Equilibrio trabajo-vida

Si sientes tristeza y melancolía constantemente: hablemos de depresión.

Publicado

en

sintomas de depresion en las personas

A todos nos ha pasado en algún momento de la vida que hemos experimentado episodios en donde nuestra energía vital parece extinguirse. La tristeza es normal, pero si esta emoción o actitud depresiva continúa contigo por más de dos semanas tendrás de buscar ayuda porque puede que estés deprimida o deprimido.

La depresión trae consigo una tristeza o melancolía permanente y las razones para caer en ella son muy variadas. Es verdad que puede ser debido a algún duelo: llámese pérdida de un ser querido, una ruptura de una relación amorosa, pérdida de empleo, cuando estamos experimentando algún cambio que nos cuesta trabajo gestionar o bien alguna suma de acontecimientos importantes que sentimos nos rebasan.

Hay otros factores que también influyen como la disposición genética, cambios hormonales en el caso principalmente de las mujeres, uso de ciertos medicamentos, abuso de alcohol y drogas, la presencia de otras enfermedades,  entre otros.

En el plano cognitivo existen diversas actitudes distorsionadas en relación a uno mismo, como por ejemplo: baja autoestima, sentimiento de inadecuación, sentimiento de expectativas no cumplidas y sentimiento de miserabilidad. El pensamiento generalmente se enfocará en la carencia, en las malas rachas y en la incapacidad para trascender situaciones.

Otro síntoma es la falta de deseo y apreciación sobre los placeres cotidianos.

La ansiedad, los trastornos alimenticios o falta de apetito o por el contrario ansiedad por comer, cansancio, trastornos del sueño (falta o exceso de este) pueden ser algunos síntomas.

En algunos casos ocurre que te sientas cansado o lento, con baja motivación y con la sensación de que “todo lo haces mal”.

Es probable que si pudieras estar en esta situación llegues a aparentar que no pasa nada, lo cual tiene un riesgo porque las emociones tarde que temprano harán estragos, ya sabes que lo que no expresamos lo somatizamos.

Por otro lado, este malestar también podría ser expresado a través de la renuncia absoluta: no tener la capacidad de llevar a cabo actividad alguna, incluso quien lo vive así tiene la tendencia a abandonarse, le cuesta mucho levantarse de la cama vencido totalmente por la depresión. 

En ambos casos se cae en un círculo vicioso que funciona en espiral, ya sea que quien caiga toque fondo y se quede ahí un largo tiempo sin pedir ayuda, o bien con acompañamiento de algún buen psicoterapeuta, psicólogo o psiquiatra pueda hacerle frente a la situación con un poco de voluntad: hacer de esto una subida ascendente al espiral en donde no sólo logre salir, sino también transformar su vida.

El peligro de caer en este tipo de círculos viciosos es que hay ciertos pensamientos que se vuelven recurrentes y generan cierta adicción. Ya sabes que de acuerdo a la neurociencia y dicho en palabras simples, nuestro cerebro es un laboratorio y los pensamientos generan neurotransmisores, y estas sustancias  producen emociones y las emociones prolongadas producen sentimientos.

De acuerdo a los distintos enfoques psicológicos, especialmente la Terapia Cognitivo Conductual, un buen ejercicio es identificar esos pensamientos, emociones y acciones que se repiten y forman parte de este círculo vicioso que hablábamos anteriormente.

Además recordemos que nuestro cerebro está condicionado al pasado. Por tanto, una persona deprimida vive en función al pasado en absoluta negación y receptividad a este momento presente. Para esto, te propongo un juego popular entre profesionales de la salud y es muy fácil: sólo tienes que imaginar que tu depresión y/o ansiedad es un loro un poco amargado que tienes por mascota posando en tu hombro, este loro tiene la capacidad de poner voz a tu pensamiento y repetirlo constantemente como por ejemplo: “¡Soy un fraude! ¡Nada me sale bien! ¡Tengo muy mala suerte!”.

Este loro podrá seguir hablando incansablemente, repitiendo estos pensamientos automáticos; sin embargo, es importante recordar que el loro te pertenece a ti, no tú a él. Si tú le haces caso estarás alimentándolo: eventualmente será más creativo y podrías perder control sobre él, le estarás dando tu poder y la lista de pensamientos oscuros crecerá. Tú tienes la capacidad de domesticarlo.

12 síntomas de depresión que podrías estar viviendo

Mental Health America propone algunas preguntas similares a las que te comparto  a continuación. Te invito a que las contestes, así que toma lápiz y papel y responde a consciencia:

· ¿Estoy triste la mayor parte del tiempo?

· ¿Me siento ansioso(a) o tengo un sentimiento de vacío permanente?

· ¿Siento culpa, no le encuentro sentido a mi vida, o me siento  desesperado(a)?

· ¿Tengo problemas para concentrarme, memorizar o tomar decisiones?

· ¿Me siento muy cansado(a),  débil o sin energía?

· ¿Tengo problemas para dormir, padezco de insomnio o me doy  cuenta de que estoy durmiendo demasiado?

· ¿He perdido el apetito y el interés en comer o por el contrario encuentro que está comiendo todo el tiempo?

· ¿Me siento irritado(a) o desesperado(a)?

· ¿Tengo dolores y sufrimientos que no se alivian por más que lo he intentado?

· ¿He perdido interés en actividades que antes disfrutaba, incluyendo el sexo?

· ¿Tengo sentimientos de culpa, desespero, abandono, pesimismo o desesperanza?

· ¿Tengo pensamientos suicidas? 

También Mental Health America recomienda pedir cita con tu doctor de inmediato, si:

· Has tenido cinco o más de estos síntomas por más de dos semanas

· Los síntomas están afectando tu vida diaria

· Has contemplado la posibilidad de suicidio

Recuerda que tu bienestar y tu felicidad dependen de ti y solo de ti. ¡Pide ayuda!


Soy Rosario Cardoso, te invito mediante la práctica de yoga corporativo, el desarrollo humano y el mindfulness organizacional, a reconectar contigo y con tu cuerpo, a conocerte y ser tu mejor versión. Escucha el podcast “Alma en conexión”.