Ordenar nuestro guardarropa es sin duda una de las cosas más tediosas para muchos. No me dejarás mentir, pero… ¿cuántas veces no te has visto en la situación en la que por más que acomodas y dejas tu ropa “aparentemente” impecable, al pasar los días otra vez está desordenada.

A simple vista parece una tarea fácil, pues pensaríamos que sólo con plancharla o estirarla y doblarla encajaría en cualquier lugar y cajón de nuestro armario; pero lamentablemente ¡no es así! La verdadera razón por la que no logramos mantener nuestra ropa doblada como desearíamos es porque simplemente pasamos por alto que, hasta el hecho de doblarla correctamente, tiene una razón de ser.

Así mismo, mucho nos quejamos de la falta de espacio en nuestro armario, cuando en realidad, el problema de raíz… ¡no es ése! pues lo que nos sobran, son prendas que quizá ya no usamos y forzosamente las queremos seguir guardando, acumulando en rincones, coleccionando.

Incluso hasta pensamos en la necesidad de comprar más cajoneras debido a nuestra “falta de espacio” ¿cierto?

 

 

“La organización empieza por la eliminación”, afirma la gurú japonesa del orden Marie Kondo. En su libro, ella nos explica “La magia del orden”, mejor conocido como el Método Konmari. Asegura que “el secreto del éxito es empezar a organizar todo aquello que no necesitas ni te hace feliz“.

Lo primero que debemos considerar es no acomular, sino ordenar, pues si acumulamos, el desorden no tendrá  pies ni cabeza.

Por ello, aquí te damos unos tips supersencillos y fáciles de instrumentar, basados en el famoso Método Konmari.

Doblar las prendas en 3 a 4 pliegues (como se muestra en el video), colocarlos uno tras otro de forma vertical —no horizontal—, pues si las acomodamos una sobre la otra, al momento de tomar alguna de ellas forzosamente desordenaremos lo que esté encima; pero, además, causando un efecto dominó. Por otro lado, las prendas que quedan debajo tienden a quedarse en el olvido.

Al usar este método, tendrás todas tus prendas a la vista , además sin la necesidad de pasar más de media mañana buscándolas.

 

Cuanto más ropa logres mantener doblada, mejor. Muchas veces queremos colgar hasta las playeras, pues pensamos que se arrugarán, pero ya verás que si las doblas correctamente ya no ocuparás espacio con tantos ganchos.

Cuelga únicamente la ropa que en verdad tienda a arrugarse, como chamarras, abrigos y vestidos. Coloca lo más largo y con mayor peso del lado izquierdo y lo que sea más ligero del lado derecho. Así evitarás que las prendas se aplasten o se arruguen entre sí.

Es muy importante mantener la ropa por categorías: las playeras por un lado, los pantalones por otro lado, los calcetines por otro, y así sucesivamente. Ya que teniendo todo junto es cuando comienza el desorden.

No pases por alto las temporadas del año. No olvides que, quizá lo que uses en verano, ya no lo usarás en invierno. Por ello es preferible —si no es una prenda que quieras desechar— que guardes eso que pasó de temporada hasta el fondo del armario, o bien, en alguna maleta. La idea es que tengas a la vista y a la mano únicamente lo que usarás en esa temporada presente.

Recuerda que así como en las dietas, en el orden también existe el “efecto rebote”: si “ordenamos”  y no desechamos lo que no nos aporta, el día de mañana eso que no nos sirve estará por encima de lo aparentemente ordenado y viceversa.

De verdad que vale la pena probar este Método Konmari. Dedícale un tiempo del día a esta tarea y verás cómo tendrás una vida más feliz y ordenada de manera divertida.

Por: Denise Kusher

Autor: Tuiris.com

Somos una comunidad digital con soluciones para tu vida diaria. Nuestro contenido es corto, fresco y fácil de digerir. Nuestro propósito, conectar contigo de una manera divertida pero con profundidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *