Iniciar una nueva etapa no es tan difícil como imaginas. Te damos algunos tips para renunciar a tu trabajo y buscar algo mejor.

“La renuncia es el acto voluntario de un empleado de dejar su trabajo actual. Generalmente se notifica con tiempo de anticipación para que la empresa pueda sustituir al elemento.”

Renunciar es una decisión importante que debe planearse de forma cuidadosa. Debes tener al menos una buena razón para hacerlo; poco crecimiento laboral, bajo sueldo, mal ambiente laboral o algún otro motivo personal.


Sea cual sea la razón el siguiente paso debe ser algo mejor:  emprendimiento u otro gran trabajo. Entrevistamos a una persona de Recursos Humanos y nos dio estos tips para hacerlo como se debe:

1.- Haz una estrategia

Tu estrategia de renuncia tiene que ver con varias cosas: la forma de comunicarlo, la fecha de salida y lo que harás antes de ese último día de trabajo.

Te recomendamos que notifiques tu salida hasta con 3 o 2 semanas mínimo de anticipación. Eso te hará ver como una persona responsable y agradecida con la empresa, tu jefe y tus compañeros de trabajo.

“Muchas renuncias se hacen por un enojo o impulso. Esta decisión es tan importante como la de terminar con tu pareja, a final de cuentas hay una ruptura y es un proceso difícil. Imagina que despiertas al siguiente día y te das cuenta de que tal vez cometiste un error. No hay vuelta atrás”.

2.- Habla con la verdad y sin rodeos

El mejor amigo del profesionalismo es la verdad, así que renuncia de la forma más profesional que puedas.

La primera persona con la que debes hablar es con tu jefe directo,  expresando de forma correcta, respetuosa y honesta tus razones.

Los mejores argumentos para renunciar son:

“Estoy agradecido contigo y con la empresa pero es momento de crecer profesionalmente”

“He aprendido mucho aquí pero necesito explorar y tener nuevos retos”

“Esta es una gran empresa pero necesito _________” (Inserta aquí tu verdadera razón: ganar más, salir de tu zona de confort, otras actividades, etc.)

Siempre hay un argumento positivo y de agradecimiento hacia tu actual trabajo, seguido por la verdadera razón de tu salida.

3.- Termina tus proyectos o pendientes

Esto también es parte de la estrategia. Quedar bien con la empresa a la que vas a renunciar te puede beneficiar en el futuro y no sólo para las buenas recomendaciones.

“Lo más profesional es que si tienes un proyecto importante, lo concluyas de la mejor manera o, en caso de que debas salir antes de la empresa, capacites y cedas el proyecto a alguien más. Abandonar algo importante o dejarlo a medias no habla muy bien de ti”

A final de cuentas es el cierre de un ciclo y la mejor manera de irte es dejándolo todo en buenos términos.

4.- Agradece los aprendizajes

Sin importar los motivos de tu renuncia, siempre agradece. Aunque haya sido una mala experiencia, siempre hay algo por lo que expresar agradecimiento: las amistades, las actividades aprendidas, logros, etc.

“No necesitas darle un regalo a tu jefe o hacer una fiesta de despedida. Basta con unas palabras sinceras y como ya dijimos, no dejar nada a medias, avisar con tiempo, etc”.

5.- No olvides las recomendaciones

Sobre todo si aún no tienes un nuevo empleo e iniciarás la búsqueda, las recomendaciones son muy importantes.

Pregúntale a tu jefe y compañeros si puedes dar sus datos para que proporcionen referencias sobre ti en el futuro.

Hazlo días antes de tu salida, directamente y después de finalizar todos tus pendientes en ese trabajo.

6.- La negociación

Si la empresa no desea perder tu talento, es posible una contraoferta que no siempre es económica. Pueden ofrecerte cambiarte de área, subirte el sueldo, prestaciones, etc.

“Muchas veces les hacemos una oferta para retenerlos. Aquí el papel de su jefe directo y de Recursos Humanos es fundamental para detectar las necesidades del colaborador.”

Si tus necesidades van más allá de lo económico, entonces tu decisión de ir a buscar algo mejor está tomada y es contundente.

“Mantener el contacto siempre es importante: las recomendaciones, los contactos a futuro, las negociaciones, etc. Lo que puedo asegurarte es que la mejor forma para renunciar es haciéndolo de forma planeada y en los mejores términos posibles”.

Lo más importante es que si vas a renunciar, ya tengas un plan  sobre lo que harás después: otra oferta de trabajo, un negocio o una estrategia de búsqueda de empleo efectiva.

9 tips para renunciar a tu empleo con estilo

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *