Hazte notar

Te decimos cómo salir de “la caja” y resolver problemas

Publicado

en

salir de la caja

la-caja-resolver-problema-occmundial

Salir de la caja es una forma de expresar la creciente necesidad de buscar nuevos enfoques, una forma distinta de hacer y solucionar las cosas, y esto se ha vuelto un requisito indispensable para la mayoría de las empresas.


¿Alguna vez te has encontrado con una persona negada a aceptar sugerencias? ¿Qué me dices de aquel que cree estar siempre en lo correcto? Este tipo de actitudes son catalogadas como “autoengaño” y son muy destructivas para las organizaciones. 

Especialmente ante un panorama laboral en el que la colaboración, el trabajo en equipo y la comunicación son pilares fundamentales.

¿Qué es “la caja”?

Para empezar, Imagina que, literalmente, estás dentro de una caja. ¿Qué ves? Tal vez vislumbres el cielo, pero no podrás observar a la gente de afuera y, mucho menos, interactuar con ella. Ahora traslada esa situación a tu vida diaria.

La caja” es esa barrera que te aísla, que no te permite ver las cosas tal cual son y que, a veces, tampoco te permite tratar a las personas como personas. ¿Te suena familiar?

Estar en ella implica vivir una distorsión de la realidad que nos provoca vernos a nosotros mismos como bienhechores, nos permite autojustificarnos cuando no queremos hacer algo o nos inclina a culpabilizar a los demás por no reaccionar de la manera en que pretendemos que lo hagan.

La caja” impide que los miembros de una organización se comuniquen, planeen e interactúen libremente; incluso llega a truncar el cumplimiento de metas y frustra los deseos de cooperación y compromiso de las personas.


También puedes leer: 7 estilos de liderazgo que mejorarán el trabajo de tu equipo


¿Cómo puedo salir de la caja?

¿Recuerdas la frase “Si quieres cambiar al mundo, cámbiate a ti mismo”? Aquí aplica perfectamente. Si este objeto es una metáfora de tu resistencia a los demás, entonces salir de ella implica dejar de resistir; comenzar a ver a las personas como son, sus necesidades, esperanzas y preocupaciones que son tan válidas como las tuyas. En resumen, podrás estar fuera de la caja.

“La caja” y el liderazgo

Además, el salir de la caja te permitirá crecer a nivel personal y profesional, ya que cuando nos abrimos a escuchar las opiniones y sugerencias de los que nos rodean, estamos abriendo la puerta a nuevos conocimientos, nuevas perspectivas, nuevos aprendizajes que te permitirán desarrollarte.

Por otro lado, permanecer dentro de la caja puede traer consigo consecuencias negativas, por ejemplo.

Tal vez en el transcurso de tu carrera has tenido problemas con personas de tu equipo; quizás el compromiso, la motivación, las ganas de trabajar en equipo sucumbieron hace algún tiempo. Cuando algo empieza a fallar, ¿a quién le atribuyes la responsabilidad: a ti mismo o a tu equipo? ¿Cómo reaccionas para resolver la situación: buscas una respuesta o sólo te ocupas de culpabilizar?

Es importante no perder de vista lo que nos rodea, ya que encerrarnos en nosotros mismos, es decir, dentro de la caja, reduce nuestro campo de visión y, por supuesto, nuestra capacidad de reacción.

Y esto puede agravarse si nos encontramos en una posición de liderazgo, donde guiar a un equipo de trabajo implica el dominio de varias habilidades propias del rol, y que será imposible realizar adecuadamente si nos cerramos a escuchar lo que nuestros colaboradores pueden aportar.


También puedes leer: 10 tips para mejorar tus habilidades de comunicación


3 tips para ser un líder “fuera de la caja”

No intentes ser perfecto; intenta ser mejor.
No te centres únicamente en lo malo y te fijes una meta inalcanzable. Recuerda que eres un ser humano con defectos y virtudes, enfócate en lo que quieras mejorar, para así cada día seas una mejor versión de ti.

No busques “la caja” de los demás; busca la tuya y procura estar fuera de ella.
Es importante que antes de querer ayudar a los demás a salir de la caja, te asegures de que tú estás fuera de ella, de lo contrario será muy difícil que puedas motivar o inspirar a alguien más a hacerlo.

No te concentres en lo que los otros hacen mal; concéntrate en cómo podrías ayudarlos.
Si bien es importante localizar y reconocer los errores, el enfoque no está en quién o cómo se equivocó, sino en buscar la forma de solucionarlo. Un buen líder prioriza la búsqueda de soluciones que la de culpables.

Si quieres conocer más acerca de estar dentro o fuera de la casa, te recomendamos el libro La Caja de The Arbinger Institute.