¡Ya me contrataron!

¿Qué necesitas para ser jefe, gerente o director?

Publicado

en

gerente

¿Eres de los que saben mucho y actúan poco o eres de los que saben poco y actúan mucho?

Esa pequeña diferencia puede darte o negarte un próximo ascenso

que-necesitas-para-ser-jefe-gerente-director-occmundial2

Seguir aprendiendo es la clave para mantener la competitividad en el mundo laboral y poder alcanzar el puesto de un gerente o el jefe.

Sea con la experiencia diaria (las funciones y el tiempo que se pasa en el puesto) o por la vía académica (licenciaturas, maestrías, diplomados o certificaciones), adquirir nuevos conocimientos ayuda a entender cómo se comportan las empresas, los empleados, los negocios, el entorno, y la forma de encontrar nuevas soluciones a los problemas que aquejan hoy en día a las organizaciones.

Sin embargo, ¿qué entiendes por seguir aprendiendo?, ¿lo has hecho en los últimos meses o años?, ¿qué fue eso nuevo que asimilaste?, ¿lo aplicas en tus actividades?

¿Qué necesitas para ser jefe, gerente o director?

Hoy en día 8 de cada 10 mexicanos llegamos al trabajo con la motivación de obtener un ascenso

Edúcate para el “ahora” y también para el “después”

Empecemos con un ejemplo: si hoy comenzaras un curso en Finanzas para actualizarte, ¿hasta cuándo crees que podrías poner en marcha la información que recibas? ¿Mañana? ¿La próxima semana? ¿El próximo mes? ¿El siguiente año?

Una idea común con la que crecemos a lo largo de nuestra vida es pensar que los nuevos conocimientos son algo que utilizaremos en el futuro, sin que pensemos en realidad cuándo llegará ese futuro.

Si estás perfeccionando competencias de liderazgo o de negocios o de ejecutivo de alto desempeño es igual de importante implementar lo que aprendas a corto y a largo plazo.

Las nuevas ideas llegarán ahora o después, pero siempre habrá que ponerlas en acción en la realidad del trabajo de todos los días. De lo contrario, todo lo que aprendas terminará siendo estéril.

Aprende a no ser un cuello de botella

De acuerdo con un estudio de la compañía Kelly Services México, el 63 % de los empleados mexicanos considera que el desempeño de sus líderes es fundamental para la satisfacción y compromiso con su trabajo.

Esto se relaciona con el nivel de comprensión que puede tener un jefe, gerente o director con sus colaboradores. ¿Entienden el flujo de información, de actividades y de planes… o son reticentes hasta para aceptar propuestas?

Puedes mejorar este hábito desde hoy, incluso sin tener gente a tu cargo. ¿Cuánto tardas en dar respuesta a una tarea que no esperabas y te asignan de un momento a otro? ¿Das seguimiento a los proyectos que te encargan? ¿Agilizas lo que está a tu alcance para que los resultados de tu equipo se den más pronto o de mejor manera?

Piénsalo. Cuando pidas un ascenso, este tipo de actitudes valen oro.

Al final no sólo se trata de saber más… sino de saber HACER más

Muchos líderes de negocios de la actualidad comenzaron a dirigir sus proyectos desde muy jóvenes; y aunque han fallado en varias de sus iniciativas por hacer algo novedoso, una palabra que los define es “acción”.

Si relacionas la palabra “aprendizaje” con la mera acumulación de datos, cifras, teorías y demás, tarde o temprano estarás en un problema.

Más que ser una enciclopedia andante, se trata de tener la capacidad de hacer las cosas necesarias, en el momento adecuado, con los conocimientos a tu alcance.

Esto no quiere decir que hagas todo sin fundamentos ni bases sólidas, pero tampoco que seas un cúmulo de información que no se atreve a tomar decisiones en las ocasiones importantes.

Aprender más significa pulir tu capacidad de resolución de problemas, ¿qué tan bien dominas esa habilidad?