Es normal querer crecer profesionalmente, lo que muchas veces significa o representa un crecimiento o un ascenso, sin embargo, ¿sabes cuáles son las habilidades directivas que se requieren para esto?


El tema de las habilidades ha obtenido mucha relevancia en los últimos años, y esto se debe a la evolución que ha existido en materia laboral, y las demandas de un mercado tan cambiante y competitivo, lo que ha orientado a las empresas a revisar más allá del perfil profesional.

Es cierto que necesitamos cumplir los requisitos técnicos de un puesto, los cuales van muy de la mano con las actividades de la posición, como pueden ser años de experiencia, dominio de programas o herramientas, conocimientos específicos o un alto nivel de especialización, sin embargo, las habilidades personales y las habilidades laborales también tienen un peso muy importante.

¿Qué son las habilidades directivas?

Llega un momento en el que podemos aspirar a una posición de mayor responsabilidad, con personas a tu cargo, mayor participación en la empresa, incluso un rol clave dentro de la compañía, pero también requiere un mayor nivel de preparación y, por supuesto, de habilidades.

Las habilidades son las capacidades que tenemos de hacer o lograr algo, obteniendo los resultados esperados y, pese a lo que podamos creer, pueden ser innatas o adquiridas, es decir, que todos tenemos la posibilidad de desarrollar nuevas habilidades. 

Existen de diferentes tipos: sociales, laborales, personales, socioemocionales, todas son importantes, y, en muchos casos, pueden repetirse, lo que cambia es el grado de dominio; por ejemplo: algunas de las habilidades directivas pueden ser también habilidades personales, pero su utilización es en diferentes niveles y escala, incluso el grado de complejidad.

Las habilidades directivas son las capacidades que se requieren para poder sobrellevar las responsabilidades que conlleva un puesto de alta responsabilidad, ya que se tiene contacto con socios, compañeros de trabajo, colaboradores de diferentes áreas, socios, proveedores, clientes, subordinados e, incluso, comité de la empresa o empresarios.

Las más básicas e insustituibles para estos puestos son:

  • Liderazgo.
  • Trabajo en equipo.
  • Coordinación de personal.
  • Comunicación.
  • Escucha activa

Estas habilidades son un requisito, incluso, para casi todos los puestos, ya que éstas nos permiten desarrollar una mejor relación con nuestros compañeros de trabajo y las personas que nos rodean.

¿Cuáles son las habilidades directivas más solicitadas?

Además de las habilidades básicas para poder dirigir un equipo de trabajo, un puesto directivo requiere de capacidades más desarrolladas y específicas como:

  • Negociación.
  • Planeación.
  • Adaptabilidad.
  • Flexibilidad de pensamiento.
  • Asertividad.
  • Delegar responsabilidades.
  • Toma de decisiones.
  • Resolución de problemas.
  • Resolución de conflictos.
  • Generación de estrategias.
  • Motivación e integración.
  • Pensamiento analítico.
  • Gestión de equipos de trabajo.
  • Dar retroalimentación.

En este punto se solicitan varias habilidades debido al grado de responsabilidades que tiene una posición directiva, además de un dominio mayor de las mismas; por ejemplo, en el caso de la negociación, se debe tener más experiencia para poder entablar un conversación amena y fluida con posibles compradores, clientes o socios.

Lo mejor es que todas estas capacidades las puedes desarrollar y pulir, ya se a nivel personal, durante tus estudios y, por supuesto, en el mundo laboral, recuerda que la práctica hace al maestro.

 

¿Qué otras habilidades directivas crees que sean importantes?

Autor: Verónica González

Escribo porque ser Maestro Pokémon no era una opción. Cualquier parecido con la ficción, es mera realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *