Estamos en una etapa en donde quizás estemos cerrando algún ciclo, o tal vez cambiando radicalmente nuestra manera de trabajar, la forma de educar a los niños y nuestra manera de relacionarnos. El que busca encuentra.

Hace unos días me preguntaba si las expresiones de afecto de nuestros niños cambiarían en un futuro por aquello de los no besos y los no abrazos, quizás mi pregunta parezca un tanto existencial pero todo esto es un asunto más que profundo.

También, veía que la palabra más buscada en a lo largo de esta pandemia en Google ha sido la palabra “Ansiedad” lo cual no resulta para nada extraño.

Esta es una etapa de metamorfosis, que si bien es cierto que hay que llevar sustento a casa también me parece importante darle espacio a la “rendición”, sí… leíste bien, y ojo que no hablo de no hacer, sino más bien de dar lo mejor y soltar el resultado, volver a dar lo mejor y volver a soltar el resultado porque ese no siempre depende de nosotros, es una manera de fluir influyendo.

Probablemente sonará muy cliché lo que te voy a decir pero: tu actitud en esta etapa hace la diferencia entre lo que estás experimentado y tu cercanía hacia eso que tanto deseas.

Muchas veces vivimos identificados con la forma, con el título, con el puesto, con nuestro rol y la empresa a la que pertenecemos (o pertenecimos si fuera el caso) y sentimos que sin eso que creemos ser no somos valiosos o suficientes, pero no nos confundamos, démonos cuenta que este nuevo formato de este tejido universal nos está exigiendo una nueva versión, mucho más consciente y receptiva.

Nuestro ego se regodea en medio de la queja y el resentimiento, no sólo respecto a las personas sino también a las circunstancias: “esto no debería estar sucediendo”, “no quiero estar aquí”, “no quiero tener que hacer ésto”, “esto es una injusticia”, etc. y olvidamos que al estar con el foco ahí perpetuamos nuestro malestar y no sólo eso sino también nuestra situación.

Muévete para que la vida se mueva.

Si en este momento no tienes empleo, recuerda que buscar trabajo es un trabajo y que si tú te enfocas ocho horas al día tocando puertas invariablemente y hasta por estadísticas encontrarás algo que valga la pena. O quizás sea hora de emprender y comenzar a darle forma a ese proyecto que has estado postergando, o puede que se trate de cuestionarte si quieres permanecer ahí donde estás, y si ya no pues buscar estar en donde sí quieres independiente a las circunstancias.

Tu estabilidad emocional depende de ti, no depende de tu pareja, de tu empleador o tu líder espiritual.

Considera que en este momento te toca ofrendar más de lo que probablemente estás [email protected], pero no tengas miedo  que en la medida en la que sueltes y te rindas ante tus ideas fijas o antiguas maneras de hacer las cosas será mucho más fácil.

Nada como permanecer abiertos para solucionar de manera distinta y adaptarnos de manera compasiva y consciente.

No permitas que tu autoestima se vea sesgada por algo que sale totalmente de tus manos, por el contrario haz lo necesario para tomarte a ti [email protected] de la mano cambiando tu agenda emocional.

Acuérdate que el que busca encuentra.

Por: Rosario Cardoso

Soy Rosario Cardoso,  te invito mediante la práctica de yoga corporativo, el desarrollo humano y el mindfulness organizacional, a reconectar contigo y con tu cuerpo, a conocerte y ser tu mejor versión. 

Escucha el podcast “Alma en conexión” con Rosario Cardoso

Rosario_cardoso

Autor: OCCMundial

Desde hace más de 23 años conectamos vidas con empleos... ¡y queremos más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *