Tengo entrevista

Los 10 errores más comunes en las entrevistas de trabajo

Publicado

en

te contamos los errores en entrevistas de trabajo más frecuentes y que no ayudan a conseguir trabajo

A veces cometemos muchos errores en las entrevistas de trabajo… pero no nos damos cuenta, y siendo honestos, no es del todo nuestra culpa: ¿quién nos ha explicado cómo sobrellevar las pláticas con los de Recursos Humanos?

Sin embargo, eso tan poco significa que podamos darle poca importancia al asunto.

Todos sabemos que cuando las empresas buscan talento tienen varias personas dispuestas a ocupar una posición, y por eso es es básico destacar nuestras cualidades y experiencias para distinguirnos de los demás candidatos.

La primera impresión cuenta mucho (sea presencial o por videollamada la conversación); pero mientras platicamos con los reclutadores también existen momentos que dan una mejor o peor impresión de nosotros. ¿Te has preguntado cuáles son los errores más comunes en las entrevistas de trabajo? Aquí te los contamos.

10 errores en las entrevistas de trabajo

1. Ser impuntual

No hay peor forma de iniciar que llegando tarde a la entrevista. Sea por un minuto o por quince, hace pensar que no estás tomándote en serio el proceso de selección y que tal vez en el futuro pudiera ser algo igual en tus actividades del puesto.

Si, además, se trata de una videollamada son pocos los argumentos para explicar por qué comenzaste tarde. ¿Falló el internet, la electricidad o alguna situación así? Coméntalo antes con el reclutador (por WhatsApp, email, etc.) para que no parezca que hay desinterés tuyo.

2. No recordar la oferta de empleo

Llega a pasarnos que nos postulamos a tantas publicaciones que cuando una empresa nos llama decimos que sí estamos disponibles para una entrevista pero ya no nos acordamos de cuál era el puesto, actividades y requisitos que leímos.

Y si en la plática nos preguntan algo relacionado a la posición, es posible que quedemos en evidencia.

Lo importante es que puede prevenirse. No está de más poner atención a cuál es la empresa que nos contactó y revisar de nuevo las vacantes disponibles que tienen . Si te es posible, haz anotaciones sobre algunos puntos de la oferta de empleo a la que te postulaste y busca dejar en claro por qué cubres todos los requisitos: tendrás un buen tiempo para hablar, aprovéchalo al máximo.

3. Distraerse con el celular

Tal vez si estás frente a frente con la persona de RRHH no suceda tanto, pero en videollamada es una gran tentación ver nuestro celular en algún momento. Y aunque creas que no se nota, ¡claro que se puede ver cuando no estás poniendo atención!

Este es uno de los grandes errores en entrevistas de trabajo. Nuestra recomendación es que le des la seriedad al momento: ¿quieres quedarte con ese empleo que están ofreciéndote?, entonces el celular puede esperar unos minutos. Concéntrate en responder lo mejor posible las preguntas comunes que hacen los reclutadores y ya después atiende las notificaciones que te llegaron.

4. Vestimenta incorrecta

Con la pandemia y las conversaciones por Zoom o Hangouts se ha relajado un poco el código de vestimenta; sin embargo, ¿por qué nos presentaríamos con una vestimenta informal si estamos en nuestras casas y tuvimos el tiempo para arreglarnos un poco más?

Ojo, no decimos que debes utilizar un vestido de gala o un traje con corbata y más, pero dar una buena apariencia con lo mucho o poco que se ve de nosotros frente a la cámara es una forma de respetar la conversación y darle la importancia que merece.

¿Tu entrevista de trabajo es presencial? Aplica completamente igual: deja una buena impresión con una vestimenta que te haga sentir cómoda(o).

5. Actitud indiferente

Participar y abrirse al diálogo puede influir mucho más de lo que crees.

Por el contrario, una actitud de pocos amigos hará que la personas de Recursos Humanos no logre conocer todo el potencial que tienes para el puesto.

Sí, a veces los nervios nos ganan y no sabemos qué decir, pero… ¿es motivo suficiente para desperdiciar la oportunidad de contar lo mejor de nosotros y obtener el empleo que queremos? Viéndolo así, es preferible intentar vencer el miedo y tener más posibilidades que nos contraten.

6. Mostrar únicamente “interés monetario”

La gran mayoría de las personas trabajamos por el dinero que recibimos a cambio de nuestro esfuerzo, lo sabemos, pero la primera entrevista de trabajo pudiera no ser el mejor momento para únicamente centrarse en obtener este dato.

Primero, porque es posible que en la vacante se hablara de un sueldo y ya lo tenemos en mente, así que de algún modo sabemos cuánto podríamos ganar. Y en segundo lugar, es más importante primero demostrar y asegurar que somos la persona indicada para el puesto y después nos ponemos a negociar el monto a recibir.

No obstante, si únicamente piensas en dinero, dinero, dinero, aprende algo dinero, dejas entrever al reclutador que es lo único que te motiva y nada más.

7. Malos modales

Llegar con una actitud engreída o a la defensiva puede dejarte expuesta(o) ante el reclutador. No importa lo nerviosa(o) que estés: no está bien sacar nuestros miedos con una actitud negativa.

8. No dar respuestas concretas

También es uno de los grandes errores en las entrevistas de trabajo: el reclutador pregunta algo, y le contestas con otra cosa completamente distinta, una historia de 5 minutos que no dejó clara la situación.

No existe una receta perfecta para sacarnos un 10 al platicar con los reclutadores; sin embargo, es importante que vayamos puliendo aquellos detalles que muchas veces pasamos por alto y resultan ser determinantes para la toma de decisiones de los reclutadores.

te explicamos los errores en entrevistas de trabajo que más cometemos las personas

9. No preguntar nada

Tal vez parezca muy cool escuchar y escuchar y escuchar lo que la persona de Recursos Humanos diga y que después, sonriendo, digamos que no tenemos dudas sobre nada.

Lo malo es que hacer esto también proyecta una imagen de poco interés e involucramiento con el proceso de selección. Puedes preguntar diversas cosas, aquí te las compartimos.

10. Ser un poco agresivo(a) en el seguimiento

Está bien preguntar qué sigue después de la entrevista: ¿debes esperar, debes enviar algo, se pondrán en contacto? Es normal e incluso puede hacerte ganar puntos, solo busca hacerlo con actitud correcta para que no parezca que estás exigiendo una respuesta.

Enviar un mail unos días después para agradecer el tiempo de la plática o incluso llamar para dar seguimiento son formas de darle seguimiento a la contratación de una manera amigable.

Esperamos que estos consejos sobre los errores en las entrevistas de trabajo te ayuden a mejorar algunas situaciones con los reclutadores, ¡mucho éxito!