#TrendingTopics

Estos son los gastos que puede deducir tu empresa

Publicado

en

deducción de impuestos para empresas

La deducción de impuestos para las empresas es una de las actividades más importantes dentro de las finanzas de una compañía, ya que le permite generar ahorros o saldos a favor.

Índice de contenidos:

¿Qué es la deducción de impuestos para empresas?
¿Cuáles son los conceptos para la deducción de impuestos para empresas?
¿Es difícil la deducción de impuestos para empresas?

Los impuestos son algo que a todos nos atañe, sin lugar a dudas, y no solo porque sea un tema polémico cada que se menciona, o porque es algo que descuentan de nuestra nómina, ni porque año con año tienes que presentar tu declaración anual.

Una de las principales razones por la que debes poner mucha atención al tema de los impuestos es porque la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SAT) establece que hay ciertos conceptos que te permiten reducir tu pago o tener un saldo a favor.

Tanto las personas físicas como las morales (organizaciones) pueden deducir algunos de sus gastos, y aunque no son los mismos conceptos y cantidades, sirven para aliviar nuestra carga de pago de impuestos.

¿Qué es la deducción de impuestos para empresas?

La deducción de impuestos para empresas se refiere a todos esos conceptos que las personas morales (compañías, organizaciones, etc.) pueden  deducir de sus gastos, es decir es una forma en la que puedan recuperar el porcentaje de algunos de los egresos que tuvieron durante el año fiscal.

De acuerdo con la ley del ISR, las personas morales pueden deducir los gastos o egresos de dinero que sean correspondientes a la actividad empresarial y que sean necesarios para la operatividad del negocio, ya sean productos, negocios e, incluso el pago de algunos impuestos.

¿Cuáles son los conceptos para la deducción de impuestos para empresas?

Compra de mercancía.
Se refiere a todos los insumos que se hayan adquirido para la operación, es decir, equipos como computadoras, teléfonos, máquinas especializadas (que correspondan a la actividad de la empresa), así como muebles (escritorios, sillas, mesas, etc.), materia prima o productos para la venta.

Donativos.
No pueden ser mayores al 7% de la utilidad fiscal de la empresa.

Impuestos.
Así es, como puede ser el pago que se realiza al Instituto Mexicano del Seguro Social, aunque también se pueden incluir conceptos como las aportaciones a fondos de pensiones o jubilaciones o servicios adicionales que ofrezcas como puede ser un comedor.

Gastos de representación.
Son consideradas aquellas actividades que están destinadas a cumplir u obtener resultados para la empresa, pueden ser viajes o comidas de negocios, por ejemplo.

Gastos operativos.
Como el pago de luz, de internet o la renta de oficinas, ya que se consideran como gastos necesarios para la operación de la empresa, es decir, para que pueda llevar acabo sus labores


Te interesa: ¿Deben pagarme la luz y el internet si trabajo en home office?



Intereses.
En caso de que la compañía cuente con un préstamo, los intereses comprobables (del año fiscal) pueden ser deducibles.

Créditos.
Aquellos que sean del tipo incobrables y las pérdidas causas por razones de fuerza mayor.

¿Es difícil la deducción de impuestos para empresas?

El mayor reto que pueden enfrentar las empresas es al momento de llevar un registro y un orden de sus gastos, por lo que es muy importante establecer un adecuado proceso que permita controlar los egresos realizados.

Además, se deben tomar en cuenta los gastos fijos mensuales o bimestrales (como los servicios de luz e internet), ya que los pagos realizados durante todo el año fiscal serán considerados para la deducción de impuestos.

También es importante informar a los colaboradores la forma correcta en la que deberán facturar los gastos deducibles, ya que estos solo serán válidos  ante el SAT si cumplen con los 2 requisitos básicos:

-El pago se realiza con un medio aprobado como tarjetas de crédito o débito, transferencias electrónicas.
-Cuenta con un comprobante del gasto realizado, pero debe ser una factura o recibo que cumpla los requisitos del SAT. Las notas de compra no son de utilidad para la comprobación de gastos deducibles.