Seguramente más de una vez te han dicho “dame el resumen ejecutivo”. Es una herramienta que, cuando se ejecuta correctamente, resulta sumamente útil a la hora de presentar proyectos e incluso para convencer inversionistas. Sigue leyendo para saber las claves más preciadas de este documento.

¿Qué es un resumen ejecutivo?

Es un documento breve que sintetiza las ideas más importantes de un proyecto, plan o estrategia. Reúne los detalles más significativos y debe realizarse de forma atractiva para cautivar la atención de su lector.

Elementos de un buen resumen ejecutivo

 1. Información del proyecto

Empieza por el nombre que le asignaste al proyecto y la empresa que lo presenta, el año y la ubicación de ejecución, el nombre del responsable (o responsables, en caso de que sean varios), así como otros detalles que puedan aportar más, como los datos de contacto en caso de existir dudas o sugerencias.

 2. Describe el proyecto

Enfatiza en la importancia del proyecto y sus diferenciadores. Apóyate en estimaciones o predicciones de ganancias y cualquier otro indicador numérico que indique el éxito de la implementación.

 3. Explica el modelo de negocio

Ya en el punto anterior explicaste el proyecto y los indicadores que perseguirá, ahora desglosarás la forma de lograr esos objetivos, desde el origen de los recursos necesarios, hasta la promoción que se hará al respecto.

 4. Estado actual del proyecto

Es muy común realizar resúmenes ejecutivos de proyectos que ya comenzaron, aunque su avance sea mínimo. Por ello es importante desglosar este módulo. 

La información del estado actual ayudará a esclarecer la visión del lector de tu resumen ejecutivo y permitirá establecer un punto de partida para futuros cambios y decisiones.

Cuando se trata de proyectos que ya finalizaron, la información debe incluir los resultados finales: ganancias obtenidas, porcentajes de implementación o cumplimiento, principales logros, etc.

¿Cómo integro el resumen ejecutivo en mi día a día?

Tradicionalmente, el resumen ejecutivo se realiza cuando se debe informar a los líderes de equipos (altos ejecutivos, esos personajes que disponen de poco tiempo) sobre los detalles más importantes de los proyectos, sin embargo, también es una excelente práctica que podrías retomar antes de cualquier junta o reunión, incluso con otros compañeros de tu misma jerarquía. De hecho, es un hábito en importantes empresas como Amazon, Google o Tesla. 

Jeff Bezos prohibió las presentaciones de PowerPoint a los colaboradores de Amazon, de forma que antes de cualquier junta están obligados a preparar documentos de máximo 6 páginas que todos los miembros se sientan a revisar en conjunto y discuten de forma más fluida y participativa.

Esta práctica fomenta el diálogo y la argumentación; todos los trabajadores de Amazon saben que deben invertir trabajo en preparar sus documentos y sus proyectos deben estar bien fundamentados para convencer a los presentes.

 

Así que ahora ya tienes una nueva forma de presentar tus proyectos 😉

Autor: Cristina Pérez

Aprendiz en este mundo cambiante. Creyente del esfuerzo, la constancia y el poder de una historia inspiradora.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *