El tipo de canciones que oímos en el trabajo determinan nuestro ritmo productivo.

¿Qué música escuchas en tu jornada laboral?

La música que escuchamos define nuestra personalidad, así lo plantea Adrian North, académico de la universidad Heriot-Watt en el Reino Unido. Y a menudo, el tipo de canciones que oímos en el trabajo determinan nuestro ritmo productivo.

Sabemos que “en gustos se rompen géneros” y que cada individuo tiene su elección. Sin embargo, te compartimos el ritmo musical que podría darle un plus a tu horario de trabajo, de acuerdo con esta infografía realizada por Sonos –empresa dedicada a equipos de sonido–. Pruébalo unos días.

Empleos estando de pie todo el día

Construcción: No te pierdas entre el ruido de todas las herramientas de trabajo. Para tu ambiente diario se sugiere el rock y el heavy metal.

Atleta o preparador físico: ¡Salta, corre, fluye! Necesitas música que te impulse a ti y a tu alrededor. En este caso, “clásicos” como The Beatles no son lo más recomendado.

Barman: A menos que atiendas en una cafetería, podrás escuchar cualquier tipo de canciones. Claro, todas las que quieras y que no alejen a tus clientes.

Empleos sobre ruedas

4 ruedas: ¿Transportas gente? Entonces un poco de pop amenizaría el viaje.

18 ruedas: Con kilómetros y kilómetros de camino, la prioridad es mantenerte alerta siempre. La música electrónica o el punk pueden ser buenos aliados.

Bicicleta o motocicleta: Aquí no hacen falta melodías, más bien debes estar atento a todos los sonidos que se presenten en el camino.

Empleos desde un escritorio

Puestos creativos: Las investigaciones señalan que la música barroca o clásica estimula la actividad cerebral. Aún así, el jazz es una gran alternativa.

Trabajo con números: Para manejar cantidades, se sugiere un ritmo constante. No hay restricciones de género musical, al contrario, hasta el rap o el hip-hop serían de utilidad.

Programador: Requieres permanecer enfocado. La propuesta es que el heavy metal o el punk estén lejos.

Empleos de educación

Maestro de preescolar: Piensa en la diversión y en ritmos más sanos para los niños. De momento, la música electrónica aún no figura para sus oídos.

Profesor de preparatoria: Algo de rock indie o de pop pueden ponerte a tono con tus alumnos.

Profesor universitario: Enseñas en una universidad porque alguien pensó que tus lecturas son música para el alma. Así que no se necesitan canciones para estos estudiantes.

Empleos en ventas

Trabajo en una tienda de discos: Los sonidos, los silencios, las melodías, la armonía, etc., son la razón de ser del negocio. Escucha todo lo que te apetece –y, de preferencia, lo que nadie más en el local haya oído antes.

Trabajo en una tienda departamental: Son pocos los ritmos posibles para dichos establecimientos. Confía en el smooth jazz para llevar a buen puerto todas tus ventas.

Algunas recomendaciones:

  • Cuando estés aprendiendo algo, lo mejor es apagar la música y analizar la información que recibes.
  • Utilizar audífonos en toda tu jornada laboral puede percibirse como una actitud descortés.
  • Escuchar canciones sin letra funciona mejor para concentrarse. Sólo necesitas de 15 a 30 minutos.
  • La próxima vez, recuerda: la música es una gran parte de tu personalidad y equilibra lo que eres como individuo con lo que haces en tu empleo.

¿Con qué tipo de música trabajas a diario? Compártelo con nosotros.

Autor: OCCMundial

Desde hace más de 20 años conectamos vidas con empleos... ¡y queremos más!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *