El liderazgo es la cualidad que lleva a las organizaciones a alcanzar sus objetivos. Inspira personas, mueve masas, saca lo mejor de la gente en términos laborales, profesionales e  incluso personales. De acuerdo con Jim Morris, conferencista, facilitador, autor y educador en temas de “liderazgo enfocado en la gente”, estos 7 estilos de liderazgo son la clave para el trabajo bien hecho.

¿Quién puede desarrollarlos? El director de un área, un gerente e incluso alguien con solo un becario a su cargo. Lo importante de ellos es que son aplicables en diferentes momentos; es decir, puedes hacer un mix de los 7 estilos de acuerdo a lo que amerite la situación.

¡Aplícalos para hacer un mejor trabajo y ayudar a tu equipo a desarrollarse!

 1. El gurú

Este líder es un experto en el campo, un referente no solo dentro de su compañía, sino también en la industria.

Aplícalo cuando…

Seas la persona con más información o experiencia relevante en un caso. Si el abismo de conocimiento entre tu equipo y tú es muy amplio o, en su defecto, cuentan con poco tiempo para resolver la situación a su propia manera, este estilo de liderazgo es el indicado.

Evítalo cuando…

Empieces a caer en el lugar del sabelotodo detestable. Está bien saber y ayudar a los demás a aprender, pero también debes permitir que tu equipo explore nuevos caminos y genere nuevos aprendizajes que también podrían beneficiarte.

2. El cuestionador

Preguntas comunes en las entrevistas de trabajo

Es un estilo completamente opuesto al del gurú. Su notoriedad radica en su habilidad para cuestionar el deber ser y retar al equipo a generar ideas creativas e innovadoras.

Aplícalo cuando…

Tu equipo esté consciente de sus habilidades y conocimientos. Es un poco de “destantearlos” para sacar la grandeza que llevan dentro. Para lograrlo, incítalos a pensar en acciones completamente opuestas a sus propuestas iníciales y luego escucha lo que tengan que decir al respecto.

Evítalo cuando…

Te encuentres con un equipo inseguro e indispuesto a tomar críticas o participar en debates. Particularmente, aléjate de este estilo si te encuentras con algún colaborador que tenga problemas para compartir su opinión o sea demasiado tímido.

3. El orquestador

Tal como su nombre lo dice, es el encargado de dirigir todo el movimiento para obtener los resultados deseados. Este estilo de liderazgo te permite dar el lugar a cada miembro del equipo y la dimensión justa a sus tareas para fomentar relaciones positivas entre ellos.

Aplícalo cuando…

Conozcas los talentos de cada miembro de tu equipo y puedas asignarles las tareas que los ayuden a desarrollarlos y potenciarlos. Este proceder tiene un efecto positivo no solo en los resultados, sino también en la lealtad y bienestar de tus colaboradores.

Evítalo cuando…

Si bien este estilo de liderazgo es bueno en prácticamente cualquier situación, resultará limitante cuando algún colaborador desee intentar o aprender en un área nueva y sienta que tus asignaciones lo encasillan.

4. El establecedor de estándares

Este líder está siempre atento a la calidad del trabajo y motiva a sus colaboradores a mantener en el pensamiento que deben ser los mejores. Sus mejores herramientas son la disciplina, la responsabilidad y el trabajo duro; con ellas alcanza los difíciles objetivos que se pone a sí mismo y al equipo.

Aplícalo cuando…

Desees construir una mejor relación de confianza con tu equipo. Hazles saber tus objetivos individuales para que visualicen tu compromiso y puedan responder a él. Debes ser un verdadero modelo a seguir; de esta forma el resto de los colaboradores seguirá tu ejemplo.

Evítalo cuando…

Los objetivos sean demasiado sencillos o, por el contrario, inalcanzables. En cualquiera de los casos, hay dos opciones: que estés condenando el equipo (y a ti mismo) al fracaso o que sepan de antemano el resultado final y no se sientan inspirados a explotar todo su potencial.

5. El desarrollador

Este líder es quien disfruta ayudar y guiar a sus colaboradores. Son buenos maestros, comparten su experiencia y no solo contribuyen al desarrollo y crecimiento de los individuos, sino también al progreso de las organizaciones.

Aplícalo cuando…

Cuentes con colaboradores dispuestos a encontrar sus propios métodos y caminos para lograr los resultados propuestos. Tu papel será guiarlos en las tareas; deja de lado las instrucciones específicas y úsalas cuando finalmente todos los recursos a la mano se hayan agotado.

Evítalo cuando…

Después de coachearlos, tus colaboradores no den los resultados óptimos. Esto significa que no están listos para trabajar bajo este estilo de liderazgo y debes probar otro.

 6. El idealista

La mejor característica de este líder es su habilidad para visualizar un futuro positivo y precisamente por ello es que logran grandes resultados. Si requieres ponerte en los zapatos de un pensador fuera de la caja, este es el estilo que debes aplicar.

Aplícalo cuando…

Tu equipo necesite un poco de inspiración y creatividad. Este estilo es especialmente útil cuando debes enfrentar un problema indescifrable. Para hallar la solución, puedes comenzar por preguntarte qué haría un competidor; una vez que tengas la respuesta, voilà ! Solo tendrás que ponerla en marcha.

Evítalo cuando…

La realidad sea demasiado dura o el problema sea muy grave. Mantenerte en el estilo de liderazgo idealista podría hacerte parecer desubicado.

 7. La roca

Cuando estés indeciso en cuanto a tu estilo de liderazgo, elige este. Una roca es inamovible y se mantiene sólida; es decir, mantente firme y sé paciente.

Aplícalo cuando…

Tu equipo necesite mucho apoyo de un guía constante y con prácticas consolidadas. Esto reafirmará su trabajo y les ayudará a ser grandes ejecutores de las actividades requeridas.

Evítalo cuando…

La situación amerite una gran visión, creatividad e innovación. El estilo de la roca puede hacerte caer en una zona de confort, así que ¡úsalo con precaución!

¿Cuál es el estilo que aplicas con más frecuencia?

¡Cuéntanos en qué situaciones lo adoptas!

Autor: Cristina Pérez

Aprendiz en este mundo cambiante. Creyente del esfuerzo, la constancia y el poder de una historia inspiradora.

1 opiniones para “7 estilos de liderazgo y cuándo aplicarlos con tu equipo”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *