¿Qué imagen viene a tu mente cuando lees “mujer trabajadora”? ¿tu madre? ¿tu novia? ¿tu colega? ¿tu jefa? ¿tú? En un país donde sólo el 36.6% de los trabajos formales son ocupados por mujeres (según datos del IMSS), el lenguaje es una de las manifestaciones de la comunicación más influenciada por este problema, principalmente cuando las mujeres representan una minoría en los ambientes laborales.

Según Noam Chomsky, instituciones de poder han construido creencias y actitudes para controlar a sectores de la población. Posterior a la “universalización” del voto femenino (en México fue hasta 1953), en el intento por consolidar a las mujeres como consumidoras, se asentaron las bases de un lenguaje que sobrevive hasta nuestros días.

El feminismo contemporáneo intenta identificar todas estas actitudes en sectores específicos, como el ambiente laboral. A continuación, algunas frases que jamás debes decir a una mujer (y que seguramente no te dirá nada por mantener la armonía organizacional o su empleo). También las explicamos, por si cabe alguna duda de porque debe existir abstención a decirlas:

El mansplaining fue una contribución de la autora Rebecca Solnit y prácticamente resume la intención de un hombre por explicar un argumento expuesto por una mujer.

La histeria es uno de los mitos machistas que aún persisten en muchas sociedades. El cine español de los 90 (Bigas Luna o Almodóvar) es un ejemplo de cómo la cultura contribuyó a fortalecer estereotipos.

Aka las mujeres pueden hacer muchas cosas a la vez. Esta idea es una reafirmación masculina del rol hogareño, que se asimila como propio de las mujeres. La particularización de características ya representa una discriminación, que se puede manifestar en distintas magnitudes.

Frase nacida desde lo más recóndito de la publicidad. Detrás de esta frase se esconde una marginalización de lo femenino. Es como decir: “tienes tanta fuerza que pareces hombre”. Otras frases como “parece hombre”, establecen una igualdad donde las características feminizantes tienen menor valor frente a las masculinizantes: por ejemplo, es aceptado que una mujer use pantalón, pero no que un hombre use falda. Ese es uno de los argumentos de que la raíz de la homofobia es la marginalización de las mujeres.

Uno de los motores de la violencia contra las mujeres. Este tipo de frases es una mala práctica en los departamentos de Recursos Humanos, cuando un caso de acoso sexual se presenta en la organización. Movimientos como el Me Too o Time’s Up han logrado concientizar a la sociedad sobre las repercusiones de cuestionar a una víctima.

Por su buen desempeño y nada más. Es la versión más soft de una serie de frases que inconscientemente desacreditan las capacidades laborales de las mujeres. Los estereotipos del melodrama (tipo Working Girl) sobreviven hasta la fecha, especialmente en oficinas.

Aunque la mayoría de estos mensajes ya son reconocidos como misóginos por un amplio sector social, aún el camino contra la violencia de género es muy largo.

¿Qué otras frases has escuchado en tu trabajo y qué haces al respecto?

Autor: OCCMundial

Desde hace más de 20 años conectamos vidas con empleos... ¡y queremos más!

7 opiniones para “NUNCA digas estas 6 frases a una mujer trabajadora”

  1. Como que el hacer caso a esas frases por demás de un grado de inmadurez e ignorancia por muy debajo del promedio intelectual y profesional, es un tanto cuanto rebajarnis a esos niveles de incultura
    Ahora bien, el ser mujer, no implica ser o querer ser un “hombre” en Ciertos puestos laborales, es ahí donde estamos mal.
    Ya que una mujer 👩 maquillada, con vestidos, tacones, peinado,,,, puede hacer con mucho orgullo de género, más cosas laborales e intelectuales que los varones.
    Así que di un idiota macho trata de humillarte, respondele con la dulzura e inteligencia ♀ femenina, y verás que se quedara por siempre idiota y por ende te respetará a ti y a cualquier mujer 👩
    Las mujeres no somos fuertes, somos super inteligentes. NO NECESITAS SER MACHORRA para Imponer.

    1. En mi trabajo tengo la fortuna de ser el jefe y yo trato tanto a hombres y mujeres por igual. Obvio que si ya se pasan de la raya les pido que le bajen, sea quien sea, una vez tuve que llamarle la atención a una chica mecánica por hacer comentarios feminazis llamando a los hombres brutos, idiotas etc. Mencionando que eso no es luchar por la igualdad, sino sentirse superiores y ese pensamiento no cabe en donde aplico la igualdad al pie de la letra.

    2. Espero que cuando pongas que son super inteligentes no estés insinuando que los hombres no lo somos. No se te olvide que el mundo gira por los hombres 😉

  2. Yo creo que sea perdido la perspectiva del concepto de PERSONA, es cierto que hay muchas mujeres (muy lastimadas) y hombres (criados para ser machos) muy extremistas provocando la pérdida de valores y principios entre ellos dejar de ser corteses, haciendo una sociedad agresiva e inhumana, por ejemplo ya no tener respeto a las personas mayores, no abrir las puertas a las damas, ceder el asiento a las damas ó ancianos, lo primordial saludar a dónde llega o tan simple regalar una sonrisa.
    Entiendo que en México el pueblo está muy enojado por lo que hacen los Senadores, diputados, presidente, jefe de gobierno, presidentes municipales y delegados y todo aquel que tiene un cargo que representa al pueblo, y provocan más el enojo aquellos inconcientes que suben videos utilizando un lenguaje ofensivos y creo que contribuyen más a nuestro malestar, si quieren infórmanos que se dirijan de forma respetuosa a los suscriptores.
    México es un pueblo MUY NOBLE Y TRABAJADOR.

    1. NO SOY MACHISTA PERO LA MUJER PIDE IGUALDA D Y CUANDO SE LA DAMOS DICE Q LA MALTRATAMOS LA HACEMOS MENOS LA DENIGRAMOS Y TODOS LOS CALIFICATIVOS Q SE TE OCURRAN YO CREO QUE NESESITAMOS UN MANUAL UNA NUEVA CONSTITUCION TAL VEZ Q UE SE REESCRIBA LA BIBLIA POR QUE HASTA DICEN QUE DIOS ES MACHISTA HASTAA DONDE PIENSAN LLEGAR. ???

  3. Algunas de las expresiones no me parecen machistas. Creo que una misma es la que puede o no dar tal sentido a esas expresiones. Me pregunto si ser organizada o muy lechona son una ofensa. Considero que aveces se lleva el femisnimo al extremo.

    Si nosotras nos desempeñamos bien en. Nuestro trabajo y somos capaces de demostrar con hechos de lo que estamos hechas, graves como esas no deberían ser un problema para nosotras. A mi no me afectan en lo absoluto, porque si las escuchara para mí carecerían de sentido. Es decir, no les daría importancia alguna.
    Soy jefa y subalterna a la vez y vivo feliz y plena en mi trabajo y creo que eso solo depende de mí y no de otorgarles el poder a los demás.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *