¡Contrátenme!

Estudio Socioeconómico Laboral: ¿Cómo sobrevivir a la visita?

Publicado

en

estudios socioeconómicos

Es una tendencia. Las empresas comienzan a implementar el estudio socioeconómico laboral en sus procesos de reclutamiento. El objetivo de las investigaciones de campo es corroborar la información proporcionada por los candidatos en sus solicitudes de empleo y previas entrevistas.  

Las organizaciones contratan estos servicios de forma externa mediante outsourcings  o consultoras de Recursos Humanos y son aplicados, regularmente, durante los últimos filtros del proceso de selección.

Las actividades de los encuestadores socioeconómicos son visitas a domicilio, llenado de formularios y cotejación de documentos.

Uno de los beneficios de esta práctica es la personalización y humanización del proceso de selección. Los estudios socioeconómicos permiten a la empresa conocer las necesidades y perfil a detalle de cada postulante.

Antes de la visita, la empresa reclutadora debe realizar una llamada al candidato para notificar la visita del encuestador y solicitar la aceptación.

Negarse a este requisito podría representar el descarte del postulante en el proceso de nuevo ingreso. Para efectos de seguridad, NO PUEDEN REALIZARTE UN ESTUDIO SOCIOECONÓMICO SIN PREVIO AVISO.

La información que se obtiene de estas investigaciones de campo son:

  • Situación económica del postulante. El estado que debe proyectar el “candidato ideal” es la estabilidad y responsabilidad económica. El objetivo es evitar la rotación de personal.

Durante la entrevista surgirán preguntas como ¿cuántas personas dependen económicamente de usted? o ¿realiza pagos mensuales por alguna compra? (Nota: No te preocupes por la precisión de tus respuestas, no son exámenes psicométricos)

estudio socioeconómico 1

También incluye un escaneo de la vida familiar y social del individuo. En ocasiones, son parte del estudio algunas entrevistas de rutina a vecinos o familiares que se encuentren en el domicilio.

La información se complementa con las referencias personales proporcionadas al área de Recursos Humanos.

  • Disponibilidad y transporte. Para evitar tener un futuro empleado que jamás llega temprano, el encuestador realiza una revisión de las rutas y vías de traslado.

De igual forma, pregunta sobre las actividades extralaborales que el candidato podría tener (y si interfieren con su desempeño laboral): cursos, segundos trabajos, cuidado de familiares, tratamientos clínicos o compromisos como padre de familia (juntas, reuniones, visitas al médico).

Toda la información es importante para anticipar y agendar próximos permisos desde Recursos Humanos.

  • Corroboración de vida académica. A diferencia del CV, el mínimo detalle de la educación básica y media superior es relevante. Algunos datos de interés son: años cursados, cambios de institución, promedios y certificados obtenidos.

En caso de vacantes de alto nivel, cuentan las aptitudes aprendidas y la verificación de grados superiores: maestrías, diplomados, especialidades y doctorados (de los cuales se realizará la verificación de registros en las instituciones).

  • Y obviamente, referencias laborales. Mediante el cotejo se identifica la “confiabilidad” de documentos y comprobantes (recibos de nómina, cartas de recomendaciones y contratos laborales de ex-empleos).

Es muy importante dar datos 100% correctos sobre tus anteriores salarios: si eran comisiones, tipos de prestaciones, sueldo neto o bruto, otorgamiento de bonos, beneficios, etc.

estudio socioeconómico

Algunas mejores  prácticas para tener un estudio socioeconómico exitoso son:

  • Firma de aprobación y aviso de privacidad. Antes de contestar cualquier pregunta al encuestador, debes solicitar los documentos que avalen el uso exclusivo de tus datos con fines laborales y sin lucro.
  • Prepara todos tus documentos. Para hacer más rápido el cotejo, ten listos todos los papeles solicitados (en original y copia). Algunas ocasiones, el encuestador podría pedirlos en formato digital. No olvides preguntar con anticipación sobre todos los documentos que te serán solicitados.
  • Viste formalmente. Ante cualquier duda de outfit, la respuesta es siempre formal. Como parte del estudio, el encuestador tomará testigos. Suelen ser dos fotografías tuyas: una en el interior y otra en el exterior del domicilio. Además, recuerda que este requisito se basa en la percepción y experiencia subjetiva que tenga el encuestador contigo.
  • No ocultes ningún dato. Responde a todos los cuestionamientos, por muy banales o confidenciales que sean. Como si se tratara de un censo, se podría preguntar desde tus programas de televisión favoritos hasta la valuación del inmueble donde habitas. Por tal motivo, es importante que solicites el aviso de privacidad.
  • Sé la mejor versión de ti. Esto incluye dar una limpieza mínima a tu hogar y preparar algunas cortesías para al reclutador (como ofrecer algo de beber).  Tampoco te preocupes demasiado, con un mínimo de “buenos modales”  es suficiente.
  • Verifica datos de la empresa. Antes de tener la visita, realiza una investigación online de la organización que recluta y la empresa que presta los servicios. El reclutador deberá acreditarse con identificaciones oficiales. Esto ayudará a tener más confianza sobre la información que se proporcionará.

¿Alguna vez te han realizado un estudio socioeconómico?