La falsa información sobre la COVID-19 (Coronavirus) ha creado pánico entre la población mundial. Te contamos algunos rumores y las verdades sobre esta nueva enfermedad infecciosa. 

Durante estos meses hemos visto circular en redes sociales e Internet información falsa que sólo alarma y preocupa a la población.

Desde finales de 2019, han sido muchos los rumores: que si no tiene cura, que si la gente se está muriendo, que si se transmite por el aire, que debemos usar cubrebocas, etc.

Te contamos realmente qué cosas son falsas y qué es verdad sobre este nuevo virus, basados en datos de la Organización Mundial de la Salud y CDC.

Mitos y realidades sobre el Coronavirus (COVID-19)

Mito 1: El Coronavirus es mortal y no tiene cura. Cualquiera puede morir.

Realidad:

La tasa de mortalidad es del 3.5%.  La mayoría de las personas que se contagian presentan síntomas leves y moderados, similares a los de la influenza, pero con tratamiento y cuidados logran recuperarse.

Recuerda que los síntomas más comunes son tos, dolor de garganta, dolor de cabeza, fiebre, dificultad para respirar, entre otros.

Las personas más susceptibles y que llegan a presentar complicaciones son las que tienen un sistema inmune débil, enfermedades crónicas, los adultos mayores a 70 años y los niños.

Mito 2: Debemos vacunarnos contra la influenza para evitar el Coronavirus

Realidad:

Sabemos que las vacunas son muy importantes para evitar enfermedades pero el COVID-19 necesitaría de su propia vacuna, la cual, aún no existe. Sin embargo, es una medida que muchos países están tomando en cuenta. 

Aunque siguen las investigaciones, podría pasar más de un año para que alguna vacuna esté disponible para los seres humanos.

Mito 3: El Coronavirus está en el aire y puedo enfermarme al respirar

Realidad:

Este nuevo tipo de virus se transmite de persona a persona, es decir, si tienes contacto cercano con una persona infectada al estornudar, toser o si tocas alguna superficie contaminada por el virus y luego te tocas la boca, nariz u ojos.

Mito 4: Si uso un cubrebocas me protegeré del Coronavirus

Realidad:

Si estás sano, no necesitas usar cubrebocas o máscara quirúrgica. Te recordamos que la mejor medida de prevención es lavarse las manos frecuentemente.

Los cubrebocas o mascarillas deben ser utilizadas solamente por personas con alguna infección respiratoria y/o por el personal de salud. 

Mito 5: Puedo contagiarme si recibo paquetes del extranjero

Realidad:

El virus no sobrevive mucho tiempo en objetos como paquetes o cartas, por lo que no corres ningún riesgo si haces compras por Internet o te envían algo desde China, Japón, Italia o algún otro país.

Mito 6: El ajo o los antibióticos pueden evitar que me contagie

Por más beneficios para la salud que contengan ciertos alimentos o vitaminas, no hay evidencia de te protejan de este nuevo tipo de virus.

Los antibióticos atacan a las infecciones bacterianas, no a los virus como el COVID-19.

Mito 7: Los gatos o perros pueden transmitir el Coronavirus

Tampoco hay evidencia de que las mascotas transmitan esta enfermedad.

Aunque te recomendamos que mantengas una buena higiene con tus perros y gatos y te laves frecuentemente las manos para evitar cualquier tipo de enfermedad.

Mito 8: El Coronavirus sólo afecta a las personas mayores

Este nuevo tipo de virus puede entrar al sistema de cualquier ser humano, sin importar la edad, género o estado de salud.

Es verdad que los adultos mayores a 70 años, las personas con enfermedades crónicas y los niños son los que pueden sufrir mayores complicaciones, por lo que hay que estar pendientes en estos sectores de la población.

Mito 9: El calor o el frío mata al virus 

Realidad:

No hay suficiente evidencia de que esto suceda al 100%.

La mejor forma de  prevenir el virus es mediante agua y jabón, lavándote muy bien las manos frecuentemente.

Mito 10: El Coronavirus se transmite por picaduras de mosquitos

Realidad:

El virus se transmite de persona a persona y no mediante picaduras de mosquitos u otro insecto. 

Recuerda que lo más importante es adoptar las medidas de prevención y en caso de tener algún síntoma, acudas al médico inmediatamente.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *