudio, encuesta o análisis
  • Informar de alguna problemática social
  • Crear conciencia sobre algún problema ambiental
  • Presentar alguna marca, empresa, producto o servicio.
  • Presentar o recordar algún personaje, histórico o del presente.

Como ves, la infografía nos sirve en cualquier industria, sector, carrera o área en la que te desempeñes.

¿Qué elementos debe tener?

Como su nombre lo dice, una infografía se compone de: información y gráficos.

Tomando en cuenta sus elementos, el creador de infografías es libre de diseñar, acomodar y elegir la información para realizar su mensaje visual: Diagramas, vectores, fotos, animaciones, texto, colores, números, etc.

Sin duda, los elementos más importantes que debe tener una infografía es la creatividad y el contenido. Fuera de eso, no hay reglas establecidas para el diseño, número de elementos o colores.

Una infografía creativa, única, bien diseñada y ejecutada puede ser la mejor herramienta para que nuestro mensaje llegue al público objetivo. Aún así, recuerda que lo importante es el contenido y la forma en que lo presentas para que se entienda.

¿Cómo hacer una infografía?

Hacer una infografía puede ser muy intuitivo, sin embargo, de damos 10 pasos básicos para que te guíes y no te pierdas en el camino.

Define el tema

Debes elegir un tema en específico. Es muy poco probable que incluyas distintos temas en una infografía y puedas resumirlos.

Te recordamos que una infografía debe contener poco texto, con palabras clave o información resumida.

¿Hablarás de animales? trata de reducirlo a animales marítimos, lagartos, en peligro de extinción, etc.
¿Hablarás de enfermedades? Trata de reducir tu tema a enfermedades del corazón, del cerebro, etc.

Investiga tus datos

Es uno de los pasos más importantes. Debes investigar a profundidad sobre el tema que quieres exponer.

Tu información debe ser verdadera, creíble, interesante y comprobable. Verifica los datos y siempre cita tus fuentes en la infografía.

Organiza tu información

Esta es uno de los pasos más difíciles: elegir, resumir y organizar tu información.

Recuerda que debes elegir los puntos más importantes de tu tema y organizar los datos de acuerdo a cómo los quieras presentar en tu infografía.

Define un objetivo o propósito

¿Qué finalidad buscas con tu infografía? ¿Informar, crear conciencia, presentar una persona,?

Debes elegir un objetivo y basarte en ello para acomodar tu información y elegir los gráficos que vayas a colocar.

El mensaje debe ser claro: debes de contar una historia coherente. Recuerda que el diseño y la creatividad se basan en la información y el objetivo que tengas.

Elige un estilo

Depende del tema, puedes elegir un estilo para diseñar o colocar tus gráficos.

Si es un tema médico y serio, no podrías colocar vectores o personajes cómicos. Si presentas algún personaje de comedia, los gráficos no deberan ser tan serios o de colores neutros.

¡Diseña!

Si no tienes ni idea de cómo diseñar, en internet hay algunas páginas con plantillas incluso para que puedas comenzar con tu diseño de infografía.

Te recomendamos utilizar las gratuitas como Canva, Infogram, Pixlr, por mencionar algunas.

Revisa y confirma

Una vez que hayas terminado tu infografía, revísala varias veces. Tanto la información, la ortografía, los gráficos, la coherencia, etc.

Hazte estas preguntas: ¿Realmente es amigable a la vista?, ¿se entienden los datos?, ¿llama la atención?, ¿la tipografía es fácil de leer?, y lo más importante, ¿la compartirías en redes sociales?

Haz pruebas

Ántes de publicarla o exponerla en el medio objetivo, prueba enviándola o mostrándola a tus amigos cercanos o familiares y haz que respondan las preguntas del punto anterior.

Si no la entienden a la primera, te preguntan demasiadas cosas o te comentan que alguna imagen no es agradable, es momento de cambiar algo.

Elimina o añade información

Una vez echas las pruebas con otras personas sobre tu infografía, se vale eliminar o añadir datos e información que no habías contemplado, ¡pero no demasiada!

Otros puntos importantes:

  • La tipografía es básica. Recuerda que debe ser legible y entendible.
  • No sobrecargues de información. Trata de resumir tus datos lo más que puedas
  • Descansa algún tiempo. Hacer una infografía puede tomarte hasta horas o días; descansa y después de un tiempo regresa a revisarla con la mente relajada.
  • Los colores son importantes. No deben ser tan llamativos, fosforescentes o que lastimen la vista de las personas. Te recomendamos que no excedas más de 3 o 4 colores base.
  • ¡Vuelve a revisar la información! Verifica tus fuentes, ortografía, ritmo, objetivo y todo lo que ya te comentamos en puntos anteriores.

Además de estas recomendaciones, no tengas miedo de experimentar, poner, quitar y divertirte haciendo una buena infografía que cumpla el objetivo que buscas.

 

 
 
 
 
 
Ver esta publicación en Instagram
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

 

Una publicación compartida de OCCMundial (@occmundial)

Seguir leyendo

#TrendingTopics

Incrementa las ventas de tu negocio con estas estrategias

Published

en

Estrategias de marketing para pymes

Cuando decides emprender o ya eres dueño de tu propio negocio, es importante que tengas un plan de acciones, es por eso que te daremos algunas estrategias de marketing para pymes que te serán de mucha utilidad.

Índice de contenidos:

¿Qué son las estrategias de marketing para pymes?
Estrategias de marketing para pymes
¿Por qué es importante contar con una estrategia de marketing?

Las pequeñas y medianas empresas suelen contar con recursos más limitados, en comparación con los grandes consorcios, sin embargo, el marketing es una de las mejores opciones para impulsar tu producto o servicio, además de que puede adaptarse a tus necesidades.

¿Qué son las estrategias de marketing para pymes?

Las estrategias de marketing para pymes son una serie de pasos y opciones a seguir para lograr impulsar diferentes rubros de nuestra empresa, desde ventas en línea, dar a conocer el servicio o producto hasta el reconocimiento de la marca.

Éstas deben ser diseñadas de acuerdo al alcance de la empresa, sus posibilidades, su producto y, sobre todas cosas, de acuerdo al público al que está dirigido lo que ofrece la compañía.

La finalidad del marketing es poder entender al público objetivo y de esta forma encontrar las mejores formas de comercializar un producto y así satisfacer una necesidad.

Estrategias de marketing para pymes

Conocer a tu público objetivo.

Lo primero que necesitas es saber a quién le quieres vender tu producto, a quién le interesa lo que puedes ofrecer, por ejemplo: si eres fotógrafo profesional, sería buena idea buscar parejas que van a casarse o quinceañeras, que suelen ser los principales clientes de estos servicios.

Conocer tu producto.

Puede sonar un poco obvio, pero es vital conocer cada detalle de lo que estás ofreciendo, sus puntos fuertes, sus beneficios, su diferenciador en el mercado y, por supuesto, sus áreas de oportunidad.

Buscar una forma de diferenciarte.

Desde la presentación de tu servicio o producto, un algo extra que incluyas o algo único que contenga que haga que tu empresa y tu producto sobresalgan del resto de la competencia.

Tener presencia en redes sociales.

Actualmente si no estás en Facebook, Instagram o Youtube, ¡es como si no existieras!
Por eso importante tener presencia en los canales más importantes y los más utilizados por nuestro público objetivo, por ejemplo, Facebook es una de las redes más importantes, y es necesario contar con un perfil ahí, pero quizá tu público se encuentra más en instagram o, incluso, TikTok, por lo que sí o sí tienes que contar con una cuenta en esas redes. 

Solicitar comentarios/calificación.

Aunque hay que tener mucho cuidado con esto, ya que puede ser un arma de dos filos, sin embargo, si tu producto/servicio y tu atención a clientes es buena, éste paso servirá para que más personas se animen a comprar lo que ofreces.

Brindar buena atención a los clientes.

Uno de los factores más importantes para que un negocio prospere son sus clientes, por eso la forma en la que los tratas, cómo lo apoyas, la forma en la se le brinda información o cómo se da una solución; todo influye para crear una relación con los consumidores y dejar una buena impresión que los invite a volver contigo.

Crear un equipo de trabajo.

Quizá al principio no resulte o parezca tan sencillo, especialmente cuando vas iniciando tu negocio, pero, al menos, es recomendable acudir con un especialista para que te asesore y con el tiempo ir armando tu propio equipo de trabajo para generar estrategias más personalizadas y específicas para lograr los diferentes objetivos y metas que te establezcas. 

Comunícate con ellos.

Usa las diferentes herramientas que te brinda el marketing digital: el mailing, las campañas digitales, y más; de esta forma podrás mantener informados a tus clientes de novedades, promociones, lanzamientos, etc. Además, las redes sociales son perfectas para mantener comunicación constante con los usuarios y puedes generar diferentes estrategias: para informar, para posicionar tu marca, para asesorar o, incluso, para motivar a la compra de tu producto o servicio.

Ofrece un plus.

Dependiendo del giro de tu negocio puedes agregar a los pedidos de productos o servicios un extra; por ejemplo: si te dedicas a la venta de cosméticos, en cada pedido puedes agregar un accesorio o una pequeña muestra de otro producto. 

Esto no solo servirá para dar una buena impresión en tus clientes, también te ayudará a promocionar otros productos que, a futuro, podrían convertirse en venta.

Programas de lealtad.

Bien llevados, puede ser una gran estrategia, solo debes poner especial atención en elaborar un programa que vaya de acuerdo a tu negocio, tu tipo de clientes y a los objetivos que te has marcado.

Puede ser desde un programa de descuentos, de puntos o compras acumuladas. La finalidad es buscar una idea que sea ganar-ganar.

¿Por qué es importante contar con una estrategia de marketing?

Actualmente, con tanta competencia y con anuncios bombardeándonos constantemente, los usuarios tienen tantas y tan diferentes opciones en el mercado que es difícil que elijan tu marca sin que antes les hayas dicho porqué. 

Es muy difícil –mas no imposible– que un producto se venda solo; la mayoría de las veces suele estar acompañado de un sinfín de estrategias para poder posicionarse. 

¿Cuántos buenos productos has visto desaparecer por falta de ventas? Pues sí, muchas veces es porque no se tuvo una estrategia de marketing adecuada, por lo que no llegó al público correcto, no se promocionó en los lugares y adecuado y, por ende, no logró las metas de ventas.

La estrategia de marketing debe estar diseñada para eso: impulsar el producto o servicio para que éste logre generar ganancias. 

Por eso, cuando te plantees iniciar un negocio o deseas incrementar tus ventas, crea una estrategia de marketing primero, eso te ayudará a lograr lo demás.

Seguir leyendo

¿De aquí a dónde?

Carreras mejor pagadas en México: el top 10 de 2021

Published

en

¿Quieres saber cuáles son las carreras mejor pagadas en México? ¡Aquí te contamos todo lo que necesitas saber! (más…)

Seguir leyendo