Borrón y cuenta nueva

Las 4 claves para mejorar tus hábitos de estudio.

Publicado

en

habitos de estudio occmundial

Cada estudiante es distinto.
¿Acaso no tienes conocidos que se les facilita más estudiar horas antes o por la madrugada?
Te compartimos estos hábitos de estudio para retener aún mejor el conocimiento que adquieres.


Se habla de que las personas que deciden estudiar en línea, buscan esa flexibilidad para poder hacerlo una vez que terminaron sus actividades diarias, por lo que en general, se dedican a continuar con su preparación por las noches o incluso los fines de semana.

No importa realmente cuándo decidas estudiar, ya que el momento en el que lo hagas será determinado por muchos factores personales, sin embargo es importante considerar lo siguiente:

 

Consejos útiles para mejorar tus hábitos de estudio

1. Estudia cuando estés en tu mejor forma: ¿Cuál consideras tu mejor momento de rendimiento en el día? Este aspecto varía entre las personas, por ejemplo, puedes estar sumamente cansado en la tarde, pero por la noche tu cerebro se refresca y absorbe todo como esponja.

No importa la hora, lo que debe ser básico es que en ese instante seamos capaces de concentrarnos.

2. Considera tus hábitos de sueño: Los hábitos son una poderosa influencia, por ejemplo, ¿No te ha pasado que siempre pones tu alarma a las 7 am…. un día se te olvida activarla, pero aún así te levantas automáticamente?

Lo mismo pasa cuando forzas tus hábitos al querer estudiar a una hora en la que no estabas acostumbrado, por ejemplo, hacerlo por la noche cuando por lo normal te duermes temprano.

3. Estudia cuando puedas. ¿Eres de los estudiantes que no pueden estudiar siempre en el mismo lugar aunque sea lo ideal?  Lo mismo sucede con el momento en que estudias, por ejemplo, puede que te sientas más “despierto” para hacerlo por la tarde, pero si trabajas, por razones obvias no podrás hacerlo.

Conócete y detecta tus momentos productivos

Lo importante aquí es detectar ese momento en el que te sientas mentalmente descansado, en un lugar que propicie a la mejor concentración, pero sobretodo, evitando distracciones que, aunque no creas, resultan ser grandes obstáculos que hacen el aprendizaje más pesado.

4. Considera los recursos necesarios para estudiar. ¿Ya comenzaste con tu tarea o a estudiar y te das cuenta que no tienes pluma para apuntes? ¡Organiza tu espacio!

Antes de sentarte a comenzar con tus deberes, asegúrate de tener todo lo necesario, evitando así “trampas de tiempo” que te hagan la actividad mucho más pesada.

Estudiar en línea puede facilitar en gran medida el necesitar de más recursos que los necesarios, ponte a pensar.. te ahorras en transportación, material impreso, estudias cuando tu lo decidas, el tiempo que tu necesites, donde tu quieras, terminas más rápido de estudiar,  y por si fuera poco, es alrededor de 30-40% más económico que un estudio presencial (inscripción, materias, etc.)


También puedes leer: ¿Cómo hacer un mapa mental que solucione casi toda tu vida?