Siéntete seguro de la respuesta que debes dar cuando te pregunten el motivo de la separación de tu antiguo empleo. Si te despidieron de tu empleo anterior, aquí te decimos cómo explicar un despido en una entrevista de trabajo. 


Millones de empleos en todo el mundo fueron perdidos a causa de la crisis económica que se derivó debido a la pandemia por el coronavirus.

Y esto es un gran ejemplo de que no todos los despidos tienen que ver por el mal desempeño de un trabajador, pero sabemos que aún así te asusta pensar que en tus siguientes entrevistas de trabajo, los reclutadores piensen que no eres un buen elemento por ser despedido.

No mentir sigue siendo una regla de oro en las entrevistas que no podemos romper de ninguna manera. Lo que si podemos hacer es contar la historia desde nuestra perspectiva y destacar en otros puntos de nuestro perfil para demostrar que somos los candidatos adecuados al puesto de trabajo que desean cubrir.

Aprende cómo explicar un despido en una entrevista de trabajo y cómo prepararte con anticipación para garantizar que el despido no disminuya tu empleabilidad.

Cómo explicar un despido en una entrevista de trabajo

Se sincero

Debes estar preparado para explicar cualquier circunstancia que en tu organización haya sucedido para tomar la decisión de tu despido.

Por ejemplo, una fusión de áreas, una reorganización de categoría o que tal vez tu empresa estaba perdiendo participación de mercado y necesitaba reducir costos.

Sea cual sea el motivo, no dudes en sincerarte con tu entrevistador. Créeme que no eres la única persona que está o ha pasado por la misma situación.

Dale un giro positivo

Como ya lo hemos hablado antes, hay razones para ser despedido que no están relacionadas con ser un mal empleado.

Puedes decir que el trabajo del que fuiste despedido “no era el adecuado para tus objetivos profesionales a largo plazo”, o algo similar.

Considera otras formas de explicar lo que sucedió que no sean negativas, y asegúrate de terminar con un buen detalle al mencionar que “estás agradecido por la oportunidad que te brindaron”.


También puedes ver: ¡Trabajo sí hay! Empresas contratando durante la pandemia del coronavirus (parte 2)


Ofrece referencias

Los testimonios sobre tu desempeño por parte de otros pueden ayudar a compensar cualquier preocupación de los empleadores sobre tu despido.

Trata de recolectar la mayor cantidad posible de referencias laborales de ex supervisores, clientes o ex compañeros.

Una gran herramienta para este tipo de referencias y recomendaciones puede ser tu perfil de LinkedIn. ¡No dudes en compartirlo!

No culpes

Evita decir cosas negativas de nadie.

Hazle saber a tu entrevistador que está hablando con un profesional que mantiene su compostura objetiva en todo momento. Recuerda que desprestigiar a alguien no aumenta tu valor como persona ni como trabajador.

Además, uno nunca sabe quién se conocen entre sí o quiénes pertenecen al mismo círculo social y podrías generar malos entendidos.

Ten confianza en ti mismo

Sé honesto, confiado y mantén una compostura de confianza. Céntrate en los aspectos positivos de tu trabajo.

Los reclutadores quieren saber cómo aprendes del pasado y cómo mejoras.

Confía siempre en tus habilidades y capacidades y hazlas notar en tus entrevistas.



Ser despedido no es sinónimo de ser un mal trabajador. ¡Ánimo!

Autor: Itzarih Sánchez

Si escribir mata de hambre, quiero morir como J. K. Rowling.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *